"Una noche con el extraordinario mundo de colores de Coldplay"

Una noche con el extraordinario mundo de colores de Coldplay

Foto: Wikipedia – Chris Martin-viva-croppedLeer también: Jennifer Aniston: ¿La más hermosa del mundo?Leer también: Luis Ventura no para: ahora ha criticado fuertemente a los panelistas A Head Full of Dreams tour. / Musicos: Chris Martin , Jonny Buckland , Guy Berryman y Will Champion . / Lugar: Estadio Unico de la Plata. / Función: Jueves […]

ChrisMartinvivacropped.jpg

Foto: Wikipedia – Chris Martin-viva-cropped

A Head Full of Dreams tour. / Musicos: Chris Martin , Jonny Buckland , Guy Berryman y Will Champion . / Lugar: Estadio Unico de la Plata. / Función: Jueves 31 de marzo 2016.

Ya han pasado seis años desde el último recital de el grupo de brit pop en Buenos Aires . Sus seguidores se lo han hecho notar solicitando los temás más viejos y sus ídolos les han hecho caso: Además de presentar el nuevo disco A Head Full Of Dreams , también han sonado clásicos como The Scientist, Politik y One I Love, entre otros. El miércoles por la tarde durante la prueba de sonido, los músicos han lanzado una convocatoria por su Instagram oficial. “¿Qué canción les gustaría escuchar en vivo? Graben un video mencionando qué canción quieren solicitar y por qué”, mencionaba el mensaje que fue contestado por cientos de argentinos.​Chris Martin, Jonny Buckland, Guy Berryman y Will Champion, acordaron comenzar su nuevo tour en nuestra nación. “Esta vez giraremos mucho. Necesitamos comenzar allí. Necesitamos los fuegos artificiales, poner la maquinaria en funcionamiento”, ha comentado el cantante días antes de llegar a Buenos Aires, y añadió que la elección no ha sido injustificada: “Tocar en Argentina es una satisfacción. Se siente como: ¡qué alegría estar vivo!”. Después del recital de anoche, hoy vuelven a tocar en La Plata y luego siguen viaje hacia Chile, Perú, Brasil, Europa y Estados Unicos con más de 40 presentaciones a lo largo del año.Desde aquella sorpresiva primera vez en la que acordaron dejar de lado los estadios para tocar bien cerquita de sus fanáticas en el teatro Gran Rex, hasta la elección de comenzar la gira más grande y relevante de los últimos cinco años esta noche, en la ciudad de La Plata, Coldplay dejó en claro que tiene su corazoncito en esta parte del mundo. Así, hoy y mañana, en el Estadio Único, Chris Martin, Jon Buckland, Will Champion y Guy Berryman empezarán a presentar en vivo las canciones de su último álbum, A Head Full of Dreams, editado el año pasado y con el que el grupo británico pretende reposicionarse luego del fallido Ghost Stories, un disco que el mismo Martin ha calificado de “gris”.

Christopher Anthony John Martin, más conocido como Chris Martin, es un cantante, compositor, guitarrista y pianista, líder de la grupo británica Coldplay.

En un mundo oscuro y pragmático, la música de Coldplay puede sonar hasta displicente frente a la realidad que la rodea. Tal vez ese costado optimista de sus canciones choca de frente con un mundo en crisis que se derrumba; sin embargo, el espíritu solar que irradian, esa fuerza y energía que contienen, lleva ese impulso vital que es el que le permite al ser humano levantarse todos los días de su lecho.

Coldplay es un grupo británico de pop rock formada en Londres en 1996.

Esas partículas de luz, que se desprenden de sus melodías coreadas en los estadios y que ahora se reflejan en el primer plano de la cara sonriente de Chris Martin y de las miles de luces titilando sincronizadamente en los brazaletes de las personas, es una de las sencillas causas por las que la gente necesita escuchar sus canciones. “Porque te llenas de luz cuanto más oscurece”, va a cantar Chris Martín, en el himno épico “A Sky Full of Stars” y no es sólo una metáfora poética sino parte de la filosofía del grupo y del espirítu brillante de su último disco y la puesta a a colores de su nueva presentación. En el arranque de la gira mundial de Coldplay para presentar su último disco A head full of dreams el grupo renueva su contrato de shows para grandes estadios con nuevas sorpresas.

El recital de Coldplay empieza tan arriba con el primer tema que como van a sostener esa energía a lo largo de una veintena de canciones, da nombre a su último disco que es díficil pensar, mas allá de los efectos especiales, los trucos pirotécnicos , el chaparrón de papelitos de colores, la puesta lumínica y, sobre todo, la interactividad con su público.

El grupo británico tiene bien en claro el lugar central que deben ocupar sus seguidores en un recital de gran escala como el que han montado en el Estadio Unico de La Plata, con un escenario que tenía una prolongación que superaba el mangrullo y se coronaba con un mini escenario, a céntimetros del público. En ese ida y regreso, el grupo ha compartido por las tres pantallas de led los videos caseros de sus fans que les llegaban a través de las redes sociales y hasta un video de Obama cantando unaoracióna gospel sampleada para la canción de su último disco. Todo eso en el centro de una puesta, que ha combinado las nuevas tecnologías con la atmósfera retro de los rayos láser. To como si fuese un reloj lumíni, la primera sorpresa, en la apertura mundial de su tour, son los brazeletes de material reciclado que se dieronron al públicoel accesoada drecitalrto y qhan llevadoron puesco.

