"Para designados al Oscar documentales instan al cambio"

Para designados al Oscar documentales instan al cambio

Para conseguir la confianza de las personas retratadas en su más reciente documental designado al Oscar, Sharmeen Obaid-Chinoy tenía una ventaja. “Ayuda ser una ganadora del Oscar”, bromeó Obaid-Chinoy, quien logró el Oscar al mejor cortometraje documental por “Saving Face” de 2012 sobre el sufrimiento de las mujeres desfiguradas con ataques de ácido en Oriente […]

Para conseguir la confianza de las personas retratadas en su más reciente documental designado al Oscar, Sharmeen Obaid-Chinoy tenía una ventaja.

“Ayuda ser una ganadora del Oscar”, bromeó Obaid-Chinoy, quien logró el Oscar al mejor cortometraje documental por “Saving Face” de 2012 sobre el sufrimiento de las mujeres desfiguradas con ataques de ácido en Oriente Medio.

La cineasta paquistaní ha asistido el miércoles a un evento de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematograficas en honor a los documentalistas designados a los Oscar que se darán ellos el domingo.

Obaid-Chinoy compite este año por el corto documental “A Girl in the River: The Price of Forgiveness”. El filme, sobre una nena cuyo papá le ha disparado y después de que se ha casado con un hombre que él no aprobaba, lanzó en un río, es una de los documentales designados que buscan un cambio en el mundo.

“Girl” es una canción del el grupo inglés The Beatles escrita por John Lennon y acreditada a Lennon-McCartney.

El primer ministro de Pakistán Nawaz Sharif ha prometido el lunes actuar en contra de esa práctica “execrable” conocida como homicidio de honor, tras observar el corto de Obaid-Chinoy.

La documentalista al público en la sede del instituto mencionó: “Piensen en esto por un segundo, en caso de que vean con cinismo a los Oscar”.

“A Girl in the River” compite en contra de la narración sobre el Ebola “Body Team 12″; el retrato de un adolescente artista vietnamita “Chau, Beyond the Lines”; el narración del detrás de cámaras del documental épico sobre la segunda guerra mundial “Shoah”, “Claude Lanzmann: Spectres of the Shoah”; y la historia sobre el estrés postraumático “Last Day of Freedom”.

El realizador de “The Look of Silence” Joshua Oppenheimer enfatizó igualmente que su empleo sobre el exterminio en Indonesia ha llevado a que el gobierno reconociese el homicidio masivo de marxistas y personas de etnia china tras el estreno de su cinta anterior “The Act of Killing” de 2012.

Oppenheimer mencionó: “Este momento extraordinario no ha sido pasaro por alto por los indonesios comunes porque ha sido la primera vez que el gobierno mencionó implícitamente que lo que sucedió ha estado mal”.

“The Look of Silence”, que es la continuación de “The Act of Killing”, está designada como largometraje documental junto con el perfil de Amy Winehouse “Amy”, el retrato sobre las autodefensas de México y los justicieros de Estados Unidos “Cartel Land”, la biografía sobre Nina Simone “What Happened, Miss Simone?” y la crónica de la revuelta en Ucrania “Winter on Fire: Ukraine’s Fight for Freedom”.

Garbus es una prolífica y dedicada directora de documentales, como The Farm: Angola, USA; Girlhood; Bobby Fischer Against the World y Love, Marilyn. En este caso, excede por mucho los lugares comunes y las limitaciones del film-tributo para escarbar no sólo en su brillante trayectoria artística sino también en su turbulenta vida personal. Con un maravilloso material de archivo y con conmovedores testimonios al frente de su hija, de su ex conyuge, de sus ex músicos y de sus amigos más cercanos, Garbus reconstruye una historia plagada de éxitos y derrotas, de ascensiones y caídas, de reconocimientos y demandas, de éxtasis y delirio, de amor y violencia, de poder y fragilidad. Así ha sido Eunice Waymon , más conocida como Nina Simone , formada como pianista clásica desde los ¡tres años! dueña de una prodigiosa voz de barítono que se lució a pura versatilidad cantando jazz, gospel, soul y folk. La película es clásico en su estructura , pero siempre contundente y preciado. A la medida de la inmensa habilidad de Nina.El festejado director de Senna ha tenido una entrada privilegiada durante tres temporadas a la intimidad de Amy Winehouse, la brillante intérprete de soul y jazz londinense que falleció en 2011, a los 27 años. Lo mejor de Amy pasa por la proximidad la visceralidad con que se expone el descenso a los infiernos de esta digna heredera de Ella Fitzgerald o Billie Holiday, sus múltiples adicciones, su traumático modo de convivir con la fama y la ruin prensa amarillista inglesa y el tóxico vínculo con su abusivo conyuge Blake Fielder-Civil. La proximidad es la crudeza desgarradora. La cariñosa escena en que ella muestra todos sus terrores a la hora de compartir la grabación de un dueto con el mítico Tony Bennett es lo mejor de la película. Unos momentos de una intensidad y una humanidad que conmueven y justifican la vista de esta controversia, contradictoria, pero finalmente apasionante film .

En internet