"Datos relevantes de Andreas Lubitz, copiloto del avión que se estrelló en Francia"

Datos relevantes de Andreas Lubitz, copiloto del avión que se estrelló en Francia

Informaciones recientes podrían demostrar que el copiloto del avión estrellado en Francia, Andreas Lubitz, es el culpable de este accidente. Conoce datos relevantes sobre él.

Andreas Lubitz
Andreas Lubitz, el copiloto del vuelo, podría ser el culpable del accidente. (Foto: Twitter)

Brice Robin, el fiscal de Marsella, indicó que el accidente de avión Germanwings que se estrelló en los Alpes franceses podría haber sido intencional. Este accidente cobró la vida de 150 personas en Francia. Los análisis de la caja negra del Airbus A-320 demostraron una grabación bastante perturbadora. Según Robin, todo parece indicar que el copiloto del avión, Andreas Lubitz, hizo decender el avión voluntariamente contra los Alpes con la finalidad de destruir el avión.

Los resultados de la investigación demostraron que el copiloto se encerró en la cabina después de que el piloto se ausentara por un momento. La grabación demuestra que Andreas se negó a abrir la puerta de la cabina a pesar que se puede escuchar cómo el piloto le pide reiteradamente que abra la puerta. El procurador se reunió con los familiares de las víctimas para explicarles los resultados de la investigación y hacerles saber que todo apunta a que Andreas Lubitz (Lubitsch) es el culpable de este trágico accidente. Pero, ¿quién es Andreas Lubitz?

Andreas nació en Montabur, Alemania. Tenía 28 años y había sido contratado por Germanwings en septiembre de 2013. Lubitz se formó en la escuela de Lufthansa en la ciudad de Bremen y ya tenía acumuladas más de 630 horas de vuelo. Su nombre completo es Andreas Günter Lubitz e ingresó a la base de datos de la “Federal Aviation Administration” en reconocimiento a su excelente labor. Lubitz terminó su formación como copiloto en el 2008 y según fuentes cercanas él era “impecable” en su trabajo. Sus perfiles en redes sociales han sido borrados.

Las investigaciones han demostrado que Andreas no tenía ninguna razón para permitir que el avión descendiera ni denegar la entrada del piloto en la cabina.