El 25% de los adolescentes presentan problemas relacionados con violencia y consumo de sustancias

Mar 23, 2006 | Noticias


El 25% de los adolescentes presentan problemas relacionados con violencia y consumo de sustancias

Francisco Acedo Torregrosa

Actualizada: 23/03/2006

Los especialistas abordan en Alcalá de Henares estos temas en el "XVII Congreso de la Sociedad Española de Medicina del Adolescente"

 Si bien la adolescencia es la etapa de la vida más sana desde el punto de vista orgánico, también es la que más riesgos implica. Es entonces cuando se adquieren los hábitos y conductas que posteriormente se desarrollan hasta la edad adulta. Según la doctora Inés Hidalgo , pediatra y Presidenta del Comité Organizador del XVII Congreso de la Sociedad Española de Medicina del Adolescente de la Asociación Española de Pediatría (A.E.P.), que tendrá lugar en Alcalá de Henares desde mañana día 24 hasta el viernes 25, “la principal problemática que puede darse durante este periodo es toda la relacionada con los accidentes que constituyen la principal causa de muerte, la conducta violenta, el consumo de alcohol, tabaco, y otras  drogas, la sexualidad irresponsable, los problemas con los padres, con los compañeros, el fracaso escolar, los problemas  nutricionales como la obesidad y los trastornos del comportamiento alimentario, y los problemas psiquiátricos entre otros. Aunque la mayoría de los chicos entre los 14 y los 18 años tienen unos hábitos de vida saludables, se estima que algo más del 20 por ciento de los jóvenes desarrolla alguno de estos comportamientos, que en la mayoría de los casos son prevenibles.

 

 

Las principales causas de estos comportamientos de riesgo son debidos a los rápidos cambios socioculturales, a la falta de coordinación entre el ámbito de la  escuela y del trabajo, a la desestabilización de la familia como institución, y a la conducta exploratoria propia de los jóvenes. 

 

 

El consumo de sustancias, que en la actualidad ha alcanzado problemas sociales serios, supone uno de los hábitos más extendidos entre los jóvenes, siempre relacionándolos con sus actividades de ocio. El estudio bianual, llevado a cabo por el Plan Nacional de Drogas del Ministerio de Sanidad y Consumo a la población escolar  entre 14 y 18 años desde los años 1994 a 2004, ha confirmado que el consumo de alcohol y tabaco se mantiene constante, mientras que se ha duplicado el  consumo de cannabis y se ha triplicado el de cocaína en la última década. Algunos ejemplos los encontramos en “el incremento de un 12,4 por ciento a un 25,1 en el consumo de cannabis y de un 1,1 a un 3,8 por ciento en el caso de la cocaína”, destaca la doctora Hidalgo. Por su parte, el hábito tabáquico alcanzó en 2004 un 37,5 por ciento de prevalencia entre los adolescentes y el alcohol continuaba ocupando el primer puesto en el consumo de todas estas sustancias con el importante riesgo asociado a la  mortalidad por accidentes. La prevalencia de haber tenido una borrachera en los últimos 30 días pasó de  20,7% en los jóvenes entre 14 y 18 años en 1994 a 34,8% en 2004.

 

 

En cuanto a la edad de inicio en estos hábitos, los datos confirman que hasta el año 2000 la tendencia era a disminuir. Sin embargo, desde entonces este descenso se ha estancado. Y es que la adolescencia cada vez se inicia antes, incluso, la pubertad se ha adelantado. “Se trata de un proceso dinámico que en los últimos años ha adelantado su comienzo y prolongado su final”, explica Hidalgo. Los jóvenes cada vez dedican más tiempo a prepararse para la edad adulta y tardan más tiempo en finalizar este periodo e independizarse de los padres.

 

 

Aunque la mayoría de los jóvenes con conductas problemáticas no cuentan con ninguna patología psiquiátrica de base, sí existen ciertos cuadros clínicos con los que se relaciona. El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es uno de ellos. Los adolescentes que no han sido diagnosticados ni han recibido un tratamiento adecuado durante la infancia, tienen más riesgo de desarrollar en la adolescencia problemas de conducta violenta, fracaso escolar, embarazos no deseados y abuso de drogas entre otros debido, fundamentalmente, a su hiperactividad-impulsividad así como a la inatención. Para Hidalgo, “este exceso de actividad-impulsividad así como la falta de atención,  condicionan el fracaso en sus estudios, los problemas con la familia y los amigos lo que hace disminuir su autoestima y la búsqueda de afectos de forma indiscriminada conduciéndoles hacia comportamientos de riesgo. A veces es, incluso, una forma de protestar ante su situación”.

 

 

Educación y prevención

 

La adolescencia es una etapa de cambios en la que el adolescente debe enfrentarse a nuevos retos y situaciones, para lo cual necesita contar con la ayuda y el apoyo de su entorno y sobre todo  sus padres. En opinión de la doctora Hidalgo el papel de las familias es fundamental durante este periodo. “La sociedad tiende cada vez más a un tipo de educación menos estricta y con exceso de libertad que puede dar lugar a que los jóvenes conductas problemáticas. Los padres deben educar con el ejemplo desde que el niño nace y no a los catorce años cuando ya es muy tarde”, explica. Es aconsejable que los padres fomenten el diálogo en casa, que eduquen en valores y que establezcan límites. Cuando el hijo alcanza la adolescencia es preciso cambiar la forma de hablar y relacionarse con los chicos, pero “haciéndole saber que tienen su apoyo y su ayuda siempre que les haga falta”, matiza la experta. Si se comienza a educar desde muy pequeños, “el niño tendrá garantizada una adolescencia mejor”.

 

También es muy importante el papel de los profesionales sanitarios con la realización de actividades preventivas y de promoción de la salud así como de las autoridades sanitarias y la sociedad en general.

 

 

Para ellos… y con ellos

 

El XVII Congreso de la Sociedad de Medicina del Adolescente de la A.E.P. presenta este año una gran novedad. “Por primera vez dejamos a los adolescentes que opinen sobre sus problemas y sobre nuestra actuación”, explica la presidenta del Comité Organizador. De forma paralela a las actividades del congreso, colectivos de adolescentes de Alcalá de Henares llevarán a cabo una serie de actos con el fin de fomentar hábitos de vida saludables: una barra en la que servirán cócteles sin alcohol y un acto simbólico en el que destruirán cigarrillos, son algunos de ellos.

 

 





Etiquetas: temas, archivo, henares, especialistas, alcalá, congreso, xvii, abordan