Los países de la ex unión soviética buscan socios españoles - Noticias.com

Ene 1, 2010 | Noticias


¿Sabrían situar en el mapa la ex república soviética de Azerbaiyán? Pues resulta que esta gran desconocida es el segundo país que está creciendo más rápido en términos de PIB anual en todo el mundo. El primero es Mongolia, el tercero es otro ex miembro de la URSS, Kazajstán, y sólo en cuarto lugar encontramos a China, a quien todos conocemos y cuyas oportunidades no dejan de publicitarse en todo el mundo.

Quizás el PIB chino y la extensión de su territorio puedan ofrecer a priori un escenario más que apetecible, pero a pesar de ser el mayor mercado del mundo por número de habitantes, la verdad es que las empresas están yendo a China más a producir que a vender. En los países de la ex Unión Soviética, en cambio, hay casos en los que la necesidad es precisamente de compra y no tanto de inversión. Este es el caso de Azerbaiyán, una pequeña república situada en la ribera del Mar Caspio, haciendo frontera con Rusia, Georgia, Armenia e Irán. La semana pasada un grupo de empresarios, encabezados por el presidente de la ASK (la confederación de empresarios del país), visitó España, invitados por la patronal Fomento del Trabajo Nacional, para intentar contactar con posibles proveedores.

“En tan solo un año hemos multiplicado por diez nuestro volumen de intercambios comerciales, pasando de 32 millones de dólares a 332M€”, asegura el presidente de la ASK, “y el país sigue creciendo a un nivel del 25% anual. Así que venimos a España a buscar más socios, en varios sectores como el farmacéutico o el agroalimentario”.

¿Conoce usted a algún empresario de mi sector?

Los empresarios de la ASK llegaron a España para hacer negocio, y lo intentaban de la manera más directa que uno pueda imaginar. Sin una clara agenda de contactos, aseguraban que habían “oído hablar” de tal o cual empresa que “hace unas cosas que nos interesan”.

La falta de contactos empresariales entre la ex URSS y Europa occidental todavía es muy visible

Tashkilat Agayev es el director general de HB co LTD, una empresa del sector farmacéutico de Azerbaiyán que importa medicinas de todo el mundo para abastecer su mercado local. “En mi país solo tenemos una pequeña fábrica que produce alrededor de 40 referencias de medicamentos, mientras que la demanda del mercado son 4000 referencias”, asegura. Las 3600 restantes las importan de Italia, Inglaterra, Argentina, India, Pakistán, y Malasia, y ahora están en negociaciones con siete compañías alemanas. El año pasado, HB co LTD gastó más de 10 millones de dólares en importaciones de medicinas del resto del mundo. ¿Cuánto se llevó España? 0 euros. Y no es que nuestro mercado no les interese, sino que no conocen a nadie aquí. En una inesperada reacción durante la entrevista, Agayev pregunta “¿usted puede ayudarnos un poco?”. Tras no obtener respuesta afirmativa, añadió: “si conoce alguien que produzca medicamentos aquí y nos puede poner en contacto se lo agradeceré. Puede usted anunciar nuestro e-mail en su periódico y que nos escriban las compañías interesadas en exportar”.

Este nivel de interés y de asombrosa espontaneidad se repitió en el caso de Elchin Rustamov, presidente de Elba LLC, una empresa de fabricación de productos cárnicos. “He oído que en España hay una empresa que se llama Metalquimia, y ellos tienen equipamiento y nuevas tecnologías para producir nuestros productos. Nos gustaría comprar aquí la maquinaria que necesitamos para abrir una nueva fábrica y nuevas líneas de negocio, como el envasado. También necesitamos refrigeradores, y otras cosas que podríamos encontrar en España”.

Por ahora, sus líneas de producción son de la marca Salder, de Austria. “Son máquinas muy caras y muy precisas”, reconoce Rustamov, “pero he oído que en esta empresa española tienen una máquina llamada Sprint, y me gustaría poder reunirme con ellos estos días para comprarles maquinaria”.

Algunos países como Alemania o Italia están sabiendo aprovechar las oportunidades de la ex URSS

La herencia del “telón de acero”

“Evidentemente ya no existe el telón de acero, pero sí que hay una frontera muy difícil de traspasar todavía hoy”, explica el cónsul de Kazajstán, Aquil•lí Mata. “Posiblemente el país mejor situado en la órbita de la ex Unión Soviética es Alemania, que tiene una industria muy poderosa, aunque comercialmente Italia también se ha sabido posicionar”.

Según Gustavo Baell, Director de Namwin international, “si muchos empresarios todavía no saben diferenciar entre países como Chile o Perú a los que estamos unidos en cierta medida,  menos saben diferenciar entre países de la antigua Unión Soviética”.

En su opinión, “mientras los empresarios españoles no cambien el chip y aprendan a segmentar cada mercado para trabajarlo en profundidad y no descartar ningún país por su cultura, lengua, costumbres, etc. países como Italia que saben diferenciar muy bien los mercados internacionales, nos irán ganando terreno y posicionarse en aquellos segmentos de mercado que también nosotros deberíamos tener presencia”.





Etiquetas: términos, creciendo, pib, rapido, segundo, archivo, desconocida