El impacto que genera en cada canción el cambio de color del brazalete y la sincronicidad con los algoritmos musicales de las canciones, crean una panorámica visual sorprendente. A veces las imágenes son como miles de luciernagas titilando a la vez, o como un grupo de miles de estrellas posadas sobre el campo y las plateas del estadio.

El hilo conductor del show y el estado de ánimo del público son las canciones redentoras de Coldplay, verdaderos himnos del pop como “Every teardrop is a waterfal”, con el que todo su público se siente identificado en el mismomomentoe que corea la letraal lado dea Chris Martin: “Siento que mi corazóncomienzaa a latir al ritmo de mi canción favorita”. También suenan las épicas y agridulces”Yelow” y “Clocks”; canciones tristes como “The cientist”; y otras potentes causas musicales que muestran una línea de persistencia poética entre la nueva “Eveglow” y la vieja “Paradise”, que revelan esa luz alfinl del pasillo. Inevitablemente cuando encadenan canciones como “Charlie Brown”, “Hym from the weekend”, “Fix you”, el cover de Bowie “Héroes” y “Viva la vida”, todos se sienten a salvo.

Casi al fin, Chris Martin Guy Berryman y Will Champion, surgen tocando en un escenario montado en el medio del campo. Chris Martin es jonny Buckland. Como de su propia esencia musical, Es el mismo lugar donde todo comenzó, ahí, se encuentran tan cerca del público y donde las canciones vuelven a ser tan brillantes y doradas como el solo

En un mundo oscuro y pragmático, la música de Coldplay puede sonar hasta displicente frente a la realidad que la rodea. Tal vez ese costado optimista de sus canciones choca de frente con un mundo en crisis que se derrumba; sin embargo, el espíritu solar que irradian, esa fuerza y energía que contienen, lleva ese impulso vital que es el que le permite al ser humano levantarse todos los días de su lecho.

Esas partículas de luz, que se desprenden de sus melodías coreadas en los estadios y que ahora se reflejan en el primer plano de la cara sonriente de Chris Martin y de las miles de luces titilando sincronizadamente en los brazaletes de las personas, es una de las sencillas causas por las que la gente necesita escuchar sus canciones. “Porque te llenas de luz cuanto más oscurece”, va a cantar Chris Martín, en el himno épico “A Sky Full of Stars” y no es sólo una metáfora poética sino parte de la filosofía del grupo y del espirítu brillante de su último disco y de la puesta en colores de su nueva presentación. En el arranque de la gira mundial de Coldplay para presentar su disco A Head Full of Dreams el grupo renueva su contrato de shows para grandes estadios con nuevas sorpresas.

El recital de Coldplay empieza tan arriba con el primer tema que como van a sostener esa energía a lo largo de una veintena de canciones, da nombre a su último disco que es díficil pensar, mas allá de los efectos especiales, los trucos pirotécnicos , el chaparrón de papelitos de colores, la puesta lumínica y, sobre todo, la interactividad con su público.

El grupo británico tiene bien en claro el lugar central que deben ocupar sus seguidores en un recital de gran escala como el que han montado en el Estadio Único de La Plata, con un largo pasillo que cruzaba el campo, superaba el mangrullo de sonido y se coronaba con un mini escenario, a céntimetros del público. En ese ida y regreso, el grupo ha compartido en las tres pantallas de led los videos caseros que sus fans les enviaban a través de las redes sociales y hasta un video de Obama cantando unaoracióna gospel sampleada para la canción de su último disco. Todo eso en el centro de una puesta que ha combinado las nuevas tecnologías con la atmósfera retro de los rayos láser.

O como si fuese un reloj lumínic, la primera sorpresa, en la apertura mundial de su tour, son los brazaletes de material reciclado que se ldieronon al público ellaccesoda derecitalto y quhan llevadoon puesto.

El impacto que genera en cada canción el cambio de color del brazalete y la sincronicidad con los algoritmos musicales de las canciones crea una panorámica visual sorprendente. A veces las imágenes son como miles de luciérnagas titilando a la vez, o como un grupo de miles de estrellas posadas sobre el campo y las plateas del estadio.

El hilo conductor del show y el estado de ánimo del público son las canciones redentoras de Coldplay, verdaderos himnos del pop como “Every Teardrop is a Waterfall”, con el que todo su público se siente identificado en el mismomomentoe en que corea la letraal lado dea Chris Martin: “Siento que mi corazóncomienzaa a latir al ritmo de mi canción favorita”. También suenan las épicas y agridulces”Yelow” y “Clocks”; canciones tristes como “The Scientist”, y otras potentes causas musicales que muestran una línea de persistencia poética entre la nueva “Eveglow” y la vieja “Paradise”, que revelan esa luz alfinl del pasillo. Inevitablemente cuando encadenan canciones como “Charlie Brown”, “Hymn from the Weekend”, “Fix You”, el cover de Bowie “Heroes” y “Viva la vida”, todos se sienten a salvo.

Un arsenal de flamantes creaciones que brillan intercaladas con himnos como Yellow, Paradise, Clocks -en uno de los tantos pasajes que lo han tenido a Martin al piano- Fix You, Viva la vida, y las simples y efectivas Us Against the World y Green Eyes , ambas interpretadas en un escenario mínimo colocado en medio del campo de juego; más un tributo a David Bowie, con una variante bien ATP de Heroes. Nada demasiado original; pero altamente rendidor.

Casi al fin, Chris Martin, Jonny Buckland, Guy Berryman y Will Champion surgen tocando en un escenario montado en el medio del campo. Ahí se encuentran tan cerca del público como de su propia esencia musical. Es el mismo lugar donde todo comenzó y donde las canciones vuelven a ser tan brillantes y doradas como el sol.