"Máxima Acuña, la agricultora peruana “heredera” de la activista matada Berta Cáceres"

Máxima Acuña, la agricultora peruana “heredera” de la activista matada Berta Cáceres

Foto: Wikipedia – Acto ecum%C3%A9nicoLeer también: Julianne Moore, Amy Schumer y Susan Sarandon, votos famososLeer también: Donald Trump confunde atentados del ‘9-11′ con ‘7-eleven’ “Solo quiero que me dejen vivir tranquila en mi terreno y que no contaminen mi agua”. La labradora, además de consagrarse a la ganadería, vendía en un mercado la vestimenta que […]

ActoecumC3A9nico.jpg

Foto: Wikipedia – Acto ecum%C3%A9nico

“Solo quiero que me dejen vivir tranquila en mi terreno y que no contaminen mi agua”.

La labradora, además de consagrarse a la ganadería, vendía en un mercado la vestimenta que elaboraba, pero desde los golpes que ha recibido en 2011 en la espalda y brazo no puede coser más. “Previamente no tenía ningún maltrato físico o psicológico, y el pedido de esta pelea no da la libertad de trabajar tranquila”, mencionó a la nación por teléfono en 2015.”En 2011 nos dimos cuenta de que pocos defendemos el agua y la tierra, y a muchos que están por el oro y quieren romper la naturaleza no les interesa la vida de sus hijos pequeños, no toman interés en el futuro de ellos, pero a nuestra familia sí”, agregó.

La peruana Máxima Acuña -quien no es dirigente, ni activista, ni aspira a ser líder- asegura que eso es todo lo que quiere.

Sin embargo, este lunes en la tarde va a recibir el premio Goldman, el premio ambiental más relevante del mundo. Es el mismo reconocimiento que han otorgado en 2015 a la activista hondureña Berta Cáceres, que acuña se afronta desde 2011 a Yanacocha, un consorcio minero que posee la concesión para explotar el yacimiento aurífero más relevante de Perú y de América Latina, por liderar una campaña en contra de la dique Agua Zarca, al frente de la más grande constructora de plantas hidroeléctricas. Se mató a Cáceres seis meses después de recibir el galrdón, el 6 de marzo de este año. y es eso lo que la hizo merecedora del premio.

Berta Isabel Cáceres Flores ha sido una líder aborigen lenca, feminista y activista del medio ambiente hondureña.

Durante la ceremonia que se festejará este lunes en el Teatro de la Ópera de San Francisco, en Estados Unidos, también se va a galadonará a otros cinco “héroes ambientales” por los “significativas hazañas en la protección del medio y las comunidades”.

La pelea de Acuña, una campesina analfabeta de apenas metro y medio de estatura, en contra de Yanacocha empezó con la construcción de un sendero.

Era 2010 y terminaba de pasar tres meses en una choza de su familia a ocho horas de su casa, recobrandose de una infección.

Al llegar a su terreno en Tragadero Grande, a 4.000 metros sobre el nivel del océano en la sierra norte de Perú, observó que algo había modificado.

La angosta senda de tierra y rocas que atravesaba parte del predio se había convertido en un sendero extenso y llano.

Su tío, quien se ha encargado de cuidar la hacienda en su ausencia, le informó que ha sido obra de varios trabajadores de una minera que habían llegado con aplanadoras.

Acuña, enojada porque nadie le había solicitado autorización para hacer obras en su terreno, se ha ido reclamar a la oficina de Yanacocha en las afueras de Cajamarca, la capital de la sierra norte.

Pero el ingeniero que ha encontrado ahí le mencionó que esas tierras no eran suyas, sino de la minera -cuenta la agricultora- y que los documentos de adquisición de la propiedad con fecha de 1994 que Acuña guarda como lo más preciado no tenían valor.

Y es que el consorcio integrado por la empresa estadounidense Newmont Mining Corporation , la peruana Compañía de Minas Buenaventura y la Corporación Financiera Internacional unaninstitucióno dependiente del Banco Mundial- asegura que las tierras en las que laagricultoraa vive con suconyugeo, Jaime Chaupe, y sus hijos se las adquirieron a la comunidad de Sorochuco en 1996 y 1997 para el Proyecto Conga.

Con este proyecto, administrado por Yanacocha, se intentaban extraer seis millones de onzas de oro de las provincias de Cajamarca y Celendín, en el departamento norteño de Cajamarca, y se han invertido para ello unos US$48.000 millones.

El consorcio planificaba explotar el oro de la área durante 19 años y prometía usar en ello a unas 10.000 personas.

No obstante, para llevar a cabo la iniciativa, Yanacocha informó que debería secar cuatro lagunas y que construiría a cambio cuatro reservorios, suficientes para dar a las 40.000 personas que a día de hoy se surten de ese agua.

Una de ellas era la Laguna Azul, ubicada justo frente a los terrenos de la familia Chaupe-Acuña.

Y ese es la causa por el que los quieren expulsar de ahí, denuncian los agricultores.

Cuando se ha presentado el estudio de impacto ambiental, el proyecto es controversial desde 2008, y los Chaupe-Acuña no son los únicos que se han opuesto a él.

En 2012 una movilización regional en contra de la mina que causó en una confrontación de civiles en contra de la policía y el ejército, ha terminado con un saldo de cinco muertos.

Ante eso, el 29 de noviembre de ese año, Yanacocha comunicó la suspensión de las actividades del proyecto.

Aunque dos años después, en 2014, tras varias tentativas por desalojar a la familia de los terrenos, el consorcio los ha demandado por usurpación agravada.

Los Chaupe-Acuña han perdido los dos procesos festejados en la corte provincial de Celendín, y se dictaminaron años de cárcel a casi tres y a pagar como reparación a la minera cerca de US$2.000, además de abandonar Tragadero Grande.

Pero la defensa ha apelado a la Corte Superior de Cajamarca, y en unos meses se comenzó un nuevo proceso.

En ese tiempo, Máxima Acuña y su hija mayor trasladarse por Europa para denunciar su caso, y se han reunido con políticos y representantes de Naciones Unidas.

En diciembre de 2014 la Sala Penal de Apelaciones de Cajamarca ha ordenado la absolución de la familia.

Ha sido el mismo año en el que la Unión Latinoamericana de Mujeres escogió Defensora del Año a Acuña.

Glevys Rondón, directora ejecutiva de la Fundación para el Monitoreo de la Actividad Minera en América Latina y traductora de Acuña durante su viaje a Europa, menciona que a diferencia de la mayoría de las defensoras, quienes tienen un discurso articulado, el de la peruana es íntimo y personal.

Y reivindica: “En el mundo hay más Máximas”.

También van a recibir el Premio Goldman Edward Loure, de Tanzania, por sus hazañas en Leng Ouch, de Camboya por infiltrarse en la tala ilegal para documentarla, y Zuzana Caputova, de Eslovaquia, quien logró que cerraran un depósito de basuras tóxicas en su comunidad. Leng Ouch, de Camboya es la titulación de propiedades.

Serán premiados también Luis Jorge Rivera Herrera, de Puerto Rico, por defender el establecimiento de una reserva natural, y Destiny Watford, de Estados Unidos, por impedir la construcción de la incineradora más grande de la nación a poco más de un kilómetro de su escuela de Baltimore.