"Historia real: Carmen, la poseída (endemoniada) de Santiago"

Historia real: Carmen, la poseída (endemoniada) de Santiago

Te compartimos la historia real completa sobre Carmen, la poseída de Santiago, chica en la que se inspiró la famosa telenovela nocturna de TVN. ¡Conoce la verdad!

La verdadera endemoniada de Santiago
Carmen Marín es la Poseída de Santiago. (Foto: Twitter).

Aquí te compartimos la historia real detrás de la telenovela de TVN, La Poseída, misma que se inspiró en el caso de la endemoniada de Santiago, Carmen.

La serie está dando mucho de qué hablar, y cada vez superan más los puntos de rating, porque han sabido como enganchar al público para seguir viendo lo que sucede.

Historia real de la Endemoniada de Santiago:

En 1890, Carmen Marín, una bella adolescente, fue manzana de la discordia entre la Iglesia y la ciencia, ya que unos decían que el demonio se había apoderado de ella, y otros que era una esquizofrénica.

Carmen experimentó desde niña, una serie de extraños síntomas que incluían violentos ataques, convulsiones, y cambios de apariencia y de voz, mientras mencionaba insultos en latín, francés y alemán.

La joven era huérfana, por lo que vivió en un convento, mismo en el que comenzó su calvario cuando tenía 12 años.  Según relató a sus cercanos, una noche se encontraba rezando cuando sintió un inexplicable miedo; más tarde, a media noche, tuvo un sueño en que peleaba con el mismísimo diablo. Tras despertar de la pesadilla, se levantó y atacó a sus compañeras de pieza.

Fue tratada sin resultados por médicos, brujos y adivinos, siendo llevada después al Hospital de Valparaíso, en donde intentó quitarse la vida.

Luego de varios lugares, Carmen fue aceptada en el Hospicio de las Hermanas de la Caridad de Santiago, donde compartía habitación con un niño enfermo, a quien sus padres le hacían recitar el Evangelio de San Juan.

Las monjas descubrieron entonces que cada vez que el niño recitaba ese evangelio, los ataques de Carmen Marín se detenían de manera impresionante.

El padre Zizternas describió el primer ataque que presenció:

“Un momento después de principiar, la enferma se agitó horriblemente, levantó el pecho de un modo extraordinario, formó un gran ruido con los líquidos que había en su estómago y cuando el Evangelio iba en más de la mitad, dobló el cuerpo, abrió cuanto pudo la boca, tomó un aspecto verdaderamente horripilante y los cabellos se le erizaron. En una palabra, no parecía una criatura humana. No sé lo que pasó entonces por la mente de mis compañeros. Yo, por mi parte, puedo asegurar que la sangre se heló en mis venas y tuve que hacer un esfuerzo para presenciar la conclusión de tan nunca visto acontecimiento”.

Aunque el final de esta historia no es certero, hay quienes aseguran que fue sometida a un exorcismo satisfactorio, y cuando el demonio dejaba el cuerpo dijo:

“Voy a volver en un año y medio”.

Y cuando se le preguntó de qué forma volvería, contestó:

“No lo sé, tendrás que averiguarlo”.