"La crisis de los migrantes cubanos en Costa Rica tiene su lado positivo"

La crisis de los migrantes cubanos en Costa Rica tiene su lado positivo

Foto: Wikipedia – CRUZDESANMILLAN.02Leer también: Europa menciona que Google abusa del dominio de AndroidLeer también: La CE acusa a Google de abuso de postura dominante con Android Los cubanos varados significaron una asistencia humanitaria extra y por consiguiente, salidas de recursos no vista en el presupuesto del Gobierno de Costa Rica. Sin embargo, los migrantes […]

CRUZDESANMILLAN.jpg

Foto: Wikipedia – CRUZDESANMILLAN.02

Los cubanos varados significaron una asistencia humanitaria extra y por consiguiente, salidas de recursos no vista en el presupuesto del Gobierno de Costa Rica.

Sin embargo, los migrantes a su vez han inyectado dinamismo económico a las comunidades donde quedaron en espera de poder seguir su viaje hacia Estados Unidos.

Los cubanos demandaron comidas, servicios de restaurante y hotel, recargas telefónica, cigarrillos y cervezas, como si se tratara de un grupo más de turistas. Sin proponérselos, ellos han dado ese dinamismo económico que requiere La Cruz, el cantón fronterizo con Nicaragua que se perfila hacia el turismo.

El pan, café o leche son los productos por excelencia que los cubanos consumen durante el desayuno en La Cruz, Guanacaste.

“En efecto sí puedo mencionar, casi que confirmar que , representa una inyección importante para la ciudad. En ese sentido restaurantes, panaderías, sitios de ocio, salas ; en final, una secuencia de Lugares que se observan beneficiadas y han mejorado sustancialmente ingresos”, aceptó Alonso Allen, vicealcalde de La Cruz y coordinador del Comité Local de la Comisión Nacional de Emergencias, está último instituto estatal encargada de asistencias humanitarias en la nación.

“Es palpable y voy más allá porque la atención humanitaria que ha significado esta emergencia, ha implicado también que institutos del estado tuvieran que trasladarse a La Cruz, lo mismo que medios de prensa, durante todos estos meses lo mismo que cubanos también tuvimos la visita de prensa, funcionarios públicos, organizaciones que han tenido que trasladarse a La Cruz. Ellos también demandan de servicios”, agregó Allen.

Sin duda, la vida de esta comunidad se ha visto trastornada por  la estadía inesperada de 4 mil personas que afectó los recursos públicos limitados del cantón, al delegar a funcionarios públicos en sus atenciones que dejaron de atender obligaciones normales de la comunidad.

Una cruz es una figura geométrica que consiste en dos líneas o barras que se entrecruzan en ángulo recto, de tal forma que una de ellas queda dividida por la mitad.

La Cruz es un cantón fronterizo con 7.000 habitantes. Durante el pico de llegada de cubanos, llegó a alojar a 4.000 inmigrantes de la isla, a fines del año pasado. Hoy quedan unos 1,500, la mayoría ha salido con coyotes por Nicaragua. Aunque la cantidad de ellos sea menos, el dinamismo económico de la comunidad continúa siendo arriba de lo normal, según Allen.

Durante su estadía en este cantón, los cubanos deben comprar alimentos para complementar el que reciben en los albergue, que generalmente es arroz, frijol negro, ensalada de repollo con tomate, y yuca.

Lo que más consumen fuera de estos sitios es pan, café y refrescos de cola; el cigarrillo infallable para los hombres, las cervezas para aquellos que toman y la recarga telefónica; dado que mediantel teléfono mantienen el contacto con familiares en amigos en Cuba, Estados Unidos o Europa. Las redes sociales han sido aliadas para mantenerse comunicados sobre lo que gobiernos discuten sobre su futuro.

Es común observar carros de empresas telefónicas que operan en el país, vendiendo chips o recargas a orillas del más grande de los albergues el liceo Nocturno de la Cruz, que ha llegado a albergar hasta 700 inmigrantes.

Durante las mañanas, los cubanos llenan las panaderías del sitio, tales como la Tutu, el negocio que estaba alo margen de lo quiebra frente a la municipalidad del cantón y que los cubanos por medio de la adquisición de repostería o pan pizza, café o refrescos, le han inyectado la plata suficiente para ser un boyante negocio de pueblo. Cubanos Ahí casi el 100 % de los productos consumen a él. De hecho la mayoría de personas que circulan por las calles son cubanos, vestidos casi siempre de camisetas, pantalones cortos y chinelas.

