"Nvidia asombra con sus resultados financieros, ¿la realidad virtual al rescate del PC?"

Nvidia asombra con sus resultados financieros, ¿la realidad virtual al rescate del PC?

Llevamos una larga temporada en la que todo parecen ser malas noticias para las maltrechas ventas de ordenadores domésticos. Pero en medio de esta tormenta, Nvidia se las apañó para conseguir unos resultados financieros de récord, con un cuarto trimestre del 2015 en el que superaron las expectativas. Sus ingresos crecieron un 12% hasta situarse […]

Llevamos una larga temporada en la que todo parecen ser malas noticias para las maltrechas ventas de ordenadores domésticos. Pero en medio de esta tormenta, Nvidia se las apañó para conseguir unos resultados financieros de récord, con un cuarto trimestre del 2015 en el que superaron las expectativas.

Sus ingresos crecieron un 12% hasta situarse en 1.400 millones de dólares, superando unos pronósticos que apuntaban a 1.300 millones. Gran parte de la culpa la tienen unos chips gráficos con los que han entrado 1.180 millones, lo cual es una buena noticia para todo el área, sobre todo teniendo en cuenta que el hype por la realidad virtual comienza a notarse en las ventas.

En esto de la realidad virtual hay dos empujes bien diferentes, y ambos están siendo desarrollados para llevar a la tecnología a ser muy importante en 2016. Hablamos por una parte de los cascos consagrados, por otro, de los accesorios para artefactos móviles. El gurú de los videojuegos John Carmack está muy enfocado en el segundo grupo.

Varios ejecutivos de Nvidia han atribuido parte de estos resultados a la excitación creciente alrededor de los juegos de realidad virtual, que mejoró la venta de chips de última generación. Y ahora que ya se pueden reservar las Oculus Rift, esperan que los usuarios comiencen a invertir aun más para poner a punto sus equipos y poder usarlas en ellos.

Aunque es fácil pensar que la experiencia de verdad va a llegar con los dispositivos dedicados como HTC Vive u Oculus Rift, hay mucha gente importante en la industria que piensa que los móviles son el camino más fácil para llegar al gran público, también una apuesta que puede ser técnicamente mejor de lo que parece. Hoy podemos anticipar algo sobre el desarrollo enigmático que Carmack es traído entre manos.

Pero la realidad virtual supuso sólo una parte del empuje que tuvo el sector gaming este año para Nvidia, que creció un 21% en cuanto al año pasado. Parte de la culpa también la tiene una campaña navideña especialmente productiva gracias a títulos como Fallout 4, Star Wars: Battlefront, Call of Duty: Black Ops III o Rainbow Six Siege.

Este avanzado kit de realidad virtual estaría equipado con su propio liderazgo y sensores, aún se desconoce cómo se tendría entrada al contenido, pero los primeros chismes hablan de su propia’ VR Play Store’ basada en el suposición Android VR, aquí las lentes serían conectadas de forma directa y sin intermediarios. Por su parte las lentes contarían con conectividad WiFi, pantallas de alta resolución, potente procesador y cámaras para ubicarnos en el espacio real de la habitación, algo similar a lo que tenemos en las HTC Vive Pre.

Fallout es una serie de videojuegos de rol publicados originalmente por Interplay y, posteriormente, por Bethesda Softworks.

Se espera que este sea el gran año de estallido de la realidad virtual, y parece que su despegue causando que aumente el número de usuarios que quieran mejorar el hardware de sus ordenadores o adquirirse otros nuevos podría suponer un soplo de aire fresco para todo el mercado de los PCs.

En cualquier caso, la realidad virtual y el gaming no son los únicos culpables de los buenos resultados de Nvidia. Su CEO Jen-Hsun Huang apuntó también a otros como los coches autónomos y especialmente la inteligencia artificial. Allí Huang se mostró especialmente entusiasmado, ya que asegura que los algoritmos del deep learning podrán aprovecharse de la potencia de sus GPUs.

En cualquier caso, estos sólo han sido los resultados de Nvidia, por lo que aun tendremos que esperar unos meses para ver si la realidad virtual consigue animar finalmente las estancadas ventas de ordenadores personales. Aun así, parece que por lo menos esta nueva revolución comienza a traer un poco de esperanza.