Las ventajas de la cirugía de mínima invasión

May 20, 2006 | Noticias


Las ventajas de la cirugía de mínima invasión

Francisco Acedo Torregrosa

Actualizada: 20/05/2006

Entre otras una recuperación más rápida, postoperatorios con menos molestias y reducción de costes

 

Los últimos avances de la cirugía de mínima invasión y las ventajas que aporta en diferentes especialidades médicas se han abordado en una conferencia celebrada en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).  Moderada por Felipe de la Cruz, Jefe del Servicio de Cirugía del Hospital 12 de Octubre de Madrid, ha contado con la presencia de José Luis de la Cruz, Jefe de Servicio de Cirugía Laparoscópica de la Clínica San Francisco de León; Luis Cadarso, Jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital do Meixoeiro de Pontevedra; Antonio Bernad, Profesor de Investigación del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC; y Jesús Usón Gargallo, Director Científico del Centro de Cirugía de Mínima Invasión (CCMI) de Cáceres.

 

 

La cirugía de mínima invasión es una alternativa a la cirugía abierta o tradicional que prescinde de las grandes incisiones para introducir el material quirúrgico en el organismo, aumentando el margen de seguridad en el abordaje de cada patología. Según ha señalado el Dr. Usón, Director Científico del Centro de Cirugía de Mínima Invasión de Cáceres, “se ha convertido en un gran adelanto terapéutico, ya que aporta importantes ventajas para el paciente. Entre ellas, incisiones y cicatrices menores que con las técnicas tradicionales, postoperatorios con menos molestias y con menor riesgo de infecciones por heridas u otras complicaciones, recuperación e incorporación a la vida cotidiana de manera más rápida, y la reducción de costes derivada de estancias hospitalarias menores. De esta forma, se consigue aumentar la satisfacción y comodidad del paciente”.

 

Este tipo de cirugía está consiguiendo nuevos logros en especialidades como la cirugía de la obesidad- con nuevas operaciones de reducción de estómago-, la oftalmológica –con las técnicas más avanzadas para la intervención de cataratas o trastornos de córnea- o la terapia celular, entre otras. Las técnicas que se emplean son la endoscopia y la laparoscopia, que evita las grandes heridas operatorias de la cirugía abierta, realizando exactamente la misma operación que en cirugía abierta.

 

Así, en cirugía de la obesidad, el Dr. José Luis de la Cruz, Jefe de Servicio de Cirugía Laparoscópica de la Clínica San Francisco de León, ha declarado que “hoy existen cuatro operaciones para la cirugía de la obesidad que tienen en común el que las cuatro reducen el estómago. Sin embargo, el 70% de los cirujanos en el mundo realizan una de ellas, el bypass gástrico, que es la considerada actualmente el “gold Standard”. En 1999, los Dres. de la Cruz desarrollaron un modelo animal en el Centro de Cirugía de Mínima Invasión (CCMI) de Cáceres para esta intervención, trasladándolo posteriormente a humanos en el mismo año. Desde entonces han realizado más de 700 bypass gástricos con excelentes resultados. En el mismo Centro, han desarrollado un modelo inanimado en simulador para la enseñanza de esta técnica”.

 

El Dr. Jesús Usón ha expuesto un estudio experimental que se está llevando a cabo en el  Centro de Cirugía de Mínima Invasión de Cáceres y que “ha conseguido reducir entre el 10% y el 15% del peso en conejos en un periodo de dos semanas, mediante la instalación de un microchip de última generación en el nervio vago, que participa en el proceso digestivo. Mediante  su estimulación a través de un impulso eléctrico constante se consigue engañar al sistema  nervioso central, que proporciona una sensación de saciedad”. La investigación continúa con el objetivo último de su aplicación en humanos, que en un futuro podría llegar a  sustituir a las actuales intervenciones quirúrgicas de cirugía abierta.

 

La última técnica aplicada en oftalmología es la facoemulsificación, que tal y como ha comentado el Dr. Luis Cadarso, Jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital do Meixoeiro de Pontevedra, “es la técnica más avanzada para la intervención de cataratas. Consiste en la extracción del cristalino por medio de ultrasonidos por una incisión muy pequeña, en comparación con las técnicas habituales, y la posterior introducción de una lente intraocular plegable por esta misma incisión, sustituyendo el cristalino opaco. Esto simplifica la intervención y minimiza las molestias para el paciente”.

 

En oftalmología se está abordando asimismo el tratamiento del queratocono o córnea crónica, lo que podría llegar a evitar el trasplante de córnea. El queratocono es un desorden del ojo humano que puede interferir significativamente con la visión. La forma normal redondeada de la cornea se distorsiona y desarrolla una prominencia en forma de cono. Como la cornea es el principal lente del ojo, la visión disminuye significativamente al deformarse de esta manera. Si el queratocono progresa, la cornea se abomba y adelgaza tornándose irregular y llegando a formar cicatrices. “La cirugía de mínima invasión permite el tratamiento del queratocono evitando el trasplante de córnea, gracias a la colocación de un anillo asociado a un tratamiento de crosslinking, un método que usa rayos UVA y riboflavina, una combinación que aumenta y refuerza el entrecruzamiento de las fibras colágenas de la córnea“, ha señalado el Dr. Cadarso.

 

La cirugía de mínima invasión tendrá también un papel importante en el desarrollo de alternativas terapeúticas derivadas de los procedimientos de terapia celular y medicina regenerativa. Con una clara visión de futuro, el CCMI  se involucra en el desarrollo de esta nueva área colaborando en la creación de modelos animales avanzados que permitan evaluar el potencial de distintas poblaciones de células madre obtenidas del ser humano adulto, aplicadas a patologías humanas del sistema cardiovascular y en traumatología. Antonio Bernad, Profesor de Investigación del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC, ha explicado: “Actualmente se está ensayando la utilización de células madre obtenidas del ser humano adulto para mejorar la capacidad de cicatrización espontánea y recuperación del miocardio”.

 

 

El Dr. Bernad ha destacado la importancia de la utilización para estos ensayos de modelos de animales adecuados, para poder establecer márgenes de seguridad. “También se está evaluando un sistema para conseguir que la piel secrete proteínas terapéuticas al torrente sanguíneo, mediante equivalentes de piel artificiales; se incorporan los genes adecuados y se puede trasplantar. Esperamos que esta piel “ingenierizada” sea capaz de secretar  péptidos y proteínas en el rango terapéutico".





Etiquetas: recuperacion, costes, reduccion, rapida, archivo, molestias, postoperatorios