"Dos recetas con supercultivos casi olvidados"

Dos recetas con supercultivos casi olvidados

Foto: Wikipedia – Cervecer%C3%ADa artesanal Piedra y CaminoLeer también: Reducir el IVA del pescado podría mejorar la salud de los españolesLeer también: Julianne Moore, Amy Schumer y Susan Sarandon, votos famosos Algunas tienen un buen potencial en el mercado y podrían ser un excelente cultivo comercial para los pequeños labradores o los labradores familiares con […]

CervecerC3ADaartesanalPiedrayCamino.jpg

Foto: Wikipedia – Cervecer%C3%ADa artesanal Piedra y Camino

Algunas tienen un buen potencial en el mercado y podrían ser un excelente cultivo comercial para los pequeños labradores o los labradores familiares con miras al mercado local, regional o internacional. Por ello, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, publicó información relativa a doce cultivos tradicionales sorprendentes por sus propiedades nutritivas, supercultivos casi olvidados, y también sugerencias de consumo para poder favorecerse de ellas. Como estas dos recetas.

El cardo comestible es un familiar cercano del alcaucil y se usa en platos tradicionales de España, Italia y el sur de Francia. Sus flores pueden ser un sustituto del cuajo en la elaboración de quesos y se estima que sus hojas poseen efectos diuréticos, mejoran la función de la vesícula biliar y la función hepática y estimulan la digestión. Las semillas pueden comprimirse para obtener aceite dedicado a la producción de biodiesel.

La Elaboración de cerveza se divide a grandes rasgos en dos procedimientos principales: el primero corresponde a la conversión del almidón de un cereal en azúcares fermentables por acción de las enzimas que se encuentran en la malta y la posterior fermentación alcohólica de los mismos por la acción de la levadura.

Elaboración

Prepare los cardos cortando las extremidades ásperas y retire las fibras duras. Ponga las piezas cortadas a remojo en agua fría con un chorrito de zumo de limón para que no pierdan color. Corte los cardos por la mitad a lo largo y después en partes de unos cinco centímetros a lo ancho. Ponga a hervir en agua salada con un poco de zumo de limón durante 45 minutos o hasta que estén cariñosos.

Fría las almendras en un poco de aceite de oliva hasta que se tuesten, teniendo cuidado de que no se quemen. Ponga a un costado las almendras. Ponga a freír el pan hasta que esté dorado, póngalo a un costado y ponga también a freír la cebolla picada justo hasta que comience a dorarse.

Elaboración: Lavar y limpiar bien la acederilla. Dejar los tubérculos enteros. Hundir la acederilla en agua caliente por algunos minutos para enblanquecerla, así como para que sea menos amarga. No tienen que hervirse o dejarse los tubérculos en agua durante mucho tiempo ya que, siendo una hortaliza amilácea, podrían transformarse en puré. Secar la acederilla y ponerla en una bandeja para horno. Lavar y cortar las papas pequeñas y añadirlas a la bandeja. Cortar los ajíes colorados en partes, poniendo atención a que estos no sean demasiado pequeños —ya que podrían desintegrarse— y añadirlos a la bandeja. Agregar aceite y espolvorear con la pimienta rosada; meter en el horno precalentado a 180ºC y cocinar unos 20 minutos. Poco antes de sacar la acederilla tuberosa del horno, freír la cebolla a fuego lento para acaramelarla. Cuando la acederilla esté lista, pasarla a un cuenco y mezclarla con la cáscara rayada de limón, la cebolla colorada frita, el cilantro fresco y las escamas de ají picante seco a gusto.

Mezcle la cebolla, las almendras y el pan en un autómata de cocina. Vierta la mezcla en una sartén y póngala a baja temperatura con un poco de aceite. Añada paulatinamente la leche y como haría con una besamel, remueva hasta que espese. Añada después los cardos y deje que se calienten en la salsa. Añada sal y pimienta negra molida para dar sabor y decore con perejil.

Los granos de tef son blancos, rojizos, o de una mezcla de ambos colores siendo los blancos los más caros y los rojos los más económicos. Es un cultivo alimenticio básico en Etiopía y Eritrea, donde se ha ha originado y ha diversificado. Mientras se cultiva como cereal al norte de Kenia, se introdujo en Sudáfrica, donde se cultiva como cultivo forrajero y de abono verde.

Etiopía, oficialmente la República Democrática Federal de Etiopía, antiguamente conocida como Abisinia o Alta Æthiopía, es una nación situada en el Cuerno de África.

El tef representa aproximadamente dos tercios de la ingesta periódica de proteínas en la dieta etíope y se usa principalmente para elaborar diferentes tipos de injera , gachas y piensos, que se consume en la mayoría de las casas, pero pueden ser necesarios hasta tres días para que la harina de tef fermente. También se utiliza para elaborar una bebida alcohólica local llamada arak’y o katikalla y una cerveza nativa llamada t’ella o fersso.

Para 20 tortitas, receta sin gluten

Elaboración

Mezcle el tef con el agua y deje reposar en un recipiente tapado con un paño de cocina a temperatura ambiente hasta que burbujee y se vuelva amargo. El procedimiento de fermentación va a durar aproximadamente 1-3 días. La mezcla fermentada tiene que tener la consistencia de una pasta para tortitas muy fina. Cuando pueda detectar su sabor, agregue la sal, paulatinamente, hasta que.

Unte ligeramente con aceite una sartén de 20 cm de diámetro o mayor. Caliente a fuego medio. Vierta masa suficiente para tapar el fondo de la sartén. Aproximadamente 1/4 de vaso va a dar para una tortita fina que tape la área de una sartén de 20 cm. Prolongue la masa de inmediato, moviendo la sartén. La injera no debe ser muy fina, así que puede utilizar un poco más de pasta de la que emplearía para hacer crepes.

Cocine brevemente, hasta que se formen orificios en la injera y los márgenes se despeguen de la sartén; no deje que se dore, y no le dé el regreso, ya que sólo tiene que cocinarse por un costado. Retire y deje enfriar. Coloque un envoltorio de plástico o de papel de aluminio entre las diferentes tortitas para que no se peguen. Para servir, coloque una injera en un plato y ponga legumbres/carne/verduras sobre esta. Se sirve con más injeras de acompañamiento.

Recipientes: cuencos, bolsas de papel de aluminio u hojas de plátano.