Libertad de prensa: la herida que no sana

Jun 21, 2005 | Noticias


Libertad de prensa: la herida que no sana

Lucía Carbajo Llorente

Actualizada: 21/06/2005

En tiempos de conflicto, no puede faltar una polémica sobre la libertad de prensa y sus posibles consecuencias. Las cifras demuestran el pobre respeto hacia los textos legales de muchos países, mientras que la experiencia enseña que hoy no sólo basta con eliminar las pruebas.

A mediados del siglo XIX, el dramaturgo francés Víctor Hugo definió la prensa como “el dedo indicador de la ruta del progreso”. Los conflictos entre narradores y protagonistas no es algo nuevo, ya que la archiconocida desconfianza entre los bandos armados y los periodistas pasa primero por un filtro Estatal que acentúa la presión y la censura a la que son sometidos los medios. Se llama miedo al progreso, temor a lo que viene. Ya no sólo hablamos de corrupciones, ni de amenazas o extorsiones: ahora se habla de hechos reales. Hablamos del fenómeno del secuestro como escándalo mediático, utilizado para concienciar a la opinión pública acerca de una postura u otra. Hoy se ‘lleva’ el escándalo mediático para provocar la reacción de civiles y organizaciones, ya no es sólo eliminar las palabras. Es lo que dice el embajador de Francia en Bagdad, Bernard Bajolet, el hombre orquesta de las negociaciones y el desenlace feliz, lanzó con esta declaración: “Yo me hago muchas preguntas sobre el verdadero impacto de las campañas mediáticas consagradas a la liberación de rehenes»”.

La liberación de la periodista francesa del diario Liberàtion, Florence Aubenas y de su guía iraquí el pasado 12 de Junio ha servido para desenterrar viejos temas expuestos al silencio por un círculo vicioso incesante. La correcta aplicación de los Derechos Fundamentales (en concreto, libertad de expresión y derecho a una opinión propia) sigue siendo, a comienzos del siglo XXI una asignatura pendiente de muchas organizaciones multinacionales y Gobiernos.

 

Sólo en la Guerra de Iraq, iniciada en 2003, 58 periodistas y colaboradores de los medios de comunicación perdieron la vida en tierras iraquíes y aún dos periodistas siguen desaparecidos desde su comienzo. Esta segunda parte de la Guerra del Golfo está considerada como el conflicto más asesino de la Historia, dejando atrás incluso a la Guerra de Vietnam.

En lo que llevamos de año, 29 periodistas han fallecido en el cumplimiento de su deber, mientras que aún hay 107 periodistas encarcelados, 75 ciberdisidentes encarcelados y una cifra incalculable de colegas de profesión son corrompidos o extorsionados por causas de naturaleza poco ética. A pesar de estas cifras, casi el 85% de los países mencionana en alguna parte de sus leyes básicas la existencia de este derecho fundamental tan pobremente respetado.

Agujeros negros

Según una clasificación establecida por la institución Reporteros Sin Fronteras (RSF), los países que más respetan la libertad de expresión son aquellos cuya participación internacional no es imprescindible. Por ello, Dinamarca, Finlandia, Eslovaquia, Irlanda, Islandia, Noruega, Países Bajos y Suiza lideran la lista con un múltiple empate. Mientras tanto, Cuba y Corea del Norte (países con peor acceso por los organismos internacionales, pero de modo totalitario) compiten por ser auténticos agujeros negros que se alimentan a base de prohibiciones. El presidente cubano es y ha sido el decano de los dictadores del planeta. ¿El secreto de su longevidad? Prohibir la crítica. Allí hay encarcelados 22 periodistas, que intentaron escapar de la tutela del Estado sobre la información. Detenidos en marzo de 2003, están cumpliendo condenas de hasta 27 años de cárcel, en condiciones muy difíciles. A los colegas que permanecen libres les amenazan constantemente con correr la misma suerte. La liberación del periodista y poeta Raúl Rivero, a finales de 2004, no ha ido acompañada de ningún cambio significativo para la libertad de prensa. Pero su homólogo norcoreano tampoco se escapa de la regla general: Kim Jong-il, egocéntrico e incontrolable, gobierna en solitario un país exangüe, igual que antes hizo su padre, Kim Il-sung, convertido en "presidente eterno". El "querido líder" dirige la temible seguridad del Estado que entre otras cosas se encarga de los campos de reeducación, donde están internados varios periodistas, y entre ellos Song Keum-chul, de la televisión del Estado, detenido a finales de 1995. Una falta de ortografía, o una crítica, se sancionan con dureza. A los periodistas se les exige que magnifiquen la grandeza de la dinastía, y que demuestren la superioridad el socialismo norcoreano. Los aparatos de radio están bloqueados en la frecuencia de la emisora estatal, y se verifican frecuentemente.

 

Pero no todo el crimen ha de ser reforzado por el Gobierno: la banda separatista ETA es el ejemplo español de extorsiones, amenazas y censuras a los periodistas que temen por su vida palabra a palabra. El IRA sería el símil irlandés de estos comportamientos.

 

Nuevos tiempos, nuevos métodos

Las nuevas tecnologías marcan el ritmo de la sociedad de hoy, y sus pasos agigantados pisan fuerte en el fenómeno de Internet como sistema de comunicación de masas. Los ‘blogs’ o bitácoras son hoy en día un ejemplo de sistema de comunicación de masas barato, fácil y necesario que está siendo utilizado ya por organismos, partidos políticos, instituciones y Gobiernos, así como estudiantes, trabajadores, amas de casa o jubilados.

El despertar de la avalancha de ‘post’ en los ‘blogs’ requiere nuevas fuerzas capaces de censurar opiniones y desmembrar ideologías y es por eso por lo que Pekín ha pedido a algunos proveedores de bitácoras (como MSN Espacios) que eliminen la posibilidad de escribir palabras como “Libertad” o “Dalai Lama”. En tal caso, ese espacio será sustituido por un mensaje que reza que “Este mensaje contiene una expresión prohibida, por favor suprima esa expresión".

 

La libertad de opinión se enfrenta con el Estado mediante el dominio de los lenguajes de programación que pueden suprimir palabras o frases y obligar a los ciudadanos a su desconocimiento. Por ello, RSF envió el pasado 15 de Mayo una carta a los dos creadores del buscador Google preguntándoles si accederán a la censura que podría proponerles Pekín. Como era de esperar, no hubo respuesta.





Etiquetas: cifras, polémica, tiempos, archivo, conflicto, faltar, pobre