Nuestra identidad en una sociedad globalizada

Mar 25, 2006 | Noticias


Nuestra identidad en una sociedad globalizada

iñaki alonso isusi

Actualizada: 25/03/2006

Podemos abrir la puerta al mundo real, darnos la oportunidad de vivir nosotros mismos y no de que “ nos vivan”.

ANALISIS    DE     LA     IDENTIDAD    Y     EL    SENTIDO     EN    LAS  SOCIEDADES  GLOBALIZADAS  A   TRAVES   DEL  CINE

 

    FILM  “ EL SHOW DE TRUMAN” 

 

                    En algunas ocasiones, quizá en no demasiadas ocasiones, el cine nos permite hacer un ejercicio de análisis de la realidad social en la que estamos inmersos. Algunas “metáforas” cinematográficas nos dan pistas sobre los elementos cruciales de la experiencia de lo social.

 

 

“El Show de Truman” ( 1999 )  es una de esas películas que haciendo un ejercicio de simplificación nos aporta elementos para una reflexión seria. Aunque no se trate de un protagonista colectivo, de ahí lo de simplificación, resulta ser un personaje-tipo o elemento sociológicamente significativo, que nos permite llegar a múltiples conclusiones sobre la identidad y la construcción del sentido en las sociedades actuales.

 

 

 

 

 

 

BREVE DESCRIPCION DE LA HISTORIA

 

 

                    Un programa de televisión lleva 30 años de emisión... Su escenario es un plató gigante, que simula una isla llamada Seaheaven.

 

 

Este programa trata de la vida de un individuo llamado Truman. Los espectadores le han visto nacer, casarse, trabajar...El mundo que le rodea es artificial ( aunque él no lo sabe ), está lleno de actores que representan su papel según lo va ordenando el director del programa ( Christof ). El único que es auténtico es precisamente Truman.

 

 

 

 

Se nos presenta a un individuo con una vida aparentemente normal y llena de felicidad ( muy acorde con la american way of life ), nada le hace falta, tiene una buena esposa, un buen empleo y muchos amigos. Todo es perfecto aunque hay ocasiones que le causa extrañeza que ocurran ciertos fenómenos sin mucha explicación ( como lámparas que caen del cielo ), que todo lo que le rodea parece estar anunciando alguna marca comercial....

 

 

 

 

El problema viene cuando éste se enamora de la persona no elegida ( Silvia ) y ella, que siente algo verdadero por él, opta por luchar para poder liberarlo de esa prisión en la que se encuentra. Decide contarle a Truman la verdad.

 

 

 Aún en ese momento, el protagonista no se da cuenta de que está siendo manipulado, pero más adelante, tras varios fallos de organización de la dirección del programa , comprende que “su vida ha sido conducida en cierta dirección “. “Pienso que el mundo gira a mi alrededor”, dice en un momento de la historia. Se percata de que su imprebisibilidad no está prevista...

 

 

 

 

Truman es parte de un experimento de los medios de comunicación , es el producto de la idea de un productor de televisión que ha concebido un canal de televisión que transmite 24 horas la vida de una persona desde su nacimiento, y donde nada queda al azar. Lo único que puede deshacer el montaje es que Truman “despierte” , descubra el engaño en el que se ha basado toda su vida y trate de liberarse de quienes lo han manipulado.

 

 

Cuando Truman asume la verdad y el reto de ponerla a prueba se ve enfrentado a sus miedos. Tiene pánico al agua ( una fobia infantil provocada para evitar la necesidad futura de la coerción ) y sólo saliendo “por mar” puede llegar hasta los límites de la isla y al más allá. La fuerza del ansia de verdad le hace superarlo y choca con el horizonte en su velero, ese horizonte no es sino el final del escenario.

 

 

 

 

El productor descubierto se sincera con Truman, puede elegir seguir viviendo en el mundo ficticio donde estará eternamente protegido por el programa, o salir por una puerta que hay en el escenario a la vida real. Truman opta por la libertad y asume sus consecuencias....

 

 

 

 

¿ POR QUE ELEGIR ESTA PELICULA COMO ELEMENTO DE ANALISIS?

 

 

 

Truman es un ser humano que vive encerrado en un mundo al que cree reconocer y en muchos aspectos está modificado a conveniencia. Las cosas como se presentan no son en realidad como aparentan ser ( los medios de comunicación se encargan de ello ).

 

 

 Pese a ello el personaje nos da una lección de amor a la libertad de poder hacer las elecciones que nosotros deseamos y no las que nos imponen, para vivir la vida a nuestra manera, con todos los riesgos que esto conlleva sin tener nada planeado.

 

 

Es una parábola de lo que nos sucede a todos. La realidad, muchas veces, es una historia creada por los medios de comunicación y cuyo guión ( no exento de los intereses del poder ) está tras las bambalinas.

