"El Papa rechaza la confesión como tortura o interrogatorio"

El Papa rechaza la confesión como tortura o interrogatorio

El papa Francisco habló hoy sobre las características de un buen confesor e invitó a los confesores a no hacer de esta práctica una tortura o un interrogatorio.

Papa Francisco
El Papa invitó a los confesores a ser misericordiosos. (Foto: Facebook)

El papa Francisco recibió hoy en el Vaticano a alrededor de 500 participantes en el curso anual de “Fuero Interno”, que se dedica a la confesión de los pecados. El Papa rechazó que la confesión sea una tortura o un interrogatorio pesado. Advirtió a los confesores que tener misericordia no significa tener “manga ancha” con los feligreses.

El papa invitó a los participantes a aprender de la conversión y el arrepentimiento de quienes practican la confesión y afirmó que:

“La confesión no debe ser una tortura, sino que todos deberían salir del confesionario con la felicidad en el corazón, con el rostro radiante de esperanza, aunque a veces –lo sabemos– mojado por las lágrimas de la conversión y de la alegría que de ella deriva”.

El papa Francisco insistió que un buen confesor no debe ser rígido ni de “mangas largas” sino debe llorar y rezar. Destacó que lo más importante para un confesor es entender que el pecador es tan hombre como él. El papa llamó a los confesores a actuar como pastores con sus ovejas extraviadas para invitar a los fieles a confesarse frecuentemente.

Además, explicó que:

“No implica que se convierta en un interrogatorio pesado, fastidioso o invasivo. Al contrario, debe ser un encuentro liberador y rico de humanidad, a través del cual poder educar a la misericordia, que no excluye, es más, incluye también el justo compromiso de reparar, en lo posible, el mal cometido”.