"La verdad (explicación) detrás del juego de Charlie Charlie"

La verdad (explicación) detrás del juego de Charlie Charlie

El supuesto juego paranormal de Charlie Charlie consiste en invocar a un espíritu que se comunica a través de lápices y un tablero, conoce la verdad y la explicación aquí.

Charlie Charlie
Charlie, Charlie es un juego paranormal que ha inundado las redes sociales (Foto: Twitter)

Charlie Charlie es un supuesto juego paranormal que ha inundado las redes sociales. El juego consiste en colocar una hoja dividida en cuatro, en dos de los cuadros se escribe “sí” y en los otros dos se escribe “no”. Luego, dos lápices deben colocarse al centro en forma de cruz. Los jugadores deberán invocar a Charlie diciendo “Charlie, Charlie, ¿estás aquí?” (Charlie, Charlie are you here?). Este juego ha despertado el interés de cientos de personas que se han unido al supuesto reto de invocar a este espíritu y ahora te traemos la verdadera explicación.

Cientos de vídeos han sido publicados en las redes sociales en las que muchos jóvenes afirman haber conseguido que Charlie les conteste sus preguntas. Hay quienes afirman que han sido seguidos por espíritus diabólicos, que han visto sombras y escuchado risas tenebrosas. Incluso algunos sostienen que han jugado en el baño a oscuras y que han logrado ver a un hombre con cuernos y a una mujer con varios ojos. Esto por supuesto no ha podido ser comprobado aunque algunos de los vídeos que se han publicado han asustado a muchas personas.

Existen dos explicaciones a este juego. Algunos creen que este juego es falso y que uno de los jugadores sopla ligeramente el lápiz para que se mueva y así generar pánico. Hay otros que creen que este juego es real y que al hacerlo se está abriendo una puerta para entidades demoníacas. Algunos supuestos conocedores de los temas paranormales afirman que este no es un juego inocente y que verdaderamente tiene objetivos siniestros que pueden traer malas consecuencias. Por el momento, no se puede confirmar o negar si Charlie es una verdadera amenaza real o simplemente un pasatiempo más en las redes sociales.