"Incendio interno en Podemos"

Incendio interno en Podemos

Foto: Wikipedia – Íñigo Errejón en Argentina en 2015 (cropped)Leer también: Julianne Moore, Amy Schumer y Susan Sarandon, votos famososLeer también: La omnipresencia de Manos Limpias Pablo Iglesias y Íñigo Errejón no afrontan solo estos días la negociación de un gobierno con el PSOE. También se afrontan al desafío de gobernar su propio hogar, de […]

C38DC3B1igoErrejC3B3nenArgentinaen201528cropped29.jpg

Foto: Wikipedia – Íñigo Errejón en Argentina en 2015 (cropped)

Pablo Iglesias y Íñigo Errejón no afrontan solo estos días la negociación de un gobierno con el PSOE. También se afrontan al desafío de gobernar su propio hogar, de acordar qué y cómo va a ser Podemos en el futuro. El espíritu transversal que ha inspirado el desplazamiento en los primeros tiempos es cosa del pasado. Y el resultado es una organización claramente jerarquizada y muy similar a la de los partidos clásicos, que cuando han aparecido discrepancias, no dudó en imponer su autoridad. Además se enfrenta al problema de cómo estructurarse en aquellas comunidades en las que mejor resultado logró el 20-D. Fue en los feudos en los que logró unas mejores cifras disuelto en confluencias. La disyuntiva es si preservar la marca a riesgo de perder fuerza o diluirse en un espacio mayor para mantener el mando.

Íñigo Errejón Galván es un politólogo y político español, doctor en Ciencias Políticas y miembro del consejo editorial de la revista de análisis político Viento Sur.

La osadía de cuestionar la fórmula de confluencia con el brazo gallego de IU y los nacionalistas de Anova le costó esta semana el puesto al líder de Podemos en la Comunidad, Breogán Riobóo. Desde el 20-N, en el que la candidatura en la que se integraban los pupilos de Pablo Iglesias ha sido segunda fuerza en Galicia, Riobóo comenzó a ponerle peros a la sociedad y ha abierto la discusión interna sobre si la formación del círculo tendría que concurrir en solitario a las decisiones autonómicas que se festejarán este año. El exagerado peso del factor soberanista y la ausencia de democracia interna en el procedimiento de formación del sociedad han sido sus reproches. Tras varias declaraciones en las que el propio Iglesias lo ha desautorizado en público, Riobóo se ha enrocado en sus posturas y ha llegado afirmar que la militancia gallega tenía la autonomía suficiente como para tomar sus propias determinaciones. Las tensiones han derivado en dimisiones en masa que han generado la disolución de los órganos directivos del partido.

Con los reglamentos bajo el brazo, Riobóo ha comparecido antes los medios para dejar en evidencia los procesos internos de Podemos. Con constantes apelaciones a la democracia y al «poder de la gente» como fuente de legitimidad, Riobóo relató cómo se enteró de la disolución de los órganos colegiados de Podemos y calificó de «curioso» que este órgano estatal «supiera» el 8 de febrero que los diputados de En Marea y su senador iban a dimitir al día siguiente, en referencia a este pasado martes. Además, ha precisado que a él no se le comunicó esta determinación hasta el propio día 9.

El paso siguiente ha sido la designación de una gestora que pilote un procedimiento de renovación que va a durar unos meses. Al frente de la misma se ha colocado a José Manuel García Buitrón por tanto, comprometido con el proyecto de confluencia para mitigar la discusión interna. José Manuel García Buitrón es senador de En Marea y. Prueba de ellos es que voces de sus aliados, como el número dos de Anova y alcalde de Santiago, Martiño Noriega, festejó públicamente su designación entre críticas al secretario saliente. El cambio de cúpula va a culminar con la decisión de una nueva líder territorial, un puesto para el que se comienza a postular el diputado Antón Gómez-Reino, estimado uno de los hombres de confianza de Pablo Iglesias, que aceptó este fin de semana por primera vez que está «para contribuir lo máximo a Podemos Galicia, desde puestos con mayor o menor responsabilidad». A pesar de las maniobras, el ruido interno no cesa, y también este mismo fin de semana una asamblea fue festejada en el grupo de La Coruña en la que se discutía si repetir entente en las próximas citas electorales. La variante de la área dominante menciona que la apuesta por la confluencia es innegociable, pero los coruñeses corroboran la existencia de «dos almas» en los soportes, entre los que muchos apostarían por presentarse de forma independiente.

