ORIGEN y FORMACIÓN del UNIVERSO: Dos científicos reciben el Nóbel por registrar el "ECO" del BIG BANG

Dic 10, 2006 | Noticias


ORIGEN y FORMACIÓN del UNIVERSO: Dos científicos reciben el Nóbel por registrar el "ECO" del BIG BANG

Emil Domec

Actualizada: 10/12/2006

Los astrofísicos norteamericanos George Smoot y John Mather recibieron el Premio Nóbel de Física 2006 por los trabajos logrados en medir pequeñas diferencias de temperatura en radiación cósmica de fondo, el "eco" del Big Bang. Fué un trabajo de obsesión de muchos años de ensayo y fracasos hasta sobreponerse en lograr que la Fuerza Aérea de los EE.UU montara un detector de microondas a bordo de un avión experimental en 1976 que permitió descubrir las variaciones en la radiación cósmica de fondo.

ESPECIAL John Mather de 60 años trabajó en el Centro Goddard de la NASA, graduado en la Universidad de Berkeley, California, y George Smoot de 61 años, hijo del hidrólogo del Servicio Geológico de EE.UU y de una maestra en ciencia, se graduó en MIT y trabaja en la Universidad de Berkeley. El Nóbel otorgado por el jurado es al mérito de Mather en coordinar el proceso del experimento que reveló la forma del cuerpo oscuro y Smoot por la responsabilidad de medir la radiación cósmica de fondo. Por tales investigaciones comparten el premio de 1,30 millones de dólares. Anteriormente en 1974 surgió un proyecto para obtener una imágen del universo que fué realizado por medio de la NASA. Otro astrofísico llevó adelante esa idea similar de investigar el origen del universo cuándo tenía 30 años; era John Mather, su colaboración en conjunto con Smoot comenzó en 1978 que pasaron 6 años diseñando un detector de precisión para ser lanzado al espacio con èse determinado objetivo. Así nació en 1982 el COBE para ser lanzado en 1988 pero con la tragedia del Challenger en 1986 fué suspendido. Se comenzó entonces a buscar otra forma para reducir el peso original de 5 Tn para conseguir poner un satélite en órbita que siete años después en 1989 la cuenta regresiva llegaba a cero para que el COBE en 17 minutos después alcanzara su órbita espacial. El satélite COBE lleva a su bordo tres funciones específicas: mirar el espacio en todas direcciones, buscar mínimas diferencias en la intensidad de radiación cósmica de fondo y compararla con un patrón de manchas rojas y azules correspondiente a zonas frías ó más calientes en el cielo de microondas que resultarán una confirmación de la teoría que afirma la creación del universo por una terrorífica explosión en el espacio-tiempo hace 13.700 millones de años. La fotografía obtenida para encontrar las mínimas diferencias fué registrada a diez microkelvin de precisión con fluctuaciones de una cienmilésima de grado. En la intención de comprender como se creó el universo, Smoot y Mather se fijaron sobre las claves escondidas que venían trabajando sobre el calor residual de la explosión del BIG BANG. Para tener en cuenta del tamaño de la hazaña científica es necesario mencionar que el COBE detectó la señal electromagnética traduciéndola a temperatura con una precisión tal, necesaria para medir el grosor de una hoja de papel a 10 metros de distancia. Ambos luego estudiaron el espectro de microondas que a 300.000 años la temperatura del universo era de 3000 grados, luego se expandió y se enfrió que hizo un fondo de radiación cósmica que hoy corresponde a un cuerpo con temperatura de 2,7 grados sobre cero absoluto. La foto construída por el COBE con miles de mediciones pertenece a un momento en que el universo era mas pequeño que el más pequeño punto de una pantalla de computación, dice Smoot. Sus descubrimientos son tal vez la primera evidencia en revelar como el cosmos fue homogéneo y evolucionó hasta llegar al actual escenario de estrellas, galaxias y cúmulos de galaxias. Estudios anteriores confirman que la radiación cósmica de fondo es uniforme y demostraba que el origen de la materia también estaba distribuído en forma homogénea. También el hallazgo de "grumos" los científicos explicaron de las inhomogeneidades que se observa en la actualidad, miles de millones de años después.