 

 

Nuestra sociedad se caracteriza no por un exceso de imágenes, sino por una inflación de lo visible. La mirada queda prisionera y se bloquea el ejercicio del pensamiento y de la libertad. Sólo la apuesta por la libertad mediante el uso del pensamiento nos permite analizar la imagen, valorarla, criticarla, defendernos de su manipulación.

 

 

Frente al “ mientras más veo más entiendo” la alternativa sería “ mientras más pienso más entiendo”.

 

 

“El Show de Truman” nos ayuda a entender nuestra identidad y el sentido en la sociedad actual, porque pone en tela de juicio la naturaleza de esa identidad y  tal vez el sentido como resultado de una inducción.

 

 

 

 

     4. IDENTIDAD Y SENTIDO EN LA SOCIEDAD DE TRUMAN

 

 

 

 

La “sociedad “ coetánea a Truman podría dividirse en tres estamentos:

        

      . los televidentes, consumidores del espectáculo y de los productos que anuncia , que toleran y animan la utilización de la vida de alguien como espectáculo de consumo. Son objeto de manipulación del programa en tanto les hace creer que el contexto en el que vive Truman es el ideal para él mismo, y por otro lado reproduce un esquema-modelo de vida que les sirve de referencia.

 

 

      .  los actores del programa ( y la estructura de dirección ), se benefician del sistema que les da trabajo y no lo cuestionan en tanto fuente de subsistencia, en él encuentran identidad y sentido.

 

 

      . el propio Truman  ( y los que en otros contextos están como él ) su identidad es fruto de una estructura social e histórica ( la sociedad exterior más allá del escenario de la isla Seaheaven ) interesada en manipularle y hacer de él un objeto de consumo más ( “una gallina de los huevos de oro” del consumo ). El sentido de su vida perdura en tanto que el engaño no se rompa.

 

 

 

 

Quizás estemos ante la metáfora de estamentos reales en nuestra propia sociedad...

 

 

 

 

      5. IDENTIDAD Y SENTIDO EN NUESTRAS SOCIEDADES

 

 

 

   

Para clarificar el concepto actual de identidad podamos apoyarnos en lo que ya no es. El Diccionario de la Real Academia define “identidad” como “el conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás; la conciencia que una persona tiende de ser ella misma y  distinta de las demás”.

 

 

La identidad implica y presupone, la presencia del otro y un vínculo relacional que permita establecer las diferencias entre ambos. El concepto moderno de hombre, establecía una compartimentación entre las categorías del mismo y del otro, de modo que la identidad era absoluta, estable, integrada y sustancial.

 

 

La existencia efectiva de lo singular y lo diferente precisaba de un emplazamiento espacio-temporal que permitiese establecer los límites de la identidad, creando un orden y una estabilidad propias del modelo socio-cultural del modernismo.

 

 

El lugar y el tiempo otorgaban  la sustancia preformativa de la identidad del individuo ( Víctor Silva ).

 

 

Ese modelo tan perfecto colisiona de forma definitiva con la aparición de los medios de comunicación y de las tecnologías a distancia. La construcción intelectual de la identidad y de la alteridad pierde su base más sólida, el emplazamiento físico. Con esta transgresión espacio-temporal, nos es posible pensar en el yo como algo alejado de aquellos parámetros de coherencia y estabilidad.

 

 

A este factor crítico se le añade una sociedad que ya no se entiende como transparente en el sentido de que pueda analizarse completamente, ya que la forma más efectiva de actuación implica la aceptación de la opacidad de la vida social.

 

 

Vidal tiene una visión pesimista de la construcción de la identidad en estos contextos tecnológicos y en mi  opinión pone claro acento en los peligros: un mundo carente de referencialidad, donde la simulación pasa a ser sustituto de una realidad aniquilada y donde se instaura la hiperrealidad de Baudrillard.

 

 

La presión mediática nos  lleva a una comunidad cuyos miembros están todos persuadidos de que sus identidades postizas son sus verdaderas identidades. Va a ser un proceso complicado el que permita contraponer la experiencias de la vida cotidiana, tangibles y presenciales con las “experiencias virtuales” producto de los medios ( radio, televisión, internet... ).

 

 

 

 

Pero es todo esto un fenómeno casual, natural, evolutivo ¿ o acaso es un proceso vinculado a un proyecto de poder? :

 

 

En cualquier caso, lo que sucede no parece desvinculado del contexto del poder político-económico.  Las relaciones de poder en el seno de la estructura de lo que podemos llamar capitalismo internacional democrático han de tener consecuencias sobre los ciudadanos.

 

 

No es descabellado vislumbrar un poder con capacidad para provocar en el “otro” un determinado comportamiento o actitud que responda a ciertas expectativas de quien lo ejerce. Parece más que factible que este poder haya podido encontrar un instrumento en la concentración mundial de los “mass-media”  actual como catalizador. Esta situación facilita una actividad garantizadora de la estabilidad social a través de un ininterrumpido proceso de globalización.

