"El ejercicio moderado ayuda a reducir en un 20% el peligro de ACV en mujeres"

El ejercicio moderado ayuda a reducir en un 20% el peligro de ACV en mujeres

Foto: Wikipedia – CDC Preventing Chronic Diseases DiabetesLeer también: Reducir el IVA del pescado podría mejorar la salud de los españolesLeer también: Jon Arvid Rosengren, Mejor Sommelier del Mundo 2016 La American Stroke Association remarca que no hace falta “correr una maratón, sino caminar a paso ligero”. El beneficio también sería para las mujeres postmenopáusicas […]

CDCPreventingChronicDiseasesDiabetes.jpg

Foto: Wikipedia – CDC Preventing Chronic Diseases Diabetes

La American Stroke Association remarca que no hace falta “correr una maratón, sino caminar a paso ligero”. El beneficio también sería para las mujeres postmenopáusicas a las que se les administra hormonoterapia, y en las que el peligro de padecer un ACV incrementa un 30%..

El ejercicio moderado, puntualmente realizar una caminata ligera, ayuda a reducir en un 20% el peligro de ataque cerebral en mujeres. Así lo indica un estudio realizado en Estados Unidos cuyas conclusiones, presentadas por la American Stroke Association, muestran que el beneficio estaría presente también en las mujeres postmenopáusicas a las que se les administra hormonoterapia.

Al respecto, el Dr. Pedro Lylyk, presidente de la Asociación Argentina de Ataque Cerebral y Clínica de La Sagrada Familia ha sostenido: “La postmenopausia es un tiempo de incremento en el peligro de Ataque Cerebrovascular y hasta ahora ninguna terapia de reemplazo hormonal demostró ser efectiva en reducir esa posibilidad”.

Aunque sostenida en el tiempo se ha asociado fuertemente a un menor peligro de ataque cerebrovascular, por su parte, los autores del estudio -integrantes del departamento de ciencias de la población del Instituto de Investigación Beckman de la Ciudad de Hope en California- se han sorprendido al encontrar que la actividad física moderada , cosa que no sucede con la actividad más exigente como correr o realizar ejercicios aeróbicos. Por eso han recomendado realizar caminatas a paso ligero. Los investigadores han analizado información médica de 133.479 mujeres en el marco del Estudio de Maestros de California para analizar cuántas habían padecido un ataque cerebral entre 1996 y 2010, y las conclusiones han sido contundentes: aquellas que han reportado el cumplimiento de actividad física moderada han sido 20% menos propensas a padecer un ACV, en comparación con las mujeres que no realizaban actividad física.

Aunque en muchas oportunidades pensamos que nuestra salud depende únicamente de lo que nos tenga preparado el destino, realmente esto no es así, y hay una serie de factores que determinarán sin incertidumbre nuestra salud. El peligro de sufrir cierto tipos de enfermedades será muy inferior, en caso de que nuestra vida esté llena de costumbres saludables, manteniendo una buena alimentación y actividad física.

“Debemos estimar la actividad física porque la gordura y el síndrome metabólico implican un peligro mayor, cuando pensamos en ACV y mujer al igual que el empleo de anticonceptivos, especialmente en presencia de otros factores de riesgo o en caso que la mujer sea fumadora y haya tenido otros eventos de trombosis”, ha completado Lylyk.

La relevancia del chequeo anual en las mujeres

Cuando sea necesario, los especialistas recomiendan la cumplimiento anual de un chequeo integral y personalizado de la salud con el final de poder advertir el desarrollo de eventos cardiovasculares graves , por medio de la implementación de planes preventivos más intensas. Lo que incluye prueba fisco, cumplimiento de pruebas de laboratorio, electrocardiograma y estudios modernos de diagnóstico por imágenes. Pero insisten en prestar atención en los factores de riesgo que son modificables:

La hipertensión arterial es una enfermedad crónica descrita por un aumento continuo de las cifras de la presión sanguínea en las arterias.

*Hipertensión arterial: La presión arterial alta sin tratamiento incrementa el peligro en la mujer de presentar un cap cardiovascular. La hipertensión puede surgir en cualquier momento de la vida, no puede sanarse, pero sí puede controlarse por medio de cambios en el estilo de vida, control del peso, incremento de la actividad física, consumo moderado de alcohol, limitación del sodio y aumento de consumo de frutas y vegetales y, de ser necesarios, tratamiento farmacológico con medicamentos.

Inactividad física: un estilo de vida sedentario puede dañar gravemente la salud. La actividad física regular ayuda a incrementar el colesterol HDL y a reducir el LDL, adicionalmente ayuda a mantener el peso corporal óptimo, reduce la presión arterial y conduce a un mejor control de la glucemia en pacientes diabéticos. En la sociedad actual, muchos tenemos empleos que nos mantienen sentados durante todo el día, y esto puede perjudicar mucho nuestra salud. Debemos pretender movernos lo máximo probable, encontrar huecos para caminar más durante el día e intentar impedir estar sentados más tiempo tras tantas horas en una silla.

La diabetes mellitus es un grupo de alteraciones metabólicas, que comparten el atributo común de presentar concentraciones aumentadas de glucosa en la sangre de modo constante o crónica.

*Diabetes: Mientras que en los hombres lo aumenta de 2 a 3 veces, el peligro de enfermedad cardiovascular en las mujeres diabéticas incrementa entre 3 y 7 veces.

*Tabaquismo: En Argentina fuma el 34% de la población adulta. Actualmente las mujeres fuman tanto o más que el sexo opuesto, si bien hasta hace un tiempo era una dificultad de los hombres. Cada año fallecen 40.000 argentinos por motivos relacionados con el tabaco y coincidiendo con los datos mundiales, el número de adolescentes que fuma continúa en incremento, fundamentalmente las mujeres. Se estima que el 50% de los infartos entre las mujeres de mediana edad son atribuibles a esta adicción.

*El consumo de cigarrillos combinado con el empleo de anticonceptivos orales también demostró incrementar el peligro de padecer un ataque cardíaco o cerebral. De hecho, su empleo en mujeres fumadoras de menos de 35 años está relativamente contraindicado.

*Dislipemia: El incremento del colesterol total y de la lipoproteína de baja densidad o colesterol “malo” son relevantes factores de riesgo de enfermedad cardiovascular en las mujeres. Los niveles bajos de la lipoproteína de alta densidad o colesterol “bueno” son predictores de enfermedad coronaria en la mujer.

*Obesidad e inactividad física: Realizar actividad aeróbica rutinariamente definitivamente ayuda a reducir el peso y advierte dificultades cardiovasculares.

*Estrés: Es un factor de riesgo reconocido en ambos sexos. Sin embargo, estudios preliminares demostraron que a las mujeres les pasa lo inverso, mientras los niveles de hormonas relacionadas con el estrés decrecen cuando el hombre llega a hogar tras su jornada laboral.

Ha asesorado el doctor Pedro Lylyk, Director del Instituto Médico ENERI y Clínica La Sagrada Familia y Presidente de la Asociación Argentina de Ataque Cerebral.