Sophie Freud califica de “falso profeta” a su abuelo

Jul 19, 2002 | Noticias


Sophie Freud califica de “falso profeta” a su abuelo

Agencias

Actualizada: 19/07/2002

El “padre del psicoanálisis” era algo así como un charlatán vendedor de humo para su nieta.

La pedagoga social Sophie Freud, nieta de Sigmund Freud, ha advertido contra los "falsos profetas", entre los que incluye a su abuelo, a pesar de la relación estrecha que tenía con él hasta poco antes de su muerte. En el III Congreso Mundial de Psicoterapia, que concluye hoy en Viena, Sophie Freud señaló que ya no hay esperanza de que haya un mundo más pacífico en este siglo y que entre los culpables figuran los falsos profetas que "desde hace siglos engañan" a la gente, unos ideólogos ávidos de poder que propagan doctrinas dudosas e inhumanas. Freud, que vive en Boston (EEUU) y tiene nacionalidad austríaca como su abuelo, considera falsos profetas a muchos personajes que han influido en la historia y la sociedad, desde Moisés hasta Adolf Hitler y el jefe de la red terrorista de Al Qaeda, Osama Bin Laden, pero también a Sigmund Freud y a su discípulo y posterior rival, el célebre psicoanalista suizo Carl Gustav Jung. Según explicó ante los expertos en Viena, Sigmund Freud estaba convencido de la "importancia heroica de su misión de comprender el alma humana". Desde entonces, muchos psicoanalistas se han independizado de algunas doctrinas de Freud, como el complejo de Edipo, pero ello ha llevado mucho tiempo, según la experta, quien afirmó que "las mujeres tardaron hasta 1976 en comprender que no son una especie de hombres castrados". El vigor y la persistencia de esos errores se debe a que en torno a esos profetas se formaron sectas pseudo-religiosas, cuyos adeptos los veneraban y sus estudiantes se convertían a la doctrina para hacerse "misioneros", mientras las teorías correspondientes permanecían en un círculo cerrado, en vez de enfrentarse a un debate científico, según Sophie Freud. "Incluso había muchas mujeres que confiaban más en Freud, ese gran hombre, que en su propio saber y su cuerpo", que les decían otra cosa, aseguró Sophie Freud, quien reveló un paralelo con los grandes seductores políticos como Hitler, que también gozaban de la veneración y el apoyo financiero de las mujeres adineradas. Freud fue venerado como un Dios por muchas mujeres y Jung recibía fondos de seguidoras influyentes, pero, según Sophie Freud, tanta veneración puede dañar el carácter. La nieta de Freud critica también los métodos científicos de su abuelo, que "convertía de golpe las ideas espontáneas y el pensar intuitivo en hechos científicos y violaba permanentemente las reglas que el mismo había fijado". Así por ejemplo, Freud reivindicaba una relación neutral entre terapeuta y paciente, pero él mismo no se atenía a esta regla. En su adversario Jung, la pedagoga y trabajadora social censuró su afinidad a los profetas políticos, ya que el experto suizo consideró a las unidades paramilitares nazis, las temidas SS, como una "nueva casta de caballeros". Jung, según ella, apoyaba al caudillo español Francisco Franco en la lucha contra los republicanos "bárbaros" y aprobaba la expulsión de los freudianos alemanes y austriacos por los nazis porque esperaba tener más perspectivas de ganar reconocimiento para sus propias teorías. Sophie Freud advirtió del carácter peligroso de los profetas porque diferencian arbitrariamente entre buenos y malos, pero añadió que "hay figuras cuyo ejemplo se puede seguir mientras no propaguen sus ideas como verdad única". "Precisamos del valor para el pensar crítico", señaló la pedagoga en medio de los largos y fuertes aplausos del auditorio, al final de su ponencia en el congreso. Por lo que podemos observar, la coherencia del discurso de Sophie Freud es innegable. No obstante, quizá sería interesante pensar en qué diría su abuelo de ella se hubiera acudido a este congreso. Cuanto menos, todos tenemos alguna idea al respecto de ello ¿no? Claramente la influencia de Freud en la mente de la generaciones posteriores fue, y aunque menos sigue siendo, abrumadora. No entraremos a valorar si sus teorías eran o no correctas. Desde luego Sophie acierta en la amplia influencia.





Etiquetas: padre, humo, nieta, archivo, vendedor, charlatán, psicoanálisis