Cómo crear un buen ambiente laboral - Noticias.com

Ene 1, 2010 | Noticias


Y la creación de un buen ambiente laboral impacta directamente en el “estado vital” de toda organización empresarial.

2. ¿Y CÓMO LO HACEMOS?

Varios factores son los que nos pueden ayudar:

• EQUIPO COMPENSADO. El equipo ha de ser compensado, proporcionado a la misión empresarial establecida y con una adecuada definición de funciones y responsabilidades. Los equipos en que se produce la adecuada proporción entre la calificación requerida con el trabajo desarrollado, funcionan mucho mejor que los equipos con “sobrecalificación” o “subcalificación”. Cada persona debe estar motivada con la tarea y responsabilidad encomendada.

• JUSTICIA EN EL RECONOCIMIENTO. Ha de existir correspondencia entre lo que se da, lo que se da a los otros, lo que se recibe y lo que se recibe de los otros. Ha de haber una “velocidad” similar entre los miembros de la misma organización. Situaciones similares han de dar lugar a retribuciones y reconocimientos similares.

• TRATO RESPETUOSO. Tratándonos todos como nos gustaría que nos tratasen, ¿hace falta decir alguna cosa más?

• COMUNICACIÓN BIDIRECCIONAL. Para que la comunicación empresarial sea un elemento de mejora del ambiente laboral, ha de ser bidireccional. Es decir, ha de permitir que no solo circulen los flujos de información de “arriba-abajo”, sino que debe ser lo suficientemente “honrada” para permitir también los flujos de información de “abajo-arriba”. La empresa ha de “escuchar” a sus colaboradores y ha de tener en cuenta sus propuestas e inquietudes.

• FLEXIBILIDAD LABORAL ADECUADA. La empresa ha de encontrar la adecuada combinación entre capacidad de gestión del horario laboral por parte de las personas, su grado de responsabilidad y el nivel de control que ejerce la organización sobre todos los procesos que en ella suceden.

• FOMENTANDO LA ACTITUD POSITIVA. La actitud positiva, la positividad es un chorro de alegría y la mejor noticia dentro de una organización. El fomentar esta actitud nos llevará no tan solo a una mejora del ambiente laboral, sino a una mejora global de toda la organización.

• AQUELLO OTRO. (Temperatura, humo, claridad, silla…). En los puntos anteriores hemos hablado de cuestiones más cualitativas y en parte filosóficas que tangibles y “reales”. Pero ¿qué pasa si la temperatura ambiente no es la preferida? ¿qué pasa si el canal musical no es el preferido? ¿qué pasa si hay poca/mucha luz? Probablemente estas cuestiones más físicas tienen un valor que puede llegar a ser crucial. El adecuado equilibrio de todos estos factores físicos es absolutamente imprescindible para evitar descontentos personales.

3. ¿Y CUÁNTO TIEMPO DURA?

Un error habitual es pretender conseguir el estado continuo de “buen ambiente laboral”. Debido a que las organizaciones empresariales están llenas de personas (y algunos personajes, todo sea dicho) y que las personas como tales tienen puntos de vista, estados de ánimo, cuestiones personales e intereses diferentes, es necesario buscar lo que podríamos llamar el “buen ambiente laboral objetivo”, definido como aquel conjunto de circunstancias que permiten que una persona razonable en una situación personal razonable se sienta a gusto en la organización empresarial de la que forma parte.

4. A MODO DE CONCLUSIÓN

La consecución de un “buen ambiente laboral objetivo” ha de ser tenido como un objetivo continuo, a corto plazo, a largo plazo y de una alta prioridad. Ahora bien, es importante distinguir claramente lo que es objetivamente un buen ambiente laboral, de lo que es la percepción de ambiente laboral que tiene cada una de las personas que compone la organización empresarial, ya que esta percepción particular es particularmente subjetiva y comprende percepciones, sensaciones o sentimientos que la hacen única.

Ahora bien, quizás también es momento de recordar que no solo de buen ambiente laboral vive la empresa





Etiquetas: empresarial, organizacion, creacion, archivo, hacemos, impacta