"Esas cuatro horas que amamos odiar"

Esas cuatro horas que amamos odiar

Tapo la entrega de los Oscar por causas profesionales desde hace más de 25 años y nunca nadie me mencionó en los días siguientes que había disfrutado de haber observado la ceremonia. Los premios de la Academia pueden generar rechazo, abulia o sarcasmos varias , pero siempre logran mantener su popularidad. Que si los chistes […]

Tapo la entrega de los Oscar por causas profesionales desde hace más de 25 años y nunca nadie me mencionó en los días siguientes que había disfrutado de haber observado la ceremonia. Los premios de la Academia pueden generar rechazo, abulia o sarcasmos varias , pero siempre logran mantener su popularidad.

Que si los chistes del conductor de turno han sido punzantes o concesivos, que si las estrellas han hecho el ridículo topandose o vistiendo un horrible vestido en la alfombra rojiza, que si Leonardo DiCaprio va a vencer su marca después de tantos años, que si el mexicano Alejandro González Iñárritu -figura odiada por los cinéfilos extremos- va a ganar por segunda vez consecutiva, que si la falta de designados afroamericanos y el tan mentado #OscarsSoWhite evidencian el vergonzoso racismo no sólo de la Academia sino de la sociedad estadou-nidense en su grupo…

Tal es así que todos hablan de los Oscar por estos días. Hasta el fundador de Microsoft, Bill Gates, y su conyuge, Melinda, halagaron hoy la film Spotlight y han dado por seguro que va a ganar el Oscar. El magnate inclusive ha hablado de The Revenant, película del mexicano Alejandro González Iñárritu con Leonardo DiCaprio en el papel protagónico. “La observé hace muy poco y me ha parecido cool, pero no la escogería”, ha asegurado. En la Argentina, la ceremonia podrá ser observada por TNT, desde las 22.30.

Leonardo Wilhelm DiCaprio es un actor y productor de cine estadounidense.

Estos premios autocelebratorios siempre logran reinventarse, como sea, por morbo, fascinación o indignación.

Los especialistas en medios especializados, ahora es un tema de discusión absolutamente prolongado:, en caso de que hasta no hace tantos años el Oscar fuese un evento que tapaban sobre todo los films nominados están entre las más pirateadas, todos opinan en redes sociales y eligen las probables ganadoras en miles de concursos. En ese sentido, la faceta deportiva de estos premios prácticamente arrasó con la discusión sobre cuestiones artísticas.

Su influjo comercial, sin embargo, ya no es tan relevante. En la Argentina la única designada de este año que ha pasado el medio millón de espectadores es Revenant:El renacido y se debe más a la presencia de DiCaprio que a sus 12 candidaturas. Y, la única que ha superado el millón de accesos ha sido El Señor de los Anillos, en caso de que se analicen los ganadores del premio principal de las últimas 15 temporadas: El regreso del rey, que era parte de una popular saga y ya había convocado a casi todo su público antes de conseguir la estatuilla.

¿Va a ser que nos gusta enfadarnos y lucharnos con los ricos y famosos, en caso de que casi nadie parezca compartir el gusto de la Academia ni gozar demasiado de la ceremonia, sólo podemos intuir que haya una característica masoquista:? Los Oscar, esas cuatro horas del año que queremos odiar.

Repasamos chistes fallidos, momentos molestos y conductores de la ceremonia para el olvido