Ésto podría demostrar que el universo de hoy no es igual al de ayer ni tampoco serlo mañana. Matías Zaldarriaga profesor de la Universidad de Harvard, doctorado en Massachusetts Institute of Technology es un argentino residente en EE.UU desde 1995, como físico teórico que intenta descifrar las ondas electromgnéticas que quedaron vibrando muy tenues en el espacio después del Big Bang y tentar armar el rompecabeza de los primeros instantes de la formación del universo. La teoría que postula es al periódo anterior al Big Bang y anterior a la aparición  de las estrellas, observando y  examinando las variaciones de la radiación cósmica de fondo (...) que ofrece una ventana experimental que hasta ahora sólo es materia de conjetura. En tales temas la radiación cósmica de fondo es un residuo del universo primario como evidencia del Big Bang, descubierto en 1964 y data de una época en que el cosmos tenía 400.000 años. Actualmente se trabajó en lo que se llama la "línea de 21 centímetros" de elementos con transiciones. Al observar la luz producida por un elemento determinado, se reconoce a éste y no de otro. El hidrógeno por caso es el más abundante en el universo y su transición corresponde a una longitud de onda de 21 cm. Esa longitud  de onda de 21 cm de transición se podrá usar para  ver los momentos en que se formaron las primeras estrellas y que ahora no se sabe cuando fué , por el hecho que en sus comienzos el cosmo fué homogéneo. Al mirar la radiación cósmica de fondo de los 400.000 años después del Big Bang, no había nada. Posteriormente por acción de la gravedad y tiempo después, se formaron estructuras más grandes hasta la formación de las primeras estrellas pero se desconoce cuándo ocurríó. Creemos que analizando ése hidrógeno de su línea de 21 cm podríamos estudiar ése momento y conocer como estaban distribuídas por azar o nó, y lo que tendría ocurrido en 500 millones de años después del Big Bang a pesar que la edad del universo cuenta con 13.600 millones de años, explicó Zaldarriaga. Un 14 de octubre del 2006 Matías físico argentino del barrio de Coghlan, recibido en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, recibió la sorpresa más feliz de su vida a los 35 años ya que por tales estudios que viene durante varios años investigando como creativo del arte de la ciencia, se le concedió una "beca de los genios" otorgada por la Fundación Mc Arthur de los EE.UU. Ésta distinción consiste en un subsidio de 500,000 dólares a recibir por cinco años sin rendición de cuenta para desarrollar su creatividad de trabajo en ese campo. Su finalidad es algún día llegar a conocer como fué el primer instante de la creación del universo. En los próximos años conoceremos bastante más sobre ese primer momento de su formación, dice Zaldarriaga a pesar que hay "otros que opinan que hay varios universos que pertenecerían a otras galaxias". El nuestro que conocemos sería una burbuja creada dentro de algo muchísimo mayor y si ésto fuera cierto, queremos aprender sobre eso más grande que lo contuvo cómo se hizo, concluyó Zaldarriaga. De la trascendencia de los trabajos obtenidos en éste descubrimiento se comenta que Smoot le dijo a un periodista sobre el mapa de COBE descubierto:"Si usted es religioso y cree en Dios, ésto es el rostro de Dios encontrado",... " Einstein por su parte afirmaba que lo más incomprensible del universo es que sea comprensible". ADN,AP/e1000   Otros artículos anteriores relacionados:   ERIS: nuevo nombre de planetoide enano descubierto como objeto transneptuniano . "Exótica Geotecnología para mejorar al planeta de su calentamiento global . La HIBERNACIÒN: "el sueño profundo" para nuevamente despertar a la vida .





Etiquetas: john, norteamericanos, archivo, george, medir, smoot, fué, astrofísicos