"Diferencias notables entre la carne y leche de producción ecológica y convencional"

Diferencias notables entre la carne y leche de producción ecológica y convencional

Foto: Wikipedia – Atlasdelacarne2014 web 140717Leer también: Reducir el IVA del pescado podría mejorar la salud de los españolesLeer también: Jon Arvid Rosengren, Mejor Sommelier del Mundo 2016 Según los resultados de una nueva investigación, existen diferencias notables entre la leche y la carne de producción ecológica y sus homónimos convencionales. Carne y leche ecológica […]

Atlasdelacarne2014web140717.png

Foto: Wikipedia – Atlasdelacarne2014 web 140717

Según los resultados de una nueva investigación, existen diferencias notables entre la leche y la carne de producción ecológica y sus homónimos convencionales. Carne y leche ecológica contienen un 50% más de ácidos grasos omega 3, un 40% más de ácido linoleico conjugado, más hierro, vitamina E, carotenos, etc.

Está claro que la producción ecológica en Andalucía es todo un fenómeno, no solo por las favorables condiciones climatológicas y demás, sino que, por otro lado, esta comunidad autónoma cuenta con un gran emprendimiento ecológico en la primera área. Andalucía es, sin lugar a dudas, la huerta orgánica de Europa. Ahora, de lo que se trata, para cerrar el círculo ecológico, es de que sea la huerta de la propia Andalucía y del resto del estado español.Por su parte, Ángeles Parra, directora de BioCultura, señala que “la agricultura ecológica es muy positiva por un montón de causas… Es imposible resumirlo todo aquí. Déjenme que diga, eso sí, que es muy buena para la salud de los consumidores, de los agricultores, del medio ambiente y para la economía nacional. Es la única agricultura que tiene futuro. No dejemos pasar el ferrocarril. Todas las cifras que giran respecto de la producción ecológica en Andalucía, especialmente en los dos últimos años, son realmente impresionantes. Pero el consumo continúa siendo una asignatura pendiente”.

La carne es el tejido animal, principalmente muscular, que se consume como alimento.

Una investigación realizada por un equipo de expertos de la Universidad de Newcastle , termina que existen diferencias notables entre la carne y leche de producción ecológica y convencional. Se trata de un estudio estimado el más extenso de su tipo, los investigadores han analizado los resultados de 196 investigaciones sobre la leche y 67 sobre la carne realizadas en todo el mundo. El análisis fue centrado sobre todo en conocer el contenido de ácidos grasos, determinados minerales elementales y algunos antioxidantes presentes en las comidas indicadas.

La Universidad de Newcastle es una universidad del Reino Unido ubicada en la localidad de Newcastle upon Tyne al norte de Inglaterra.

Los datos han mostrado que la carne de producción ecológica contiene un 50% más de ácidos grasos omega 3 que la carne de producción convencional, además la carne ecológica tiene una ligera menor concentración de ácido mirístico y ácido palmítico, ácidos que se asocian a un mayor peligro de padecer enfermedades cardiovasculares. La leche ecológica, según los resultados, contiene un 40% más de ácido linoleico conjugado y concentraciones ligeramente más aumentadas de vitamina E, carotenos y hierro. Sobre la leche de producción convencional o industrial, los expertos apuntan que contiene un 74% más de yodo y algo más de selenio.

Este estudio nos recuerda a este trabajo que conocíamos en el año 2014 y que realizaron expertos de esta misma universidad, en ella se apuntaba que existían diferencias claras y notables entre los alimentos ecológicos y los alimentos convencionales o de producción industrial. Según los resultados que han obtenido los expertos, las comidas ecológicas tendrían entre un 19% y un 69% más de antioxidantes que los comidas tradicionales, por lo que tomando dos raciones de frutas o verduras ecológicas equivaldría, con respecto a los beneficios que contribuyen ala institución, a tomar cinco raciones de frutas y verduras tradicionales. Casi se podría mencionar que esta nueva investigación es la segunda parte de la realizada en el año 2014, en la que se han analizado frutas, verduras y cereales de los dos tipos de producción.

