"Los «zascas» entre PSOE y Podemos: cuatro semanas con el cuchillo entre los dientes"

Los «zascas» entre PSOE y Podemos: cuatro semanas con el cuchillo entre los dientes

Foto: Wikipedia – Spanish surnames by province of residenceLeer también: Reducir el IVA del pescado podría mejorar la salud de los españolesLeer también: Julianne Moore, Amy Schumer y Susan Sarandon, votos famosos La campaña electoral ha sido bronca, pero tras la distribución de los votos la tonalidad fue a peor entre Podemos y PSOE, inclusive […]

Spanishsurnamesbyprovinceofresidence.png

Foto: Wikipedia – Spanish surnames by province of residence

La campaña electoral ha sido bronca, pero tras la distribución de los votos la tonalidad fue a peor entre Podemos y PSOE, inclusive con ofertas políticas por medio de en las que no faltaron desdenes y desprecios. O, si no, que se lo mencionen a los socialistas, a quienes nunca una propuesta para formar gobierno había sentado tan mal.

Con cierta sorna Pablo Iglesias tras una rueda de prensa el 22 de enero en la que comunicaba la composición de un probable Ejecutivo en sociedad con el PSOE. mencionaba: “La posibilidad histórica de ser presidente de Pedro Sánchez es una sonrisa del destino que me tendrá que agradecer”. Pablo Iglesias es el líder de la formación morada.

Hernando ha mencionado que la comisión negociadora de los socialistas la comisión negociadora de los socialistas será reunida «inmediatamente» con la comisión que nomine Podemos, «que estuvo diez días» perdiendo el tiempo. No quiso opinar del documento de la formación morada porque lo van a hacer en esa reunión. Sí ha anticipado que rechazan la votación catalana.Debe tener_en_cuenta que Iglesias remitió su texto a todos los grupos políticos, incluido el PP, y proyecto reuniones hasta con Mariano Rajoy. Antonio Hernando mencionó a este respecto que solo el presidente del Gobierno en funciones e Iglesias parecen no saber que el protagonismo le corresponde Pedro Sánchez.Iglesias comunicó que esta semana se observará con Alberto Garzón y con Mónica Oltra , y que era su propósito «recibir» a Pedro Sánchez antes de esos encuentros. Tras esos primeros encuentros Iglesias va a llevar su particular ronda de contactos hacia un segundo nivel, para reunirse con los partidos de los que espera el voto de confianza «activo o pasivo» en la investidura. Un grupo en el que incluyó a ERC, DiL, PNV y a Ciudadanos, al que pidió una abstención «por sentido de Estado», aunque dijo creer que Albert Rivera «se mantendrá» en su posición actual.

Está largo propagado en España y América, siendo de los más populares.

A Sánchez le pillaba por sorpresa —y reunido con Felipe VI— la anunciación: se enteraba previamente el resto de España que él mismo. Mencionaba: «Ingresé en Zarzuela sin un Gobierno y ahora tengo todos los ministros designados». También Antonio Hernando recriminaba directamente a Iglesias: “Pablo, no sabes dónde estás y en qué momento nos perdimos que el jefe del Estado te haya encargado la investidura”. Antonio Hernando es el portavoz parlamentario de los socialistas. Aún con la propuesta hecha, Sánchez e Iglesias tardaban dos días en hablar directamente entre ellos.

Sánchez se aproximaba entonces al líder de Ciudadanos, Albert Rivera mientras criticaba a Podemos: «Estos días fuimos testigos de desplantes y de arrogancia», recordaba hasta diez días después de la rueda de prensa de Iglesias. Pero desde Podemos continuaban solicitando, al menos frente a las cámaras, «gestiones exclusivas» alo aspirante a la investidura, le presentaban un programa y aseguraban que quien tenía que mover ficha era Sánchez. La respuesta por parte del PSOE era criticar una estrategia de comunicación «a través de ruedas de prensa» y, en su fuero interno, interpretar que Podemos no quiere la investidura de Sánchez, sino nuevas elecciones.

«Yo creo que en este momento toca descender la tonalidad. Y la prepotencia y la arrogancia son una mala política cuando de lo que se trata es de que nos pongamos de acuerdo», contestaba esta semana Iglesias. El portavoz socialista en el Senado, Óscar López, se quejaba sin tapujos: «Oír hablar a Pablo Iglesias de humildad es un oxímoron, una burla de mal gusto».

Bajo toda esta dialéctica de reproches y desdenes, Podemos continúa insistiendo día tras día en que quiere formar gobierno. «Te mencionamos que vamos a dar apoyo para gobernar, blanco y en botella, en caso de que te han mencionado que ellos se vayan abstener y nosotros», ironizó por última vez Iglesias, este mismo jueves, sobre la opción de que Sánchez se decante por acordar con el partido de Rivera.