"La industria alimenticia decide con la UE mejorar la calidad de las comidas"

La industria alimenticia decide con la UE mejorar la calidad de las comidas

Ayer un congreso fue festejada en Holanda en la que se bastó un acuerdo entre la UE y la industria alimenticia para mejorar la calidad de las comidas. Se trata de una estrategia de empleo de carácter voluntario, en el que la industria de las comidas y las bebidas se compromete a realizar una disminución […]

Ayer un congreso fue festejada en Holanda en la que se bastó un acuerdo entre la UE y la industria alimenticia para mejorar la calidad de las comidas. Se trata de una estrategia de empleo de carácter voluntario, en el que la industria de las comidas y las bebidas se compromete a realizar una disminución de los azúcares agregados, la sal y las grasas saturadas para el año 2020.

Durante el reciente congreso organizado por la actual presidencia de la Unión Europea, en la que participaron responsables de la industria alimenticia, organizaciones no gubernamentales, los Estados miembros de la UE, el Comisario Europeo para la Salud y la Seguridad Alimentaria y representantes de la OMS entre otros, un documento es presentado en el que se da a conocer una hoja de camino o estrategia de empleo para mejorar la calidad de las comidas que se comercializan en Europa.

La industria alimentaria ha acordado trabajar con la UE para hacer más saludable el suministro de alimentos realizando un plan de reformulación voluntaria lanzado por la presidencia holandesa. En mencionado estrategia se habla de un compromiso para reducir el nivel de grasas saturadas, azúcares agregados y sal en las comidas, el estrategia establece como fecha límite el 31 de diciembre de 2020 para cumplir los objetivos decididos. Se trata de una iniciativa interesante, pero el suceso de que sea voluntaria puede hacer pensar que pocos van a ser los objetivos que se cumplan.

Las iniciativas de carácter voluntario no suelen ser efectivas, en muchas oportunidades fracasan, inicialmente los que suscriben un acuerdo parecen mostrar un claro compromiso, pero a la hora de la verdad muchos puntos de estos acuerdos y compromisos no se cumplen. Lo mejor es poner en marcha una regla que obligue a realizar mencionados cambios como el mejor sendero para lograr el objetivo, en este caso, mejorar las comidas que se comercializan en Europa, como comentamos en otras oportunidades.

El presidente de FoodDrinkEurope, confederación de la industria alimentaria de la UE que aglutina 26 asociaciones nacionales relacionadas con la industria de los alimentos y las bebidas, declara que celebra esta iniciativa de reformular los alimentos y bebidas presente en la agenda de la Unión Europea. Asegura que los esfuerzos que se realizan a nivel individual en cada nación deben coordinarse a nivel comunitario, eso sí, siempre que sea probable, teniendo en cuenta el contexto local, las costumbres de cada nación, las dietas y predilecciones de los consumidores.

Desde hace años varias organizaciones han solicitado a la industria alimenticia que reformulen su productos para haberlos más saludables, se apuntó que es un aspecto clave para mejorar la dieta de los consumidores, sin embargo, las peticiones han sido desoídas y sólo cuando se generó una controversia impuestos son implantados o se amenazó con imponerlos, la industria es mostrada más favorable a llevar a cabo una reformulación un cambio de formato, un cambio de formato, etc. Las medidas de carácter voluntario no funcionan y de ello hay muchos ejemplos.

La industria alimenticia manifiesta estar de acuerdo con la hoja de camino marcado, pero siempre que que realice el empleo sea apoyado con campañas de nutrición y programas especiales para pequeñas y medianas empresas, ya que estas empresas no tienen los medios que tienen las grandes multinacionales para poder llevar a cabo iniciativas de reformulación en las comidas y bebidas que elaboran.

La nutrición es principalmente el aprovechamiento de los nutrientes, manteniendo el equilibrio homeostático de la institución a nivel molecular y macrosistémico.

