Buscando alternativas a las vacunas actuales contra el ántrax

Oct 11, 2001 | Noticias


Buscando alternativas a las vacunas actuales contra el ántrax

Redacción

Actualizada: 11/10/2001

Expertos de todo el mundo se hallan buscando vacunas para tratar el ántrax

Ante la 'amenaza' de que esta bacteria se use como arma biológica, los científicos investigan nuevos tratamientos para combatir esta bacteria mortal. Las posibles alternativas a esta amenaza de la biología son los anticuerpos y proteínas sintéticas, ya que son las únicas capaces de bloquear la toxina liberada por el 'Bacillus anthracis'. Uno de los fallecidos por la infección, Bob Stevens, sufría ántrax pulmonar, que es mortal en el 90% de los casos si no es tratado con antibióticos antes de la aparición de los síntomas. Esta falta de tratamiento en este período concreto provoca la muerte de las personas afectadas, aunque éstas ya se hayan empezado a tratar. Hasta ahora esta vacuna sólo se administraba a determinados grupos de riesgo, como militares y veterinarios, ya que el ántrax es una bacteria muy común en los animales. Aunque la vacuna es efectiva contra el bacilo, ya que moviliza el sistema inmnológico para matar a la bacteria rápidamente, no se administra de forma generalizada porque tiene muchos y serios efectos secundarios. BioPort es la única página web en Estados Unidos que cuenta con una licencia para producir la vacuna contra el ántrax, pero a pesar de los 126 millones invertidos en la vacuna por el Departamento de Defensa estadounidense, al laboratorio no se le ha permitido producir una sola dosis en tres años Ante la alarma que se ha creado, el Dr. Sue Bailey, primer asistente de la Secretaría de Defensa para Asuntos Sanitarios “los militares tenemos cantidad suficiente como para proteger a las tropas estadounidenses, pero en este momento no tenemos cantidades disponibles para la población civil”. Posibles alternativas Anticuerpos Durante los últimos cuatro años, George Georgiou, biomédico de la Universidad de Texas (EEUU) y su grupo de compañeros han creado millones de anticuerpos buscando aquellos que son capaces de bloquear la parte de la toxina que perfora las membranas celulares. Según el investigador, «los resultados son muy prometedores». Su equipo ha encontrado un anticuerpo que inmoviliza la toxina de manera considerable. Así, ésta toxina no puede penetrar en la célula y alterar su metabolismo. El anticuerpo es una posible alternativa a las vacunas ya existentes porque podría inyectarse como un suplemento del sistema inmune. Proporcionaría protección a corto plazo y aumentaría el plazo de tiempo para poder administrar al infectado antibióticos. La pega es que esta vacuna de momento sólo ha sido probada en ratas y se prevé que esté disponible para los humanos en el plazo de dos o tres años. Proteínas Por su parte, John Collier, experto en biología molecular del Harvard Medical School (EEUU), se halla desarrollando proteínas sintéticas que combaten el ántrax. Estas pseudoproteínas imitan la porción de la toxina de 'Bacillus anthracis' que perfora la membrana celular. Basta con que una de estas falsas proteínas sustituya a alguna de las siete que la bacteria necesita para penetrar en la célula. En opinión de Collier, «esta proteína sintética es un inhibidor muy efectivo de la acción de la toxina». Igual que pasa con los anticuerpos, este tratamiento sólo se ha probado en ratas, y aún faltan al menos dos años para que se inicien los ensayos clínicos. Pasado de la lucha contra el ántrax y descubrimientos Ya en octubre del año pasado, una subvención de 135.590 dólares del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS), permitió que la compañía Virtual Drug Development Inc. (VDDI) continuara su investigación sobre un tratamiento antibiótico contra el ántrax. La sintetasa NAD (NADs), la principal enzima responsable del brote y la propagación del ántrax, fue descubierta por la Universidad de Alabama en el Centro de Ciencias Biofísicas e Ingeniería de Birmingham. Esto se realizó durante un programa de investigación de tres años de duración y un coste de 6 millones de dólares. "Debe continuar siendo una prioridad nacional proporcionar un tratamiento efectivo a aquellas personas que han sido expuestas al ántrax", señaló el presidente y director general de VDDI, el doctor Stephan Porter. "Las vacunas funcionan iniciando los anticuerpos huésped que rápidamente reconocerán los bacilos anthracis o ántrax. Desgraciadamente, al enemigo le es relativamente sencillo alterar genéticamente el ántrax que estos anticuerpos reconocen, lo que tiene como consecuencia que la vacuna sea menos efectiva o quizás inefectiva", señaló Porter, que además explicaba que "a pesar de la gran cantidad de estudios, aún existen serias dudas acerca de la efectividad de la actual vacuna". En colaboración con PPD Discovery (Research Triangle Park, N.C.), y la Universidad de Alabama, VDDI ha desarrollado una estrategia preclínica y clínica según estas nuevas regulaciones. VDDI anunció que utilizaría la subvención para la investigación de innovaciones de pequeñas empresas del HHS (departamento de salud y servicios humanos), para desarrollar el inhibidor de la NADs. Hipotéticamente, el inhibidor bloquearía y cortaría la enzima NADs que permite que la bacteria ántrax se desarrolle y esparza toxinas letales dentro de las células. Según Porter sería extremadamente difícil que el enemigo altere genéticamente el objetivo de la enzima, porque al hacer esto podría afectar adversamente la función biológica normal de la bacteria. A día de hoy, todo el mundo ha oído hablar de ántrax y la alarma en varios puntos de Estados Unidos por el temor a esta bacteria crece por momentos, pese a que las autoridades sanitarias han explicado que de momento parece de momento "aislada" en el edificio donde la víctima mortal trabajaba, cerca de Boca Ratón (Florida). La alarma es tal en EEUU que sus ciudadanos desconfían de cualquier polvo o líquido no identificado. Doscientas personas fueron puestas en cuarentena en Kentucky cuando un empleado abrió un sobre que contenía un misterioso polvo blanco. Esta persona tuvo que ponerse un traje de plástico que le cubría la cabeza para que media docena de miembros de un equipo especializado en materiales peligrosos lo descontaminaran. En West Chester, Ohio, las autoridades pusieron en cuarentena al personal de un restaurante después de que un cliente dejara en él un envase con un líquido no identificado. También tenemos el caso de un consultorio de un médico de los suburbios de Cincinnati, en Ohio, que fue evacuado y seis personas tuvieron que ser descontaminadas a causa de un sobre recibido por correo que los empleados consideraron "sospechoso". Todo quedó en una falsa alarma. Casos como este se han repetido en territorios de todos los Estados Unidos, en los que el temor a cualquier amenaza provoca situaciones de pánico en cuanto aparecen sustancias extrañas en espacios cerrados. La alarma social ante esta bacteria es tal que los estadounidenses se están abalanzando sobre la página en Internet en la que se vende la ciprofloxacina (Cipro), único antibiótico disponible para tratar la exposición al ántrax. Así, la página Virtualmedicalgroup.com, en la que se ofrecen servicios médicos y farmaceúticos, empezó a proporcionar Cipro a los usuarios a finales del pasado mes de septiembre y desde entonces, ha recibido más de 100 peticiones al día del medicamento anti ántrax, según ha explicado su máximo responsable, Tania Malik.





Etiquetas: alternativas, actuales, hallan, ántrax, archivo, vacunas, tratar, expertos