"7 preguntas para comprender la histórica pelea entre Apple y el FBI por el iPhone de San Bernardino"

7 preguntas para comprender la histórica pelea entre Apple y el FBI por el iPhone de San Bernardino

Foto: Wikipedia – J edgar hoover bldgLeer también: Europa menciona que Google abusa del dominio de AndroidLeer también: Julianne Moore, Amy Schumer y Susan Sarandon, votos famosos Peligroso. Escalofriante. Sin precedentes. Estas son las palabras que usó el consejero delegado de Apple, Tim Cook, para describir la orden judicial exigiendo que su compañía ayude a […]

Jedgarhooverbldg.jpg

Foto: Wikipedia – J edgar hoover bldg

Peligroso. Escalofriante. Sin precedentes.

Estas son las palabras que usó el consejero delegado de Apple, Tim Cook, para describir la orden judicial exigiendo que su compañía ayude a que el Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. a acceder el iPhone de Syed Rizwan Farook, el asesino de San Bernardino.

Al lado de Tashfeen Malik Farook asesinó a 14 personas en un centro de atención de minusválidos el 2 de diciembre pasado, en lo que fue caracterizado como un ataque islamista. Tashfeen Malik es su conyuge.

Y el FBI acusa al gigante de tecnología de obstruir la investigación sobre sus posibles con grupos radicales, mientras asegura que sólo quiere acceder a la información contenida en el iPhone del atacante.

Pero la cosa, en realidad, no es tan sencilla.

En septiembre de 2014, la compañía acordó que los datos de sus artefactos, como mensajes de texto y fotografías, quedarían automáticamente encriptados, inaccesibles hasta para Apple exactamente para impedir dilemas morales.

Ha sido una reacción a las revelaciones de Edward Snowden sobre el programa clandestino de vigilancia electrónica de EE.UU.

Y ahora Apple asegura que está defendiendo la privacidad de todos sus usuarios y los valores de la democracia estadounidense con su negativa.

¿Quién tiene causa? ¿Qué sucederá ahora? ¿Hay alguna solución? Estas son las 7 claves para comprender este complejo caso que podría determinar la frontera entre protección de datos y seguridad nacional.

La Federal Bureau of Investigation más conocido por sus siglas en británico, FBI, es la principal rama de investigación delincuente del Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

El FBI quiere que Apple cambie el denominado System Information File o SIF, el software que utilizan los artefactos, y crear uno nuevo para el iPhone de Farook. Esto permitiría llevar a cabo varias funciones que no pueden hacerse en los iPhone actuales.

Concretamente, el FBI quiere:

Dave Lee, este último punto podría resultar crucial a medida que este caso discurre los juzgados, tal como apunta el corresponsal de tecnología de la BBC.

El FBI, en definitiva, argumentará que sólo quiere acceder al iPhone de Farook a través de un sistema que sólo Apple conocerá y que podría decidir destruir posteriormente.

En una carta a sus usuarios, Tim Cook asegura que no quieren crear un “acceso trasero”, un sistema alternativo para entrar a un iPhone aparte de introducir la contraseña. Tim Cook es el jefe de Apple.

Los “accesos traseros” son cruciales en seguridad. Los hackers pueden en caso de que las descubran y los compradores, hacen verdaderos patrimonios incluyen delincuentes y gobiernos que pretenden espiar u obtener datos no disponibles.

Si este software cayese, apple menciona que “en manos equivocadas”, esto permitiría desbloquear todos los iPhone, no sólo el de Farook.

Cook el año pasado aseguró: “No puedes crear un acceso trasero sólo accesible a los buenos”. “Cualquier acceso trasero puede ser utilizada por los malos”.

“Oponerse a esta orden no es algo que hacemos a la ligera. Debemos afrontarnos a lo que creemos que es una extralimitación del gobierno de Estados Unidos”, aseguró Cook.

La mayoría de los expertos consultados por la BBC aseguran que es probable entrar al iPhone de Farook sin dañar los datos que contiene.

Apple no ha rechazado que esto sea probable, prefiriendo poner énfasis en las causas por las cuales esto no tendría que hacerse.

IPhone de Farook, según el investigador Dan Guido, Apple podría crear un software que puede utilizarse únicamente en el.

“La versión personalizada de iOS ignoraría los retrasos introduciendo contraseñas, no borrará el dispositivo tras cierto número de intentos de acceder a él, y va a permitir al FBI ligarlo a un artefacto externo para descubrir la contraseña”, ha escrito.

