"Javier Fernández: «No hubo tanta dificultad en la historia de este deporte»"

Javier Fernández: «No hubo tanta dificultad en la historia de este deporte»

Foto: Wikipedia – FranksinatrawalkoffameLeer también: Europa menciona que Google abusa del dominio de AndroidLeer también: La CE acusa a Google de abuso de postura dominante con Android Javier Fernández es «El Patinaje», si Frank Sinatra era «La voz». Una estupenda representación del programa libre en el Mundial de Boston ha corroborado la maestría del patinador […]

Franksinatrawalkoffame.jpg

Foto: Wikipedia – Franksinatrawalkoffame

Javier Fernández es «El Patinaje», si Frank Sinatra era «La voz». Una estupenda representación del programa libre en el Mundial de Boston ha corroborado la maestría del patinador español. Después de superar un mes con dolores y remontar doce puntos de desventaja, consiguió una puntuación récord en su brillante historial para conquistar el oro, por segundo año consecutivo.

Francis Albert Sinatra, más conocido como Frank Sinatra, ha sido un cantante y actor estadounidense.

Sinatra cantaba, Fernández ha deleitado. Los aplausos del City Garden han enmudecido al cantante estadounidense en los últimos segundos de la representación del español, tanto había gustado su interpretación. Exhausto y emocionado al terminar, con las manos cubriendo su cara, Fernández sabía que había rozado la perfección. Mientras se abrazaba a su pupilo, brian Orser ha dejado escapar un “Oh, my God, wow”. Brian Orser es su entrenador. El otro que tiene en Canadá, el japonés Yuzuru Hanyu, lideraba la clasificación después del programa corto, pero no ha tenido su mejor representación en la danza definitiva y Fernández ha brillado como nunca: 314.93 puntos con dos dieces, en coreografía y en interpretación.

Tranquilizado, recobrado del esfuerzo y de las alegrías de la noche, el madrileño informaba para ABC el impedimento de este logro. «Estamos en un nivel tan alto que en cualquier momento puedes cometer un pequeño fallo. No hubo tanta dificultad en la historia de este deporte. Lograr un oro en este nivel es muy apasionante. Y que gente muy relevante del patinaje te mencione que han observado el mejor programa de la historia es memorable». Confiado en hacerlo lo mejor probable, en olvidar por fin la herida en el tobillo que ha mermado su preparación, Fernández ha encadenado un brinco perfecto tras otro, en un programa en el que acopiaba hasta tres cuádruples. Un pedido máximo para un atleta que se supera en cada paso para continuar siendo el mejor.

Fernández ha asegurado que ha sido incrementando el impedimento de los ejercicios para lograr el oro y, adicionalmente, ha reconocido que no ha estado pendiente del ejercicio que ha completado su gran adversaria, Yuzuru Hanyu.

Así analizaba su ejercicio: «El programa es fraccionado en brincos, piruetas y sucesión de pasos que unen todos los elementos. En la primera parte he incluido todos los brincos, porque estás más fresco y tienes la energía suficiente para lograr que salgan perfectos. Y adicionalmente, agregué impedimento técnico. Es la parte que más me gusta entrenar. Me lo paso bien. A partir del tercero, me he comenzado a encontrar más suelto. Me he mencionado: “Me queda mucho programa, pero esto va bien”. La gente lo ha observado y también los magistrados, así que me solté más». A partir de allí la sonrisa surgió en su cara, gozó y ha hecho gozar. «Las series de pasos también me entretienen mucho. Que es lo que continúa en el programa. Allí pude interpretar más, expresarme mejor. En un programa como este todo es apreciado : el rostro, las manos, el ritmo, la coreografía…»

Escogió a Sinatra y su «Guys and Dolls», un grupo sonoro que, reconoce, pudo ayudar a lograr la complicidad con el público. «Te lo puedes esperar de tu nación, pero en una ciudad como Boston, que todo el mundo sea levantado, los aplausos… Sonó muy, muy bien desde dentro». Va a recordar este ejercicio siempre, por el resultado y por el sendero. «Creo que de esta coreografía y de este programa saqué lo máximo. Terminar la temporada así… no se puede solicitar más. Me daba cuenta de que lo estaba haciendo bien, pero no me esperaba mejorar en tanto mi propio récord».

«Estoy emocionado por lograr mi segundo título. Pasé el último mes con dolores. Fue un mes muy duro. Me gustó competir con Sinatra y complacer a la gente», ha declarado en alusión a la música que ha sonado en su programa, la grupo sonoro del film «Ellos y Ellas» protagonizada por el actor estadounidense.

¿Fue el ejercicio perfecto? «Sí. Me entreno en la perfección cada día, y tal y como lo había ensayado tantas veces, este salió. En todo momento estaba en el punto de la música y de la pista adecuado». También por el premio, su segundo oro mundial, consecutivo. «Sabe un poco mejor que el primero por el mes tan duro que tuve, con tres y cuatro días a la semana en el fisioterapeuta, sin poder entrenarme por la mañana, y también por la remontada».

Pasaron apenas unas horas y ya piensa en mejorar para el próximo curso. ¿Se puede? «Claro, pretender no cometer ningún fallo, y entrenar la constancia. Pero sí, tanto Hanyu como yo estamos en un nivel que, mencionan, nunca se había observado en la historia de este deporte». ¿Pudo dormir bien? «Sí, completamente», dictamina el madrileño de 24 años. Se ha marchado de hogar a los 17 para perseguir un sueño, y ha logrado vivir en él: es el más grande de Europa, por cuarto año consecutivo. Y el más grande del mundo por segunda vez. «Sí, un fin perfecto».