"Cifras, demandas y exclusividades quebradas. Tidal no parece ir a llegar a buen puerto"

Cifras, demandas y exclusividades quebradas. Tidal no parece ir a llegar a buen puerto

Foto: Wikipedia – KanyecroppedLeer también: Europa menciona que Google abusa del dominio de AndroidLeer también: ​Samsung estrena Galaxy S7, S7 Edge en oro rosa Hace un año un grupo de personalidades del mundo de la música capitaneadas por Jay-Z, y entre los que ha habido nombres como Madonna, Beyoncé, Kanye West o Daft Punk, acordó […]

Foto: Wikipedia – Kanyecropped

Hace un año un grupo de personalidades del mundo de la música capitaneadas por Jay-Z, y entre los que ha habido nombres como Madonna, Beyoncé, Kanye West o Daft Punk, acordó adquirir el servicio de streaming Tidal. Con ello se han propuesto la idílica misión de competir con Spotify brindando un servicio de calidad y unas pagas justas para los artistas.

Mientras tanto, Tidal vive una situación agridulce. Por un lado festejaron haber alcanzado los 3 millones de suscriptores para su primer aniversario, pero por otro menos de la mitad de esos en realidad paga la mensualidad einclusiveo personas como Kanye West se están olvidando de la exclusividad de sus discos en el servicio, después de haber hechorabietass asegurando que The Life of Pablo nunca saldría de Tidal. [vía Bloomberg / Gizmodo ]Tidal es una plataforma que cuando un año estuvo rodeada de controversia, desde su lanzamiento haces. Un grupo de músicos famosos se unió paracrearr el adversarialdecisivoo de Spotify”,brindandoo contenido exclusivo de sus fundadores y sonido de “alta calidad” por uvalorio de 20 dólares al mes.

Desde entonces se escribió mucho sobre este servicio, y fue casi siempre para mal. Los últimos días no fueron una excepción, y nos encontramos desde a Kayne West quebrando la exclusividad de su último disco hasta al propio Jay-Z demandando a sus anteriores dueños por embaucarle con sus cifras al vendérselo. ¿Qué es lo que está pasando? ¿Estamos ante el comunicado comienzo del final para Tidal, que se ha hecho un hueco en los titulares comunicando que se lanzaba a competir con los gigantes del streaming brindando música en calidad lossless, ? Dos meses después el servicio aterrizaba definitivamente en España, y al mes siguiente Jay-Z y los suyos se hacían con él poniendo sobre la mesa 56 millones de dólares. Tenía un catálogo de 25 millones de canciones frente a las 30 millones de Spotify, mas la exclusividad de artistas como Taylor Swift.

Kanye Omari West es un rapero, cantante, diseñador y productor musical estadounidense nacido en Atlanta, Georgia, el 8 de junio de 1977.

¿Pero había sitio para un nuevo competidor en la área? La verdad es que desde un comienzo la cosa no pintaba bien, sobre todo porque en lugar de aprovechar su ventaja de contar música en HiFi la han echado por suelo subiendo el valor de esa opción a 20 euros al mes. Adicionalmente, el prescindir de una opción gratuita tampoco ayuda a que los usuarios le diesen una ocasión.

En abril han llegado los primeros chismes de que Tidal había comenzado de capa caída, y sus nuevos dueños se han defendido mencionando que ya tenían 770.000 suscriptores. Ayer han enviado un correo a los medios comunicando que sus suscriptores llegaron a 3 millones, una gran alza si observamos de dónde vienen, pero que aun les ubica inmensamente lejos de los 30 millones de usuarios comunicados por Spotify hace unas semanas.

En Tidal declararon que están contentos con las cifras de su alza estimandolas de más que fenomenales, y mencionan querer centrarse en que continúen mejorando. Pero por otra parte, en el mismo comunicado también han comunicado que comenzarán acciones legales en contra de los anteriores dueños de Tidal al estimar que les han mentido con respecto al número de suscriptores que tenían.

Antes de realizar la adquisición los anteriores dueños les comunicaron que tenían 540.000 suscriptores, según cuentan, y después de tomar el control del servicio y realizar sus propias audiciones mencionan haber descubierto que la cifra estaba muy por abajo. Por eso, según el medio noruego Dagens Næringsliv Jay-Z y los suyos quieren ser recompensados por cerca de 15 millones de dólares.

Por otra parte el medio sueco especializado en tecnología Breakit se ha puesto en contacto con un portavoz de los aludidos que cuando se compró ella, aseguró que Tidal era pública, por lo que al cotizar en bolsa la transparencia de los informes financieros era total. Un portavoz de los aludidos es el aglomerado de medios Schibsted.

Schibsted es un grupo internacional de medios de origen noruego, consagrado al negocio de los clasificados a nivel mundial.

Independientemente de quién tenga causa, lo que está claro es que no termina de dar una buena imagen que Jay-Z pretenda sacar pecho por un lado pero por el otro quiera dinero al estimar que les han embaucado vendiéndoles una empresa que les prometían que era mejor de lo que realmente era. Como si te afrontas a la tormenta con una pequeña nave, es del que por una parte echas epidemias de lo rompido que está, pero por otra pretendes persuadir a la tripulación de que todo va bien.

Y fue Kayne West, si hay alguien que dionos titulares relacionados a Tidal este, quien en su día ha prometido que su nuevo disco «nunca, nunca y nunca» saldría a la venta ni estaría disponible en otros servicios como Apple Music y Spotify. Lo deberían registrar en Tidal, puesto que estaría allí en exclusiva, si sus fanáticas querían escuchar.

Y bueno, si West ha visto en el diccionario el significado de las palabras, no sabemos «nunca» o «exclusiva», pero llegó el 1 de abril y el disco termina de salir a la venta. Y sorpresa, resulta que a partir de hoy también está disponible en Spotify. O sea que la rotundidad de un «never never never» se ha convertido en una exclusiva de sólo 45 días.

Si no fuese porque este disco se convirtió en la gran protesta de los últimos meses para atraer nuevos suscriptores a Tidal, un desplazamiento, esto no pasaría de anécdota que no sólo ha indignado a los fanáticos, sino que ha aupado al disco al número uno en Pirate Bay. Para colmo sólo unas horas previamente, en su comunicado, Tidal había sacado pecho asegurando que los temas de este disco exclusivo se había anotado 250 millones de reproducciones.

Mientras nos sonríe mencionando, vamos, que si hace un año ya nos interrogábamos si Tidal sería la derrota más impresionante de las derrotas de compañías de Internet en años, ahora el propio Kayne West se desentiende de sus compromisos a los suscriptores y Jay-Z se queja de que le han estafado que todo va bien. ¿Es el comienzo del final para Tidal?