“El FBI podrá enviar a Apple el iPhone para que la versión personalizada de iOS nunca salga físicamente del campus de Apple”.

El miércoles, varios representantes de empresas tecnológicas respaldaron a Apple, interesados en mantener su reputación sobre seguridad.

Jan Koum propiedad de Facebook, ha escrito: “No podemos permitir crear un antecedente tan peligroso. Jan Koum es lo artífice de Whatsapp. Hoy nuestra libertad está en juego”.

El jefe de Google, Sundar Pichai, dijo que “forzar a las compañías permitir hackear [los dispositivos] podría amenazar la privacidad de los usuarios”.

Edward Snowden, por otro lado, dijo que el FBI está “creando un mundo donde los ciudadanos dependen de Apple para proteger sus derechos, y no al revés”.

Josh Earnest mencionó a los periodistas el miércoles que el FBI “simplemente está solicitando algo que sólo impactaría sobre un artefacto en concreto”. Josh Earnest es el portavoz de la Casa Blanca.

Cook en una carta a clientes publicada en el sitio web de Apple aseguró: “El Gobierno está solicitando a Apple que entre a los sistemas de nuestros propios usuarios y que mine décadas de avances en seguridad que cuidan a nuestros clientes, incluyendo a decenas de millones de ciudadanos estadounidenses, de piratas informáticos sofisticados y cibercriminales”.

Donald Trump es un ejecutivo, político, empresario y millonario de Estados Unidos.

Donald Trump mencionó que está “100% de acuerdo con los juzgados”, agregando que “deberDonald Trump mencionó que está “100% de acuerdo con los juzgados”, agregando que “tendríamos que abrirlo” en una entrevista a la cadena Fox News. Donald Trump es lo aspirante republicano a la presidencia de EE.UU.. Donald Trump es lo aspirante republicano a la presidencia de EE.UU..

También hay voces en la comunidad tecnológica que respaldan al FBI. En mic.com, el escritor Jack Smith, por ejemplo, asegura que “la realidad es que existe una protección: la orden judicial”.

“Debemos pelear para que sea difícil conseguir una orden judicial. Pero lo que realmente no tiene antecedentes es la idea que una empresa como Apple pueda impedir que nuestros servicios de seguridad puedan ejecutar esa orden”.

Las autoridades habían recibido el autorización del condado, que era el dueño del teléfono, y una orden judicial para recobrar los datos desde el artefacto.

Parecería que sí. Hace dos años que Apple y el gobierno luchan por establecer cuál debería ser el precedente legal que determine donde termina la seguridad de datos y donde empieza la seguridad nacional.

En octubre de 2015, el director del FBI, James Comey, abandonó los intentos para que Silicon Valley mantenga algún tipo de sistema para permitir que los investigadores puedan desbloquear los smartphones.

Desde entonces, parecía que los vínculos entre el gobierno de Barack Obama y la comunidad tecnológica habían mejorado.

Cuando Comey dijo en el Senado, pero todo esto cambió el pasado 9 de febrero que el FBI no podía desbloquear el iPhone de Farook.

Le continuó el Almirante Michael Rogers quien aseguró el 17 de febrero que los atacantes islamistas que mataron a 130 personas en París en noviembre pasado si las agencias de seguridad hubiesen podido penetrar sus comunicaciones encriptadas, no habrían tenido éxito. El Almirante Michael Rogers es director de la Agencia Nacional de Seguridad .

Por todo ello, muchos expertos aseguran que el caso de San Bernardino no es mera casualidad, al dar un pretexto perfecto al gobierno y las agencias de seguridad para forzar un mayor control sobre las comunicaciones.

El Comité Judicial de la Cámara de Representantes de EE.UU. tiene adelantado discutir este tema el próximo 1 de marzo, e invitó a Apple a participar.

En el terreno judicial, Apple todavía tiene algunos días para responder oficialmente a la orden de la jueza Sheri Pym, del Tribunal de Distrito de Los Ángeles, que ordenó esta semana a Apple colaborar con el FBI.

Lo más posible es que la contestación de la empresa sea un “no” rotundo.

Esto haría que el caso pasase a una corte superior, después a una corte de apelaciones y finalmente llegara al Tribunal Supremo que tomaría una determinación final, algo que podría llevar años.