"El medio amigo Albert"

El medio amigo Albert

Foto: Wikipedia – Miquel Roca i JunyentLeer también: Julianne Moore, Amy Schumer y Susan Sarandon, votos famososLeer también: Castilla-La Mancha propone a Madrid un convenio sanitario paralelo solo para Guadalajara Eret ha escrito la canción El mig amic , consagrada a su papá, un gitano que traficaba con tejidos en Vic, y que «el indigente […]

MiquelRocaiJunyent.jpg

Foto: Wikipedia – Miquel Roca i Junyent

Eret ha escrito la canción El mig amic , consagrada a su papá, un gitano que traficaba con tejidos en Vic, y que «el indigente que le adquiría quedaba bien lucido». Pero «lo hacía con una gracia, y le ponía tanto estilo,/ que inclusive le había vendido trajes a algún guardia civil». Si le adquieres una camisa, albert Rivera, que como el papá de Peret, « te regala una frazada», es el medio amigo de la política española , y Ha jugado a presentarse como la nueva esperanza del centro derecha, y se ha hecho el aliado de Pedro Sánchez y sus votantes «han quedado bien lucidos», cuando ha fracasado con sus 40 diputados, «enredando por allá y enredando por aquí».

Después de que este domingo Pablo Echenique haya acusado al líder socialista y al naranja, Pedro Sánchez y Albert Rivera, la entrevista tiene lugar , de buscar “paripé para más días”. Pablo Echenique es el secretario de Organización de Podemos. «Calculados: Traíamos paripé para más días. Lamentamos os hayáis cansado del teatro. Atentamente, Albert y Pedro», escribió Echenique en un mensaje publicado Twitter, al que ha agregado la carta del PSOE.

El otro gran medio amigo de nuestra política moderna, ha sido Miquel Roca. El tipo podía venderte cualquier cosa sin importarle nada más que su ganancia concreta. Utilizó el catalanismo para disimular su falta de comienzos, y de escrúpulos; transformó la política en un negocio personal, tanto cuando en Cataluña como en Madrid, y en nombre de la centralidad, de la conversación, de la racionalidad, del pragmatismo y de la transparencia a todo ha sabido exprimirle su beneficio, que siempre resultó en él, y solo en él.

Miquel Roca Junyent es un político español perteneciente a Convergència Democràtica de Catalunya y uno de los siete papás de la actual Constitución española.

No es porque sea mejor persona, sino porque es más simple, si Albert Rivera no es tan tacaño como Miquel Roca. Pero su objetivo es precisamente el mismo. Ciudadanos quiere transformarse en la Convergència española; en una central de transacciones para explotar el cinismo del sistema, y esperar si suena la flauta y su líder, de carambola, llega a presidente.

Por su parte, Albert Rivera aseguró el pasado jueves que daba prácticamente por fallecida la posibilidad de un compromiso de investidura entre PSOE, Según se desprende del tuit que ha publicado apreciando la reunión a tres grupos de la mañana, podemos y Ciudadanos. Rivera ha atribuido a la formación de Pablo Iglesias el derrota de la tentativa de compromiso: «Podemos confirma lo que se esperaba: quería dinamitar el #AcuerdoReformas y vuelve asolicitarr la mitad del gobierno convoto de confianzao de separatistas».

Lo que en Roca era codicia, en Albert es narcisismo. Lo que en Miquel era conspiración, en Rivera es otro espejo para la princesa. Todo comienza y termina en ellos sin que nada más valor. Lo que en Convergència era otro tentáculo de la trama, en Ciudadanos es hacer de su vacío ideológico, de su ninguna idea política original, y de sus tópicos sobre la regeneración democrática una canción pegadiza que sirva para embaucar a pedantes tanto de la izquierda como de la derecha, en su mascarada infinita, cursi hasta mencionar satisface, con el único objetivo de que el espejo le mencione eternamente a Albert que sigue siendo la más hermosa.

Los que tenían que venir a regenerar la democracia son los que a la primera de cambio la manosearon como a una barragana, e intentando llevársela sin pagar. Los que se presentaban para terminar con el mercadeo de los nacionalistas no tardaron demostrar que lo que les fastidiaba no era el mercadeo sino no ser ellos los intermediarios. Y extienden, mientras levantan una mano para hacerse los indignados porque en este local se juega la otra para recoger las ganancias.

Hoy todo el mundo sabe que elegir a Ciudadanos es invertir en cosméticos para Albert, y que su voto puede servir de moneda de cambio para cualquier operación estética que lo aspirante necesite para sentirse más hermoso. ¿Qué piensa Ciudadanos? ¿Cuáles son sus comienzos? ¿Cuáles sus ideales? El eco de su nada resuena en los muros del silencio.

Ciudadanos, en Cataluña, paulatinamente abandonará su radicalidad anticatalanista para ubicarse en el mismo centro transversal en el que operaba la Convergència de Pujol. En vez del ruralismo identitario del expresidente, Albert va a jugar a la pedantería del más listo de la clase, y al chulería de lujo de Zara con que la que la barriada sueña con transformarse un día el centro de la ciudad. Convergència pero en español: modifican los dueños, pero el negocio permanece intacto.

En España, el medio amigo Albert pretenderá sistemáticamente una cosa y la opuesto para mantenerse a flote, va a insistir en sus discursos de superioridad moral, aparatosamente desmentidos por sus posturas tan viejas y económicas como las que tanto le gusta censurar, y pretenderá sacar provecho de la carraca tan paleta de los que todo quieren modificarlo porque son tan ignorantes que no se dan cuenta de lo mucho que tienen y podrían estropear.

Y enredando por allá, y enredando por aquí, observaremos dónde llega el mig amic.