"Mario Vargas Llosa y Orhan Pamuk, radiografía de un Nobel"

Mario Vargas Llosa y Orhan Pamuk, radiografía de un Nobel

Foto: Wikipedia – MariovargasllosaLeer también: Chris Martin de Coldplay ha visitado un hospital de nenes antes de dejar MéxicoLeer también: Peña Nieto avala la legalización de la marihuana medicinal No existe una fórmula mágica que transforma un escritor ramplón en un premio Nobel de Literatura, pero sí hay ingredientes indispensables; mientras que Orhan Pamuk, nacido […]

Mariovargasllosa.jpg

Foto: Wikipedia – Mariovargasllosa

No existe una fórmula mágica que transforma un escritor ramplón en un premio Nobel de Literatura, pero sí hay ingredientes indispensables; mientras que Orhan Pamuk, nacido en el seno de una familia burguesa, le satisfizo con arrasar la librería de su papá, que estaba repleta de autores franceses, miguitas de pan que escritores como Mario Vargas Llosa, que trasladarse a París persuadido de que ahí lo aprendería todo, y Orhan Pamuk parecen haber continuado en su sendero a la cúspide. El diálogo entre los dos autores ha sido la sobremesa de un cumpleaños que se ha prolongado como un casamiento gitano. Los dos cerraron el seminario «Mario Vargas Llosa: cultura, ideas y libertad» alumbrando el sendero que separa una idea más o menos buena de un libro admirado en medio mundo.

«Es ser cosa de la curiosidad periodística, si el valor para poder estar con la persona que quiero estoy dispuesto a pagar ese valor», reconoció», ha comentado recientemente el premio nobel.Preysler, por su parte, aceptó ante los micrófonos de ‘Herrera en COPE’ que el Nobel de la Literatura se encuentra además de un espléndido estado imaginativo, en plena forma, a pesar de su edad: «Mario cumple 80 años y son muy relevantes. Está más joven que yo, sobre todo en actividad».Durante la fiesta, los invitados recibieron como presente el libro “Ideas en libertad”, una obra que rinde homenaje a Vargas Llosa a través de la pluma de 80 autores y cuya idea original ha nacido de Marcelino Elosua, fundador y presidente de LID Editorial, la encargada de editar el libro.«Es una riqueza común de la literatura universal, de América Latina y de España. Es nuestro único premio Nobel vivo y es un héroe de la libertad que hizo a América Latina, a España y a la hispanidad grandes en el mundo», recalcó.

Jorge Mario Pedro Vargas Llosa conocido como Mario Vargas Llosa, es un escritor peruano, que compró nacionalidad española en 1993. Jorge Mario Pedro Vargas Llosa es marqués de Vargas Llosa.

Pese a la distancia entre Turquía y Perú, en las vidas de Vargas Llosa y Orhan Pamuk hay un origen común y caminos diferentes.

«El Perú de mi infancia y mi juventud era un nación muy aislado culturalmente. En el Perú no sabíamos qué se estaba escribiendo en Colombia o en Ecuador. Yo no me sentía latino, soñaba con ir a Francia. Creía ingenuamente que necesitaba llegar a París para ser escritor de verdad. Sin embargo, ha sido muy interesante descubrir cómo en Francia endiosaban a autores latinos como Borges, cuya grandiosidad he descubierto ahí. De hecho, la primera vez que he leído a Gabriel García Márquez ha sido en francés».

El contacto de Orhan Pamuk con Francia ha sido distinto. Casi todos en su hogar eran ingenieros civiles y le mencionaban, con cierto desprecio, que él sería «artista». Cuando ya cargaba con una generosa mochila de autores franceses y latinos, acordó ser novelista a los 23 años. «Ellos me han enseñado a ser un hombre de izquierdas pero a la vez ser imaginativo», mencionó, pues sus amigos le acusaban de burgués. «Yo quería escribir mis novelas desde hogar».

«Yo no tenía conciencia clara del escritor que quería ser», contestó Vargas Llosa durante el acto festejado en Casa de América. «Me desmoralizaba mucho darme cuenta de que no era un genio, que no tenía facilidad para escribir y que me costaba muchísimo redondear una frase. Yo no quería ser un escritor mediocre. Pensaba que no tenía facultades. Entonces he leído la correspondencia de Flaubert y observé que en su adolescencia era malo, un escritor reflejo, pero cambió la habilidad con el empleo, llevando una vida de monje consagrado a mañana, tarde y noche a corregir de modo enfermizo cada frase, cada palabra». Y en él se ha inspirado.

Para Vargas Llosa, el camino que va de la imaginación a un libro de éxito es enigmático: «Tiene cosas que no termino de comprender racionalmente. La idea me viene generalmente por algo que me ha sucedido: a alguien conocí, algo he observado o algo leí. Eso toca algún nervio y hace que empiece a fantasear un argumento. Cuando llevo días o semanas dándole regresos a lo mismo, luego me doy cuenta. Y comienzo a tomar notas», sintetizó.

Al cuando se quiere dar cuenta, fin está trabajando a destajo en el libro: «Yo lo comparo con tener una solitaria . Yo, como la víctima de una solitaria, comienzo a trabajar para esa historia día y noche del día, cuando una historia despegó. Estoy como un espía observando la vida de modo interesado. A observar qué cosas puedo usar para la historia en la que estoy trabajando. Es una subordinación y una vigilancia permanente para tomar aquello que me puede servir en la novela que estoy escribiendo».

Al fin, el método de Vargas Llosa no difiere mucho del su admirado Flaubert, que ha hecho de la vida monacal la clave de su éxito. El Nobel ha recordado: «Él ha trabajado como un verdadero preso de la pluma para construir su propia habilidad».

En la mesa redonda previa al diálogo entre Vargas Llosa y Orhan Pamuk, los escritores Carmen Riera, Javier Cercas y el filósofo Fernando Savater han tratado los vínculos entre la ética y la novela. Parecen conceptos lejanos, pero Savater terminó que la ética es «una reflexión sobre la libertad que, nunca se ciñe solamente a ellos, aunque puede conducirse por códigos». Algo más contundente ha sido Javier Cercas, que ha definido la literatura como el simulador de vuelo de las personas comunes. «Uno lee Ricardo III comprendede lo que es un oligofrénico. Uno lee El Quijote y sabe lo que es un loco. La literatura nos hace más fuertes, nos prepara para esas experiencias. Y por eso la literatura es riesgosa para el poder, porque los poderosos quieren ciudadanos débiles y sumisos, gente que mencione siempre que sí».

Novelista y autor dramático, enfatiza en el campo del ensayo y el artículo periodístico.