Acerca del hipotético relevo en la secretaría general, García Buitrón impidió pronunciarse y no ha afirmado ni ha desmentido la posibilidad de postularse como candidato. Para el que sí ha tenido palabras ha sido para el líder saliente, al proclamar que Riobóo «comprende que aún está, pero otros comprendemos que no puede ser el cacique del pueblo» y atribuye el suceso de que fuese desviado del poder en la organización por la vía de las dimisiones de sus compañeros al «bloqueo» al que estaba sometiendo al partido, y no a sus posturas de resistencia a la confluencia. Ha zanjado la cuestión apuntando que hoy el antiguo lugarteniente de Iglesias es «un secretario general sin atribuciones».

En espera de que cuaje la “confluencia” de partidos de izquierda que favorece Ada Colau en Cataluña, Podem no abandona la situación de Gemma Urbasart en desacuerdo con el plan del partido durante la campaña de las autonómicas. Desde que el pasado mes de octubre dimitiera su secretaria general, gemma Urbasart es interinidad.

Desde entonces, una gestora encabezada por Marc Bertomeu, a su vez secretario general de Podem en Barcelona, trata de mantener en pie un partido cuyo futuro va a depender en buena parte de su capacidad para no ahogarse bajo la ola que surfea Ada Colau. De alguna forma se afrontan a un dilema existencial: solo a la vera de la alcaldesa de Barcelona tienen expectativas de éxito político, aunque ello termine implicando que su marca se borre frente al poderío del desplazamiento que favorece y lidera la alcaldesa de la capital catalana. Íñigo Errejón ya advirtió en contra de lo que se teme pueda significar su desaparición como marca en Cataluña. Lo que sí dejó claro el partido en Cataluña es que la determinación será tomada de modo autónomo en los próximos meses, cuando un congreso sea festejado necesariamente de refundación. Sea cuál sea la fórmula jurídica que se use, sí parece claro que la nueva «confluencia» que se articule va a funcionar de cara al exterior como un partido único, y que la voz cantante la va a llevar el grupo de Ada Colau. La dimisión en octubre de la en su momento candidata oficialista Gemma Ubasart como líder de Podem en Cataluña se informó en buena forma por su disconformidad con lo que ella comprendió ha sido una sumisión del partido al bloque «unionista» en las decisiones autonómicas de septiembre. En esos comicios, la campaña de Catalunya Sí que es Pot– unión de Podem e ICV, y con Colau descolgada– ha estado por la presencia persistente de Pablo Iglesias y Íñigo y Errejón, y donde la reivindicación de la votación -quedó orillada. Los decepcionantes resultados en esas elecciones, en contraste con la victoria de la coalición ¬¬–ahora ya con_Colau implicada– en los comicios generales de diciembre, acrecentaron aún más la dependencia de Podem con respecto a Colau y la apuesta clara por la bandera del referéndum. En caso de que ello termine con el borrado decisivo del partido de Pablo Iglesias en Cataluña, en los próximos meses se observará.

En todo caso, fuentes de la dirección de Podemos informaron que nominalmente Riobóo continúa siendo secretario general, pero La diputada Ángela Rodríguez, una de las críticas con la negociación de la líder gallega. informó: «en el momento en el que se disuelven los órganos de dirección, las competencias de dirección política y orgánica del partido pasan a ser competencia de un equipo técnico, en este caso, que acuerda la ejecutiva estatal».