"Virus zika acapara la atención a seis meses de Juegos de Río"

Virus zika acapara la atención a seis meses de Juegos de Río

La situación del virus del zika acapara la atención en la recta final de los preparativos para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, incluso por encima de las inquietudes por las disminuciones en el presupuesto del comité organizador y por la contaminación del agua. El COI asesorará a todos los comités olímpicos sobre cómo […]

La situación del virus del zika acapara la atención en la recta final de los preparativos para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, incluso por encima de las inquietudes por las disminuciones en el presupuesto del comité organizador y por la contaminación del agua.

El COI asesorará a todos los comités olímpicos sobre cómo lidiar con el virus del zika en la antesala de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Cientos de periodistas han acudido el martes a la sede del comité organizador para recibir un reporte sobre la venta de boletos, la construcción de las sedes y otros preparativos a seis meses de la inauguración de los Juegos, que empiezan el 5 de agosto.

Mario Andrada ha asegurado que no hay peligro de que la competencia sea pospuesta o cancelada por el brote. Mario Andrada es vocero del comité organizador de los Juegos.

En cambio, quienes han hablado han sido el director médico del comité organizador, Joao Grangeiro, y funcionarios del ministerio de salud que brindaron garantías de que los Juegos afectados no serán observados por el zika, y que sólo las mujeres embarazadas corren un peligro especial por el virus que es transmitido por la picada de un mosquito y cuyo epicentro está en Brasil.

Grangeiro ha afirmado que los deportistas “no corren amenaza”. Añadió que los organizadores continúan las reglas de la Organización Mundial de la Salud, que ha catalogado la propagación del virus como “un evento maravilloso y un peligro a la salud pública”.

El presidente del COI, Thomas Bach, dijo el jueves que el organismo rector está en “estrecha colaboración” con las autoridades brasileñas y la Organización Mundial de la Salud para discutir la situación del virus, que se propaga por la picada de un mosquito.