"MARIO CONDEVida pública, dinero oculto"

MARIO CONDEVida pública, dinero oculto

Ha acariciado el cielo con los dedos y descendió a los infiernos, de donde ha salido en 2008, cuando ha obtenido la libertad condicional tras pasar casi 8 años por la prisión. Desde entonces Mario Conde no ha detenido, su vida fue un espejo, lo que contrasta con los motivos que le llevaron a las […]

Ha acariciado el cielo con los dedos y descendió a los infiernos, de donde ha salido en 2008, cuando ha obtenido la libertad condicional tras pasar casi 8 años por la prisión. Desde entonces Mario Conde no ha detenido, su vida fue un espejo, lo que contrasta con los motivos que le llevaron a las celdas. Transformado en mentor de la renovación política, como tertuliano de una cadena privada se empeñó a fondo en atacar a los institutos, dio conferencias por toda España e inclusive ha llegado formar un nuevo partido político, que pasó a la historia con más pena que gloria. Con «Sociedad Civil, que el que fuese prodigio de las finanzas no ha dudado en embestir entonces en contra de «la casta», transformandose sin quererlo en mentor de Pablo Iglesias, y Democracia» se ha presentado a las elecciones autonómica gallegas en 2012 pero su nuevo «robo» a la política se ha saldado con una estrepitosa derrota. Y vociferó a los cuatro vientos que sus condenas judiciales habían tenido trasfondo político: «He abierto una riesgosa puerta, a la gente que está en las castas no le gusta que llegues», ha llegado asegurar.

En julio de 2008 logró la libertad condicional y ha vuelto a la primera línea mediática, participando en las tertulias de Intereconomía y creando la plataforma Sociedad Civil y Democracia con la que se ha presentado a la presidencia de la Xunta de Galicia con un indigente resultado.

La democracia es una forma de organización social que atribuye la titularidad del poder al grupo de la ciudadanía.

El exbanquero ha pretendido lavar su imagen y justificar que lo suyo ha sido una «cacería de brujas». «Mario Conde no es Mario Conde. Mario Conde es el primer banco, una corporación industrial, una proyección mediática y un caballero que no cumplía con las reglas del sistema. En aquel momento, lo que mencionan es que se está generando un sistema diferente para la clase política y ese sistema tiene que demolerlo, y lo logran. Yo estaba en el sistema porque no hay otra cosa. No hay ninguna dificultad», ha asegurado, si admites sus normas.

Cuando se materializa la intervención, que recae en los hombros del gobernador del Banco de España, es ante esta situación , Luis Ángel Rojo, y del ministro de Economía, Pedro Solbes, que designan posteriormente presidente de Banesto al hasta entonces vicepresidente del BBV —aún no era BBVA—, Alfredo Sáenz. El banquero llegaría después a ser la mano derecha de Emilio Botín. Mario Conde comienza así su viaje judicial. En 1994 entró por primera vez en cárcel, de donde ha salido 34 días más tarde tras pagar una fianza de 3.000 millones de pesetas.Ha debido volver a Alcalá-Meco en febrero de 1998, cárcel en la que ha estado 17 meses en diferentes grados, tras ser condenado a cuatro años de cárcel por el caso Argentia Trust -desaparición de 600 millones de pesetas de Banesto-. Se ha condenado a Mario Conde en el año 2000, seis años y tres meses después de ser destituido como presidente de Banesto, a diez años dcárcelón por snegociaciónón al frente del banco, lo qutransformóió epresoio al hombre que a principios de los noventa fuestimadodo modelo de banquero y empresario ha llegado codearar se colosas grandepatrimoniosas y con el Rey.

Conde es uno de los títulos europeos con los que los monarcas muestran su gratitud a ciertas personas.

Conde no perdió el tiempo en los últimos años. Ha vuelto a su oficio de abogado y se volcó en la escritura, desde que ha abandonado la cárcel, una de sus grandes fervores junto con los largos paseos. Escribió varios libros además detransformarrse en un personaje cinematográfico en un documental íntimo queha llevadoó su nombre yha presentadoó por distintos foros y en varias ciudades españolas. Y durante estos años Mario Conde también se volvió casar. Su primera mujer ha sido Lourdes Arroyo, con quien se ha casado en el año 1973 y ha tenido dos hijos, Mario y Alejandra, hoy también detenidos en la misma operación que llevó a las celdas a su papá por montar una trama para enblanquecer dinero hurtado de Banesto.

El día 30 de enero de 1995, la Audiencia Nacional le aceptó la libertad bajo fianza de 2.000 millones de pesetas y horas después , ha abandonado la cárcel. Cuando el magistrada Miguel Moreiras ha dictado orden de cárcel incondicional en contra de él por el «caso Argentia Trust», ese mismo año, el 11 de octubre, ha estado a la prisión. No obstante, después de tomarle declaración durante cuatro horas, el magistrado ha revocado la orden y se ha puesto él en libertad.

Su casamiento ha sido modélico hasta que ella murió por causa de un cáncer en 2007. Dos años después, el financiero empezó un noviazgo con María Pérez Ugena, una profesora de Derecho Constitucional, y se han casado en una capilla anexa al pazo «Casa Grande A Cerca» que Conde tiene arrendado en Orense, en el pueblo de Chaguazoso. Los testigos han sido una amiga íntima de la novia y, por parte del novio, César de la Mora, uno de los hombres de confianza de Mario Conde durante su fase al frente de Banesto y uno de sus íntimos, al lado de Enrique Lasarte, compañero de aulas en la Universidad de Deusto y brazo derecho en la entidad, donde ocupaba el cargo de consejero delegado cuando fue intervenida. Lasarte también ha sido juzgado y condenado por el Supremo a cuatro años de prisión.

Aunque dos o tres días a la semana se desplazaba a Madrid para acudir al empleo y a sus tertulias televisivas, en Galicia ha fijado Conde su casa. En estos viajes semanales se instalaba en el apartamento que su segunda mujer tiene en la calle Maldonado. Ya no retornaba a la calle Triana, donde desde que se separó, tiene su casa su hijo Mario y el mismo. Y donde se ha detenido a él el lunes.

Conde vive su particular «Déjà vu». El hombre que «no cree en las palabras, solo en el comportamiento» pretenderá persuadir hoy al magistrado de su inocencia.