Los expertos de ácidos grasos omega 3 destacan el mayor contenido , apuntando que está relacionado con la disminución de las enfermedades cardiovasculares , aporta en el refuerzo del sistema inmunológico y mejora el desarrollo neurológico. Dado que la dieta de los consumidores europeos es baja en este tipo de ácidos grasos y que los expertos proponen aumentar el consumo de carne y leche ecológica para aumentar la ingesta de estos ácidos grasos, así como el resto de comidas ecológicas por su mayor contenido en antioxidantes, según la EFSA es necesario duplicar el consumo.

Según los investigadores, la leche y la carne ecológica tienen un mejor perfil lipídico que sus homónimos de producción convencional, siendo lo más destacado el contenido de ácidos grasos omega 3. El consumo podría ser aumentado de este elemento sin tener que aumentar de calorías y grasas saturadas que no son beneficiosas para la institución. Como pueden ser el queso o la mantequilla, un ejemplo que nos facilitan los expertos, ½ litro de leche orgánica o la ingesta de grasas equivalentes de otros productos lácteos ecológicos dan un 16% de la cantidad recomendada de ácidos grasos omega 3, mientras que el aporte de la leche convencional y otros productos lácteos con la misma equivalencia en grasas, contribuye un 11% de la ingesta periódica recomendada.

A esto hay que agregar lo indicado al comienzo, con la carne y la leche de producción ecológica el aporte de ácido linoleico conjugado es aumentado en un 40%, el aporte de los ácidos mirístico y palmítico es reducido, y en caso de que se quiera comer comidas más saludables, aumenta la ingesta de carotenos y vitamina E. Son muchos beneficios que no deben ser obviados, sobre todo que contribuyan beneficios ala institución.

Estos mejores perfiles nutricionales son el resultado del pastoreo al aire libre y una alimentación más saludable de las vacas tal y como dicta la normativa ecológica, según comentan los expertos. Uno de los investigadores responsables de este empleo comenta que los consumidores escogen la leche ecológica por tres causas principales, los efectos beneficiosos que tiene la agricultura y ganadería ecológica en el medio ambiente, la mejoría de la bienestar de las animales, y los efectos beneficiosos que contribuyen a la salud. No obstante, se sabe muy poco sobre el impacto que tiene la calidad nutricional de las comidas ecológicas en la institución, esta es una de las principales causas por las que se ha llevado a cabo esta investigación.

Según los expertos, esto es relevante porque en el caso del Reino Unido las comidas tienen un reducido aporte en yodo, al comienzo citábamos que en la leche de producción convencional se encontró que el contenido de yodo era un 74% más aumentado que en la leche ecológica siendo necesario aumentar su ingesta. La leche convencional contiene más yodo gracias a los suplementos que se dan a los animales a través de la alimentación, pero no informan la causa de esa diferencia tan significativa. Sí comentan que es necesario optimizar la ingesta de yodo para impedir el peligro de padecer diferentes enfermedades.

Los investigadores estiman que demostraron claramente que existen diferencias en la composición nutricional de las comidas ecológicas y los comidas convencionales, siendo una prueba más de que las comidas ecológicas contribuyen más beneficios a la salud. A esto habría que agregar otros beneficios, recordemos que en caso de que consumamos comidas ecológicas, el año pasado, un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Washington terminaba que estamos menos expuestos a los pesticidas, de ello hablábamos en este post. Los expertos de la Universidad de Newcastle informan que es necesario realizar nuevas investigaciones para poder encontrar las diferencias con precisión entre ambos tipos de producción, vitaminas, minerales, metales tóxicos, basuras de plaguicidas, etc. ya que en la actualidad existen pocos datos para poder realizar comparativas.

Podéis conocer más detalles del estudio a través de este artículo publicado en la página web de la Universidad de Newcastle, y a través de la revista científica British Journal of Nutrition.