"El presidente de Ausbanc «adquirió» Manos Limpias por 3.000 euros al mes"

El presidente de Ausbanc «adquirió» Manos Limpias por 3.000 euros al mes

La presunta trama de extorsión Manos Limpias-Ausbanc, desarticulada el pasado viernes y anticipada por ABC, que , Manos Limpias ni siquiera tiene una contabilidad oficial, ha nacido con el caso Blesa, en el año 2013. Luis Pineda tenía gran interés en la demanda que Manos Limpias había interpuesto en contra del expresidente de Caja Madrid, […]

La presunta trama de extorsión Manos Limpias-Ausbanc, desarticulada el pasado viernes y anticipada por ABC, que , Manos Limpias ni siquiera tiene una contabilidad oficial, ha nacido con el caso Blesa, en el año 2013. Luis Pineda tenía gran interés en la demanda que Manos Limpias había interpuesto en contra del expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, que estaba en manos del magistrada Elpidio Silva. Luis Pineda es presidente de Ausbanc. Según relatan a ABC fuentes de Manos Limpias, Pineda y Bernad, «camaradas» que provienen de desplazamientos ultraderechistas, se reunieron varias veces y acordaron la colaboración entre ambas organizaciones.

—Para nada. Facua y el desplazamiento de consumidores en España conoce de toda la vida a Ausbanc y siempre supimos a qué se consagraba. La dificultad es que nunca tuvimos pruebas. Nunca vino a nosotros ningún empresario, directivo de banca o usado de Ausbanc a mencionarnos: «Aquí está la documentación que acredita las presuntas extorsiones». Nosotros sabíamos lo que pasaba porque nos lo habían contado, pero no teníamos la prueba, por lo que nunca hemos podido denunciar a Ausbanc por esas prácticas.Bajo el lema de esta sociedad de usuarios «Pelea por tu dinero», sus responsables se ponían en contacto con determinadas entidades en busca de financiación, que enmascaraban con convenios publicitarios para campañas favorables para esos bancos en los medios de Ausbanc: Mercado de Dinero, la revista Ausbanc y Justicia y Derecho. Este era el primer paso.

Miguel Blesa de la Parra es un funcionario y financiero español, presidente del consejo de administración de Caja Madrid de 1996 a 2009, que desde 2013 está siendo investigado judicialmente por irregularidades durante su negociación.

El presidente de Ausbanc, que cuenta con maravillosos recursos económicos -su entramado de sociedades y empresas entra entre diez y quince millones de euros anuales- brindó al líder de Manos Limpias costear todos los gastos corrientes del sindicato: unos 3.000 euros mensuales para pagar el alquiler de la sede -una oficina en la calle Ferraz – el salario de la secretaria y los gastos fijos de teléfono, electricidad y agua.

Desplegada por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Nacional, La operación es dirigida en contra del sindicato y en contra de Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios.

Bernad recibía el dinero en metálico y no lo documentaba. Bernad recibe los pagos en metálico y los reparte a su libre albedrío. «Todo es dinero negro», comunican a este periódico excolaboradores de Bernad. En oportunidades también transferencias fueron registradas.

La primera contrapartida que ha recibido Pineda a cambio de costear esta infraestructura básica ha sido transformarse en el abogado de Manos Limpias en el caso Blesa, la adquisición de un banco en Miami por parte de Caja Madrid. Pineda ha compartido esta tarea con Virginia López Negrete, la jefa de asesoría jurídica de Manos Limpias y portavoz de la organización. La colaboración y sintonía entre Pineda y López ha sido «total», sostienen fuentes de Manos Limpias.

La relación entre Ausbanc y Manos Limpias ha sido Javier Castro Villacañas, diplomar en Derecho y director de una de las publicaciones de Ausbanc. Castro, que ayer ha quedado en libertad con cargos, retirada de pasaporte y comparecencias en el juzgado, Es íntimo amigo tanto de Pineda como de Bernad desde hace varios años.

Así ha arrancado la colaboración entre el tándem que poco después se convertiría en una «organización delincuente», según las investigaciones de la Udef y la Fiscalía de la Audiencia Nacional. Manos Limpias ha pasado a ser algo así como un «brazo armado» de Ausbanc para atemorizar a bancos y empresas, a los que se pedía pagos de hasta 400.000 euros anuales en publicidad con la amenaza de los juzgados y campañas de desprestigio, como ha desvelado ABC el pasado miércoles, dos días antes del artefacto policial que se ha saldado con 14 detenciones.

Las dos entidades están acusadas de formar parte de una trama que extorsionaba presuntamente a entidades bancarias a cambio de no comenzar razones judiciales en contra de ellas, como anticipó ABC.

Esta sociedad también ha servido a Pineda para solicitar tres millones de euros a la defensa de la Infanta Cristina a cambio de retirarle la demanda en el caso Nóos.

El presidente de Ausbanc tenía un enorme interés en el caso Blesa, ya que siempre su negocio es centrado en las entidades financieras. Metiendo en cárcel a Blesa enseñaba los dientes a otros banqueros. Pero este primer caso en el que han colaborado Manos Limpias y Ausbanc no ha terminado bien, pese a que tenían una gran sintonía con el magistrado de la razón, Elpidio José Silva.

En mayo de 2013, la jueza ha enviado a Blesa a cárcel provisional eludible bajo fianza de 2,5 millones de euros, al estimar «aberrante» la adquisición del City National Bank de Florida por parte de Caja Madrid en abril de 2008. Blesa ha reunido la fianza y ha salido de la prisión, pero en junio de ese mismo año, Elpidio Silva lo ha vuelto enviar a cárcel, con lo base de la demanda popular que ejercía Manos Limpias y contral criterio de la Fiscalía. Con una sentencia demoledora, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, y luego el Supremo, han condenado a Silva a 17 años de inhabilitación por prevaricar.