"9 cosas que tú puedes hacer para advertir un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular"

9 cosas que tú puedes hacer para advertir un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular

Las dificultades cardiovasculares como los ataques al corazón o los accidentes cerebrovasculares son muy habituales. Seguramente conoces a una o más personas que han padecido o inclusive han muerto por ellos. Lo interesante es que en su mayoría se pueden advertir. Comunicate qué puedes hacer tú para advertirlos. La mejor forma de prevenir problemas cardiovasculares, […]

Las dificultades cardiovasculares como los ataques al corazón o los accidentes cerebrovasculares son muy habituales. Seguramente conoces a una o más personas que han padecido o inclusive han muerto por ellos. Lo interesante es que en su mayoría se pueden advertir. Comunicate qué puedes hacer tú para advertirlos.

La mejor forma de prevenir problemas cardiovasculares, es entendiendo qué los causa. Y es relevante estar comunicado porque las enfermedades cardiovasculares son el motivo principal de muerte a nivel mundial. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, 17.5 millones de personas murieron a causa de ellas en 2012. Esto representa 31% de todas las causas de muerte. De ellas, 7.4 millones fueron causadas por enfermedad en las arterias coronarias  y 6.7 millones se debieron a accidentes cerebrovasculares . La buena noticia es que la mayoría de las enfermedades cardiovasculares se pueden prevenir, así que hay varias cosas que puedes hacer para disminuir tus riesgos de padecerlas. Obviamente el primer paso es tener la información correcta y actuar responsablemente en cuanto a tu salud.

Para advertir el dolor en el cuello hay algunas cosas que puedes hacer:

Desde luego, hay ciertos factores que pueden aumentar nuestro riesgo de padecer enfermedades como ataques al corazón o accidentes cerebrovasculares  que no están en nuestras manos, me refiero a la genética. Podemos decrecer las posibilidades con nuestras acciones, en caso de que tengamos la predisposición genética de padecer dificultades cardiovasculares, pero no impedirlas totalmente. Por el otro costado, nuestro estilo de vida depende de nosotros y eso en caso de que desarrollemos un infarto al corazón y/o un derramamiento cerebral, puede influir significativamente o no. ¿A qué me menciono? A lo que comemos, si hacemos ejercicio, si fumamos o no, si mantenemos un peso sano, si tomamos bebidas alcohólicas en exceso o no, si controlamos nuestros niveles de estrés, de presión arterial, de azúcar y de colesterol en la sangre, etc. etc.

Aquí te doy 9 cosas concretas que tú mismo puedes hacer para cuidarte:

1.  Mantente comunicado: Y no sólo me menciono a las novedades de la ciencia. Esto comienza por la información en tu familia. Para que sepas tu riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular es importante que sepas quién en tu familia ha tenido ataques al corazón, derrames o embolias cerebrales y a qué edad. O, si han tenido algún proceso de angioplastia coronaria con “stents” o de by-pass para advertir un ataque al corazón. Así como quién tuvo presión alta, diabetes y/o colesterol alto.

2.  Impide fumar e intenta dejar el cigarrillo, en caso de que fumes. Impide el tabaco en otras formas. No es saludable. Adicionalmente, intenta impedir la exposición al humo de segunda mano.

3.  Intenta llevar una alimentación sana. Eligiendo frutas y vegetales, granos integrales, limitando las grasas saturadas y trans ; escogiendo pescados grasos con alto contenido en ácidos omega 3), carnes magras, pollo y lácteos desgrasados o bajos en grasa. Y no te olvides de las legumbres como los frijoles o habichuelas y de limitar la cantidad de sal.

Adicionalmente, las arterias dañadas por la aterosclerosis pueden limitar la cantidad de oxígeno que llega a otras partes del cuerpo. Por eso, por ejemplo, pueden observarse afectados el cerebro o los riñones.

4.  Trata de mantener un peso saludable. Limita la medida de tus partes. La gordura aporta no sólo a las enfermedades cardiovasculares sino a otras dificultades crónicas como a la diabetes, a la artritis, a la apnea del sueño y a la depresión. Y recuerda que la actividad física te ayuda a lograr este objetivo.

5.  Intenta mantenerte activo. Trata de incorporar el ejercicio en tu vida periódica. Es más sencillo que lo hagas con regularidad, en caso de que hagas algo que te complace. Simplemente caminar 2 millas al día podría ser suficiente, y no tienes que caminar las 2 millas de una vez. En caso de que puedas hacer mínimo 30 minutos, indudablemente es mejor a 60 minutos de ejercicio la mayoría de los días.