 

 

Entre sombras, observamos un modelo-esquema general de organización y acoplamiento mediatizado de los comportamientos y representaciones mentales dominantes que caen bajo la responsabilidad de elementos sociales aposentados en situaciones de privilegio incuestionables. Existe algo así como una especie de correa de transmisión  que funciona a través de un mimetismo social escalonado.

 

 

Ante el desplazamiento progresivo del núcleo del poder de los estados nacionales ( concentración de capital y poder económico de las macro multinacionales monopolísticas articuladas en redes empresariales que estructuran el proceso productivo) , unos y otros delegan las funciones necesarias de orden, seguridad e imposición al individuo de límites precisos de comportamiento a los medios ( televisión, cine, internet... ) superando las viejas esferas de la prohibición y obligación y colocándose en el ángulo de la configuración total  del individuo.  Estos medios se están convirtiendo en los actores de la ilusión democrática, a través de un modelado exhaustivo de la opinión del televidente-oyente-receptor de la comunicación  a nivel del inconsciente. Como decía Fernández de la Mora , estamos ante un “así serás”, “así sentirás” “así pensarás” en vez de “esto harás” o “no harás”. Esto supone la auténtica anulación de lo privado a cambio de la extensión totalizadora delo público.

 

 

El consumismo, la consunción compulsiva y acelerada de fragmentos de la realidad empaquetada con papel de regalo, en tanto produce psicológicamente una conversión de las necesidades secundarias en primarias, constituye el referente culturalmente operativo que se proyecta hacia el sujeto.

 

Como apuntó Marcuse, el “Estado-Mercado” , el de la sociedad opulenta, crea unas necesidades sentidas como vitales por el individuo en la medida en que se encuentra capacitado para ofrecer los caminos de su satisfacción.

 

 

Nos encontramos pues ante un triángulo perfectamente articulado porlas grandes corporaciones multinacionales, sus estados nacionales subsidiarios y los “mass-media”, como núcleos de construcción de esta nueva forma de socialización del S.XXI.

 

 

Simultáneamente, las culturas nacionales se van diluyendo en una supracultura  transnacional y metanacional, de forma que el ciudadano está cada vez más empobrecido en su supuesta autonomía subjetiva. Muchos políticos se valen de la legitimidad de los intereses nacionales para arrastrar a los ciudadanos, cuando esos intereses cada vez son menos nacionales y su capacidad de influencia o de presión sobre los poderes fácticos es escasa o nula. Es una ilusión que camufla de identidad colectiva el sinsentido social.

 

Al igual que el protagonista de la película objeto de nuestro análisis estamos viviendo en una gran ilusión. Un mundo de apariencia cuyos portavoces, realizadores y moderadores  son los medios de comunicación de masas. Así se va creando un pensamiento único...que se traslada a diferentes planos:

 

 

Consiguen el apoyo inquebrantable a los supuestos beneficios consustanciales a la economía de mercado, obviando las desigualdades graves en el reparto de la riqueza , subordinando a dogmas macroeconómicos relativos -el crecimiento- toda actuación como si no cupieran alternativas . Se hace un llamamiento a la responsabilidad del ciudadano, a la moderación, al conformismo para garantizar la eficacia del sistema.

 

 

En el ámbito político, se enaltece un modelo exclusivo y excluyente de democracia, entendida de una manera muy interesada e interesante para el poder actual, ridiculizando cualquier utopía social . Se hace apología del “ realismo” , del sistema posible frente a los no demostrados. Mientras en el ámbito cultural se cosifican las ideas y se convierten en mercancías las producciones intelectuales.

 

 

Para cerrar el círculo, se rechaza el análisis del pasado dandolo por superado e incapaz de aportar luces sobre la realidad, rompiendo toda posibilidad de conexión entre el individuo y la sociedad con su propia historia.

 

 

 

       6. CONCLUSIONES

 

 

   La gran conquista de nuestra época consumista no es la verdadera libertad, sino la falsa conciencia de que ésta se ha logrado. Nos hallamos condicionados mediante un sistema psicosocial que nos hace perder el dominio de nosotros mismos, nuestra identidad y sentido.

 

 

Creerse libre, cuando se es menos libre que nunca es especialmente grave y transcendente.

 

 

Ante esta ilusión anestésica sólo nos queda resignarnos ( seguir siendo Truman en su papel incluso conscientes de él adaptándonos a las exigencias del guión ) u optar como lo hizo el protagonista de la película por una redefinición radical del sentido de nuestra existencia social.

 

 

Si observamos las incongruencias del sistema, del montaje, - los focos que se le caían del cielo a Truman-y vislumbramos la posible existencia de otra realidad podemos dejar de ser ese individuo narcisista que se nos ha creado y que necesita el sistema para perpetuarse, y dar el salto.

 

 

Podemos abrir la puerta al mundo real, darnos la oportunidad de vivir nosotros mismos y no de que “ nos vivan”. La sociedad cambiará si nosotros cambiamos, porque no es algo diferente ni ajeno a nosotros mismos.

 

 





Etiquetas: identidad, podemos, mismos, oportunidad, abrir, archivo, vivan, darnos