“Fue un efecto ocasiona consecuencia, movimos personal de Cruz Roja, Costa Rica nos ha ofrecido algún tipo de ayuda pasta dental, jabón, personal que se movieron para atendernos en los albergues Algún tipo de ayuda es cepillo de dientes. pero también nosotros hemos tenido que comprar nuestras cosas, hemos comprado comidas, asistido a lugares, restaurantes, tiendas que se han beneficiado, panadería donde hemos desayunado y de ahí es donde viene que hemos tenido que gastar dinero”, explicó el migrante Cubano Johan Mérida.

“Hemos adquirido bebidas, muchos cubanos que fuman, mucha bebida es vendida , lo acepto porque el cubano toma mucho y fuma mucho, además leche, café. Para abaratar el alimento los cubanos adquieren pan con una lata de atún o mayonesa para el almuerzo”, agrega.

Mérida fue uno de los decenas de cubanos que ha preferido alquilar una cabina de hotel en La Cruz, que por más sencilla que sea, genera enorme gasto para un migrante que llevaba lo justo para la travesía.

“La habitaciones no son gran cosa pero creo que el valor de diez dólares periódicos para un cubano que viene con una plata muy justo de Cuba, cuando ya llega aquí la plata, para pasar por 7-8 naciones para llegar a Estados Unidos se siente un poco. Estamos en estos hoteles porque no es un secreto para nadie, en los albergues son muchas personas en una escuela que está planeada no para pernoctar, no para dormir, no para pasar tres meses”, informó este cubano de barba tupida y con cierto mando entre un grupo de migrantes.

Él alquila un valor de 10 dólares periódicos una habitación de un hotel lleno de cubanos, frente al parque de La Cruz; lo que significa que solo en alquiler se ha gastado 900 dólares en los tres meses que lleva varado; más valor de alimentación, servicios de internet y otras actividades recreativas.

Un día después de que un grupo de ellos han protestado vociferando frente a la improvisada oficina migratoria abierta en el parque de La Cruz, por la lentitud de la salida de vuelos y la forma de decisión de las grupos familiares; recuperaron la tranquilidad y se han personado ante las autoridades para comenzar las diligencias de viaje; de que una salía rápida pueda ser efectiva, aunque siempre mantienen el recelo.

“Los albergues no tienen condiciones, no hay baño, no hay comodidades, al poner más de 300 cubanos dentro de una escuela conviviendo con niños, adultos, mayores, personas que tienen sus propias enfermedades, ya la convivencia no es la misma. No es como tener tu privacidad, tu baño, sentirte cómodo en tu habitación, que estar en un albergue compartiendo con personas que no conocemos, que está el que fuma, yo no fumo y me fastidia, hay usos de personas que no son las mismas, personas como yo, amigos míos, el día 15 de noviembre a raíz del dificultad con Nicaragua, salimos de la escuela nocturna y nos fuimos a alquilar”, agregó.

Las agencias de remesas periódico hacen transacciones desde Estados Unidos hacia La Cruz, Guanacaste.

Para asumir esta estadía no esperada, los cubanos reciben el voto de confianza de familiares y amigos, generalmente desde Estados Unidos. As agencias de Western Unión en La Cruz, y Money Gram en la ciudad de Liberia, diario recibe a 20, 30 o más cubanos que retiran cantidades que oscilan entre los 500 y 900 dólares por remesa.

Hay quienes reciben 100 dólares por remesa, pero son pocos. “La plata que ha traído casi todo el mundo se le fue agotando, hemos tenido la gran fortuna, la gran dicha de contar con nuestros amigos, algunos familiares, en Europa y Estados Unidos y nos han sido mandando plata”, cuenta Mérida.

Un grupo de inmigrantes de la isla, en el salón de estar de un pequeño hotel en La Cruz, Guanacaste.

Esta inyección económica ha causado un incremento en valores de las comidas en supermercados o abastecedores de La Cruz, cuyos negocios en noviembre o diciembre han llegado vender en un día todo el comercio de una semana normal.

Muchos servicios del cantón han mejorado sus ingresos a raíz de esta emergencia. Es parte de lo positivo que podemos resaltar nosotros como autoridades locales, como ciudadanos lo percibimos. Siempre el cantón tiene un dinamismo económico arriba de lo normal”, ha concluido por su parte Alonso Allen, vicealcalde del pueblo, a pesar de que ya la cantidad de cubanos ha decrecido considerablemente.