Se intenta facilitar que realizar una elección de comidas y bebidas sea más saludable, para ello es clave la innovación en las áreas de la agricultura, la horticultura y la industria alimenticia. Los Ministros comunitarios de salud y agricultura informan que ahora que se formalizaron acuerdos entre los Estados miembros y las empresas alimenticias, se pueden comenzar a hacer progresos para mejorar la calidad de las comidas y bebidas. Estiman que es muy relevante que ambas partes trabajen juntas para mejorar la calidad nutricional y reducir las enfermedades asociadas al consumo de comidas con demasiada sal, azúcares agregados o grasas saturadas.

En un comunicado, la Corn Refiners Association previene sobre el impacto del valor de las comidas por la ley del etiquetado transgénico del Estado de Vermont que en unos meses debería ingresar en vigor, aseguran que dicha ley va a afectar a todo el país y que las familias estadounidenses tendrán que pagar un sobrecoste de unos 1.050 dólares anuales. Y no se habla sólo del valor de la etiqueta, estiman que las principales empresas alimenticias se observarán obligadas a comprar substancias primas no transgénicas, lo que va a encarecer el valor de las comidas y tendrán que pagarlo los consumidores.En Estados Unidos algunas empresas alimenticias repitieron hasta la saciedad que el etiquetado transgénico supondría un relevante aumento del valor medio de la cesta de la adquisición, algunas empresas aseguraron que éste podría ascender unos 500 dólares anuales , aunque algunas aseguran que el gasto para el consumidor ascendería a más de 1.000 dólares anuales, así lo declaran las empresas pertenecientes a la Corn Refiners Association, sociedad comercial nacional que representa a la industria del refinado del maíz de los Estados Unidos.

Es un político que dirige un ministerio o un departamento, que pertenece al gabinete de gobierno y que trabaja bajo la autoridad de un primer ministro o de un presidente.

La industria alimentaria acuerda con la UE mejorar la calidad de los alimentos a través de la reformulación, mejores prácticas de las técnicas publicitarias y de marketing, llevando a cabo una revisión de los nutrientes de los alimentos destinados a la población infantil, etc. Además se pretende establecer un comité científico independiente para que supervise esos compromisos adoptados voluntariamente en esta nueva plataforma de colaboración. ¿Y al ser un compromiso de carácter voluntario no va a pasar nada, si no se cumplen? por ello estimamos que se debería haber legislado sobre la reformulación.

Parece ser que en el caso del azúcar, se pretende realizar una reformulación que permita una reducción del 10% del contenido de azúcares añadidos en los alimentos procesados. Un 10% en algunos casos va a ser una cantidad insignificante y las comidas y bebidas continuarán conteniendo demasiado azúcar. Al respecto os recomendamos retomar la lectura de este post en el que hablábamos sobre la necesidad de que la industria alimenticia reduzca el contenido de azúcar en las comidas. Annie S. Anderson, del Centro de Investigación en Nutrición y Salud de la Universidad de Dundee , informaba que la industria está jugando con el contenido de azúcar de sus productos, la reducción que se realiza en la formulación de los productos es poco significativa, muchos alimentos y bebidas continúan teniendo un valor muy aumentado de azúcar.

Algunos especialistas que participaron en este congreso, como el Comisario Europeo para la Salud y la Seguridad Alimentaria, tuvieron más cordura a la hora de hablar de la hoja de camino marcado, apuntó que la disminución de azúcar es insuficiente para poder abordar el tema de la gordura en Europa, estimando que son necesarios los impuestos, la educación nutricional, la disminución de la accesibilidad a las comidas y bebidas estimados poco saludables, etc. Lo cierto es que este acuerdo bastado parece una pantomima que tiene como cometido hacer ver que se piensa en la salud de los consumidores y se trabaja para preservarla.

A través de este artículo publicado en The Netherlands EU Presidency 2016 podréis conocer más detalles sobre el congreso realizado, en esta relación podréis conocer todos los detalles de la estrategia de empleo voluntario para mejorar la calidad de las comidas y bebidas en Europa.