"Más espacios para mujeres en el Vaticano"

Más espacios para mujeres en el Vaticano

El Papa Francisco ha solicitado que se abran más espacios en el Vaticano para que laboren más mujeres en la Iglesia. Conoce más detalles sobre su petición.

Papa Francisco
El Papa Francisco quiere que más mujeres laboren en el Vaticano. (Foto: Twitter)

En los últimos años el Vaticano ha aumentado de forma significativa el número de mujeres que trabaja dentro de sus estructuras. El Papa Francisco pidió que se tuviera una presencia femenina más fuerte e incisiva en la Iglesia. Aún está pendiente de cumplir con este pedido que permita crear más espacios para mujeres en el Vaticano.

Por la celebración del Día Internacional de la Mujer, la Radio Vaticana transmitió un reportaje en el que informaron sobre el aumento reciente en la contratación de mujeres en los últimos años. A pesar de éste aumento, las mujeres no superan el 20 por ciento del personal dentro del Vaticano. Alrededor de 762 mujeres prestan sus servicios en el Vaticano, la mitad lo hace en la Gobernación del Estado Vaticano. En 2004 solamente 195 mujeres trabajaban en la Iglesia y ocupaban únicamente el 13% de la totalidad de empleados en ese sector.

Raramente éstos cargos son a un nivel directivo. En su mayoría las mujeres se desempeñan como empleadas en los comercios dentro del Vaticano, en los museos, en el supermercado pontificio o en la venta de suvenires. A pesar de ser un número más grande al de otros años, muchas de ellas laboran en los niveles más bajos. Sólo el 41% tiene estudios a nivel de licenciatura y son jefas de departamento, periodistas, archivistas o historiadoras.

El Papa Francisco ha solicitado ya en varias ocasiones que se les haga más espacio a las mujeres en la Iglesia.

“que se ensanchen los espacios para una presencia femenina más capilar e incisiva”

Le alegró ver que muchas mujeres comparten responsabilidades pastorales con los sacerdotes para acompañar personas, familias y grupos, así como en la reflexión teológica.

“Espero vivamente que estos nuevos espacios y responsabilidades que se han abierto puedan expandirse todavía más para la presencia y la actividad de las mujeres, tanto en el ámbito eclesial como en el civil y de las profesiones”

Las primeras mujeres con grados académicos entraron al pontificio en 1929.