Adicción al móvil

Oct 12, 2005 | Noticias


Adicción al móvil

esther rodriguez

Actualizada: 12/10/2005

Recientes estudios indican que el uso abusivo de móviles crea importantes trastornos y supone grandes gastos mensuales para miles de familias.

Recientes estudios han confirmado que el abuso del móvil puede causar una gran adicción. Los consumidores, en su ausencia, pueden llegar a desarrollar síntomas como ansiedad, palpitaciones o sudores.    

La adicción es tan grande que muchas familias incluso están dando de baja las líneas fijas de casa creyendo que así reducirán los gastos y podrán compensar el incremento de gastos en el móvil. Esto no es así. Las llamadas desde móviles son las más caras. Llamando desde un fijo a Estados Unidos o a Europa sale más barato que una llamada nacional con el móvil. Incluso las cabinas telefónicas son más baratas. A pesar de esto su uso está disminuyendo mientras que el del móvil está creciendo a velocidades alarmantes.

En general, los jóvenes son los más afectados por esta adicción. Según los estudios, uno de cada tres jóvenes admite estar enganchado al móvil. Estas cifras son realmente altas, aunque no inesperadas. La publicidad que se da a los móviles hoy en día es, en gran medida, la razón por la que la gente los usa tanto. Los móviles ofrecen a sus usuarios libertad, independencia y facilidad de comunicación.

 

Estas libertades pueden llegar a convertirse en dependencia. Algunos de los síntomas que han detectado ya expertos en este tipo de afecciones en algunos usuarios de telefonía móvil son agresividad, mal humor, aislamiento, fracaso en los estudios y alejamiento de la familia. Son los adictos al móvil, una dependencia que incluso lleva a alguno de los afectados a cometer actos ilegales como robar para poder pagar las llamadas.

 

 

Una cuestión que facilita que sean los jóvenes los más afectados por este problema es el fácil acceso que tienen para conseguir un móvil. La mayoría lo consigue a los 11 años, cuando está recomendado que no lo tengan hasta los 16.

 

Los padres suelen regalarles a los hijos los móviles a una edad tan temprana porque se sienten más seguros sabiendo que pueden mantener una conversación directa estén donde estén; les proporciona seguridad.

 

 

Esto ha hecho que los jóvenes sientan cada vez más la necesidad de llevar un móvil consigo a todas horas. Un estudio hecho en Gran Bretaña señala que los cigarrillos están siendo sustituidos en las manos de los jóvenes por los móviles. Aunque no se den cuenta, su uso del móvil es tan abusivo y adictivo como el del tabaco.

 

 

Una vez descubren las múltiples posibilidades de estos aparatos, empiezan a querer comprarse los últimos modelos, a tener varios contratos con distintas compañías, y empiezan a aparecer los síntomas mencionados más arriba, como el aislamiento o descontrol en el gasto económico.

 

 

Estos adictos cuentan ahora con varios centros especializados que les ayudan a superar esta dependencia con terapias. Cada vez tienen más pacientes, ya que los expertos aseguran que hoy en día uno de cada mil usuarios del móvil tiene este problema.

 

 

Esta adicción es de por sí un gran problema ya que causa varios síntomas tales como el sentimiento de soledad, pero aún hay más: los posibles efectos perjudiciales para la salud. Esto se debe a unas ondas electromagnéticas de alta frecuencia que producen los móviles. Aún no están suficientemente estudiadas como para asegurar que no son dañinas.

 

Las ondas electromagnéticas son variaciones en los campos eléctricos y magnéticos que se propagan a través del aire como las ondas de sonido. Los efectos de estas ondas dependen en gran medida de su frecuencia. Se han hecho varios estudios, y aunque aun no se haya probado si son dañinas o inofensivas, es recomendable no usar el móvil más de lo necesario. Esto nos vuelve a llevar al problema de que cada vez el móvil se usa más, lo que supone que los efectos de las ondas son cada vez mayores.

 

 

Hay que recordar que no son solo los jóvenes los que abusan del teléfono móvil. Muchísimos adultos han caído ya en el vicio del teléfono hasta tal punto de arriesgar sus vidas hablando mientras conducen. Por mucho que se avise que es peligroso y por muchas multas que pongan, es enorme el número de personas que conducen y hablan por el móvil a la vez. Ahora se ha inventado el llamado “manos libres”, que permite hablar por el móvil mientras se conduce y tener las dos manos al volante. Aún así, hay demasiados conductores que hablan por el móvil conduciendo, arriesgando tanto sus vidas como la de los demás conductores en carretera.

 

 

También está la típica persona que deja el móvil encendido a todas horas, esté donde esté, como en el cine o en el teatro. Es obligatorio apagar los móviles pero aún así, hay varias personas que lo dejan encendido e incluso contestan si les llaman mientras están viendo la película.

 

 

Para solucionar el problema del abuso del móvil habría que informar a padres y jóvenes de sus efectos, y a lo mejor así se reduciría un poco su uso. Habría que mostrarle a la gente que el móvil está para usarlo cuando es necesario, y no para cualquier cosa, ya que no está probado que sea inofensivo.  

 

Pero sobre todo, hay que recordar que es uno, y no los demás, quien elije que tipo de usuario prefiere ser.

 





Etiquetas: estudios, moviles, indican, archivo, crea, mensuales, recientes, abusivo