6.  Revisa tu presión arterial. Asegúrate de controlar la hipertensión , en caso de que esté. Lleva una dieta baja en sal y toma los medicamentos recetados por tu médico. La presión alta puede no ocasionar síntomas y es relevante medirla para determinar si en caso de que esté bajo control, está alta y para saber.

Juan Carlos tiene que cuidarse de la tensión o presión arterial alta, que pone en peligro su salud cardíaca, y una de las formas es limitando el consumo de sal y de azúcar, que hacen que la tensión arterial incremente.

7.  Revisa tu nivel de azúcar en la sangre. Ya sea que tengas prediabetes o diabetes, ambas incrementan tu peligro de enfermedad cardiovascular. Está arriba de 7, tu peligro de que desarrolles dificultades cardiovasculares incrementan, en caso de que tu diabetes no esté y tu A1C. Cuando su nivel de azúcar está aumentado, muchas personas no tienen síntomas. Es muy relevante chequearse en hogar como te indique tu médico y asistir a tus visitas con él o ella regularmente. Pero, si desconoces tus niveles de azúcar en la sangre y tienes 45 años o más o, en caso de que tengas los síntomas típicos de la diabetes, a cualquier edad es relevante que te revisen el nivel de A1C o de azúcar en ayunas.

8.  Revisa tu nivel de colesterol en la sangre. Como en el caso de la hipertensión típicamente no da síntomas, sin embargo, cuando se encuentra aumentado se puede ir depositando en el interior de las arterias formando placas que pueden llegar a taparlas o, un trozo de esa placa se puede desprender y puede llegar a tapar una arteria más pequeño impidiendo que fluya la sangre y ocasionar un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular. En caso de que el colesterol esté, al hablar de precaución hay medicamentos que decrecen su nivel para impedir que las placas sean formadas o, si hay placas para irlas removiendo.

9.  Intenta reducir el estrés. El estrés aporta a las enfermedades cardiovasculares. Hace que algunas hormonas sean liberadas que causan que estemos en condiciones de alerta, que se acelere el corazón, en fin.  En caso de que el estrés sea crónico, esto es especialmente cierto. Todos tenemos cierta cantidad de estrés en la vida periódica, pero hay cosas que podemos hacer para reducir el estrés como hacer ejercicio, hacer yoga, intentar dormir suficiente, pasar tiempo con la familia , tener buenos amigos con los que nos entretenemos y nos reímos, aprender a meditar. Intenta impedir a las personas y las situaciones que te ocasionan estrés, en caso de que puedas.

Un ataque al corazón o un derramamiento cerebral son una señal de alerta tardía. El diagnóstico de una enfermedad cardiovascular atemoriza a cualquiera. Como siempre menciono “advertir es mejor que arreglar” ¡Hay cosas tan sencillas que podemos hacer para ayudar a mantener nuestro corazón saludable! Asegúrate de interrogarle a tus papás y abuelos hoy mismo no sólo acerca de los antecedentes cardiovasculares, sino acerca de otras enfermedades, en caso de que desconozcas tus antecedentes familiares y anótalos. Es relevante que los compartas con tu doctor o proveedor de salud.

Con respecto a tu corazón, presta atención a los puntos dichos. Tu estilo de vida hoy tiene un impacto en tu salud hoy y en el futuro. Comienza a invertir en ti. En caso de que tengas que hacerlo y qué tan continuado debes hacerlo, mejora tu estilo de vida y, si no te has chequeado tu presión arterial, tu azúcar y tu colesterol en la sangre, interrogale a tu médico. Esto depende de tu edad y tus antecedentes familiares. Indudablemente, estamos hablando de precaución ya que cuando alguien tiene síntomas, es diferente.

Estos pruebas están tapados en las pruebas preventivas desde que ha pasado la nueva Ley de Asistencia Asequible o , en caso de que vivas en Estados Unidos. Tal vez podrías calificar en alguna de las opciones de cobertura médica para las personas de bajos accesos como Medi-Cal o Medicaid, en caso de que no tengas cobertura y te inquieta el valor. Puedes obtener información en una agencia de departamentos humanos de tu localidad. Puedes obtener información en www, en caso de que vivas en California.CoveredCalifornia.com/es. En el resto de la nación visita https://www.cuidadodesalud.gov/es/

California es un estado federado de los Estados Unidos ubicado en la costa suroeste de la nación.

También puedes visitar el intercambio de seguros doctores de tu estado. En California puedes ir a www.CoveredCA.com/es o llamar al 1-800-300-0213. Los centros comunitarios de salud en tu comunidad podrían ayudarte a tener acceso a servicios médicos si no calificas para un programa de cobertura de salud, en California podrías encontrar un centro de salud en www.californiahealthplus.com. No esperes más, comunicate hoy y cuida tu corazón y tu salud.