"La mitad de los afiliados del PSOE dan la espalda ala votación de Sánchez"

La mitad de los afiliados del PSOE dan la espalda ala votación de Sánchez

Foto: Wikipedia – Garcia page 100dias gobiernoLeer también: George Clooney, el «obsceno» cobrador de millones para Hillary ClintonLeer también: El tripartito balear deroga la Ley de protección de la maternidad La Dirección Federal del PSOE respiró anoche aliviada al ver cómo su consulta a los 189.167 afiliados sobre el respaldo a los pactos de investidura […]

Garciapage100diasgobierno.jpg

Foto: Wikipedia – Garcia page 100dias gobierno

La Dirección Federal del PSOE respiró anoche aliviada al ver cómo su consulta a los 189.167 afiliados sobre el respaldo a los pactos de investidura ha registrado una participación superior al 51 por ciento. Es un porcentaje bajo si se compara con la anterior, las primarias para elegir secretario general, en julio de 2014, donde votó el 66,67% del censo, pero queda muy alejado del catastrófico 40% que pronosticaban los socialistas más agoreros.

Y es que lo de menos ayer era el resultado, el cual desde un comienzo se daba por descontado el «sí» -ha logrado un apabullante 79% de las boletas, 73.940, al 98% escrutado-. La dificultad era otro, el peligro de deterioro de Pedro Sánchez por una votación en cuya celebración se ha empeñado para sortear el control de los barones en el Comité Federal.

Aparentemente, el lío en el que Sánchez se ha movido estos días ha sido el de cómo conseguir un acuerdo, el que fuera, con otra fuerza política para presentar su texto, cualquier texto, a la aceptación de los militantes socialistas este próximo sábado como él mismo, sin que nadie se lo pidiera, anunció que iba a hacer cuando se vio acosado por los barones de su partido en el último comité federal.

Los críticos, con Susana Díaz a la cabeza, temían que se diera a Podemos con tal de llegar a La Moncloa y le echaron un pulso por el control de los compromisos en la reunión del 30 de enero. Terminó con el líder socialista tirando por la calle de enmedio y convocando a los soportes para impedir su censura.

Conforme han pasado las semanas y el asociado que se veía era Ciudadanos, el miedo en Ferraz comenzó a ser otro: la «tormenta perfecta» de la desmovilización. Se sometía a consulta un acuerdo con «la derecha» de Ciudadanos que no será decisivo para la investidura de Pedro Sánchez porque no suma y que, adicionalmente, suscita un fuerte rechazo en numerosas provincias por la supresión de las Diputaciones.

Una bronca que ha hecho salir de su silencio a los presidentes de diputación socialista en Zaragoza, Cáceres, Jaén o Cádiz, entre otras provincias, con influjo entre sus soportes locales, comunicando que elegirían no. Precisamente, en Aragón es donde más «noes» ha cosechado el pacto.

El resultado no permite cantar triunfo a ninguno de los dos bandos. Pedro Sánchez había solicitado a los militantes un voto «masivo» que no le dieron, pero tampoco los críticos pueden echarle otro pulso de poder así como así para quitarle del cartel electoral, en caso de repetición de elecciones.

El «sí» fue abrumador entre la mitad del partido que ha elegido y se siente legitimado para pretender otra investidura, aunque fracase en las votaciones del Congreso esta semana. Puede postergarse el 39 Congreso por repetición de elecciones- el resultado de anoche no es tan rotundo como para allanarle el sendero, en caso de que Susana Díaz tuviese idea de disputarle la Secretaría general del PSOE en las primarias del 8 de mayo -.

La participación ha sido desigual. En Cantabria, por ejemplo, un 57 fue registrado %, mientras que en la Rioja el porcentaje ha sido del 61,7%. En todos los casos el «sí» ha ganado por una enorme distancia sobre el «no» y eso que numerosos cuadros y barones habían recibido con máxima frialdad esta consulta. El último, Emiliano García-Page quien ha señalado anteayer que la pregunta “se las trae”. Emiliano García-Page es el presidente de Castilla-La Mancha. Una pregunta que para José Antonio Pérez tapias, de Izquierda Socialista y adversaria de Sánchez en las primarias, es «un agravio a la inteligencia de los afiliados».

Emiliano García-Page Sánchez es un político español, Presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha desde 2015.

El líder socialista, al filo de las 21.30 ha colgado el siguiente tuit: «Orgulloso del PSOE y de sus militantes. Orgulloso de este gran partido. Gracias por vuestro voto de confianza. El cambio está más cerca».

En el cálculo global, Andalucía es un factor clave porque es la primera federación en número de militantes, continuada del PSC y de la Comunidad Valenciana. Desde un comienzo, Susana Díaz no observó con buenos ojos esa consulta porque se ha planteado como un pulso al poder decisorio del Comité Federal. Por eso, la participación de afiliados andaluces no fue muy alta; ha ejercido su abogacía al voto, como no lo fue, tampoco, en otra de las federaciones críticas, la FSA asturiana, donde solo el 43%.

Este mismo sábado, víspera del Día de Andalucía, su líder en esa comunidad convocó un gran mitin que tiene por lema el de reivindicar la unidad de España y la semejanza de todos sus habitantes en todos sus lugares. Así que Susana ya tenía planificado que la federación más numerosa del socialismo fuera manifestada visiblemente contra cualquier acuerdo con formaciones que propongan una votación en Cataluña, como Podemos, o un aumento unilateral de fondos para su Comunidad, como la valenciana Compromís, mientras opinaba sobre la propuesta de su secretario general, que aún no se sabe en qué consistirá.

No obstante, en Extremadura, donde los presidentes de la Diputación de Cáceres y Badajoz se habían mostrado críticos con el compromiso, la participación ha sido superior al 60%. Y el 82,75 por ciento de los socialistas de la provincia de Badajoz y el 71 por ciento de la de Cáceres apoyaron el acuerdo con Ciudadanos.

Según se encargó de resaltar el equipo de Pedro Sánchez, el resultado, no siendo vinculante legalmente, sí lo es «políticamente»; así que mañana, lunes, al Comité Federal solo le queda ratificar lo que ayer mencionaron los militantes. Los 19.692 votos por el «no» es cierto que no pueden agregarse directamente a una abstención de la mitad del censo, pero al ser tan aumentado en áreas como Cáceres, Aragón y Andalucía, si influencia en la lectura global.

Los efectos de esa consulta en el 39 Congreso están por observar, pero los barones críticos esperarán al desenlace de las votaciones en el Congreso, y a la ocasional candidatura de Mariano Rajoy o alguien del PP, antes de hacer cualquier desplazamiento.

En el Comité Federal del 30 de enero, todo el mundo lo ha interpretado como un modo de sortear el rechazo de los barones críticos hacia un compromiso con Podemos, a sabiendas de que los afiliados están mucho más a la izquierda, cuando Sánchez la comunicó por sorpresa y darían su sí seguro a gobernar con los de Pablo Iglesias. Era el tiempo en que el líder acababa de volver de Lisboa, de anunciar un «gobierno de izquierdas a la portuguesa». Pero hoy el escenario es muy diferente. Lo que va a elegir el afiliado es si «apoya» los acuerdos ya hechos, con C’s y Coalición Canaria, y los que vengan.