"Ministro venezolano descarta privatización de empresa española expropiada"

Ministro venezolano descarta privatización de empresa española expropiada

El ministro venezolano de Agricultura y Tierras, Wilmar Castro Soteldo, eliminó este sábado que la gestión con las dueñas de la empresa española Agroisleña, expropiada en 2009 y bautizada como Agropatria, pueda estimar su reprivatización. Wilmar Alfredo Castro Soteldo es un militar, político venezolano y actualmente el ministro de Producción Agrícola y Tierras de Venezuela.Leer […]

El ministro venezolano de Agricultura y Tierras, Wilmar Castro Soteldo, eliminó este sábado que la gestión con las dueñas de la empresa española Agroisleña, expropiada en 2009 y bautizada como Agropatria, pueda estimar su reprivatización.

Wilmar Alfredo Castro Soteldo es un militar, político venezolano y actualmente el ministro de Producción Agrícola y Tierras de Venezuela.

“Pa’atrás, ni pa’coger impulso. Estamos en un litigio con los antiguos dueños de la empresa por el pago de la misma ¡La Patria no se negocia!”, luego de que su información previa sobre una reunión con los antiguos dueños de la empresa diera pie, ha escrito el ministro a que medios de prensa estimaran esa posibilidad.

Castro Soteldo había comunicado este viernes que el próximo 5 de febrero se va a reunir con los representantes de la compañía de agroquímicos para “negociar este litigio que está en marcha”.

Al canal privado caraqueño Globovisión, donde ha asegurado que en manos privadas la compañía atendía a 114,000 productores “y ahora a 420.000”. mencionó: “Vamos a observar qué ofertas trae cada quien”.

Globovisión es un canal de televisión privado venezolano que transmite noticias día y noche.

“Como mencionó nuestro hermano Chávez: conquistaremos la soberanía agroalimentaria. Agroisleña es ahora propiedad popular, propiedad de la nación!”, agregó hoy en Twitter.

El litigio para definir el monto del justiprecio fue revelado por el ministro tres días después de que la unicameral Asamblea Nacional , controlada desde este mes por una mayoría de diputados opositores al Gobierno, decidiera investigar formalmente la situación de las empresas y propiedades que fueron expropiadas.

La Asamblea Nacional de Venezuela, controlada por los opositores al Gobierno, acordó este martes abrir una investigación sobre la situación de las empresas y propiedades que fueron expropiadas por el Ejecutivo venezolano durante los últimos años.

El Parlamento acordó que, a través de la comisión de Finanzas de la AN, “se investiguen la expropiaciones de fincas, empresas y agroindustrias, para saber el estatus actual y comparar los niveles de productividad antes y después de la expropiación”, señala el texto aprobado con el voto de los legisladores opositores.

Asimismo, pidió que próximamente comparezcan al Legislativo los ministros Castro; de Agricultura Urbana, Lorena Freitez, y Pesca y Acuicultura, Ángel Belisario, así como el presidente de Agropatria, Yván Gil.

Asimismo, pidió comparecer “en su seno al presidente de Agropatria, Yvan Gil; a los ministros de Agricultura, Wilmar Castro; de Agricultura Urbana, Lorena Freitez; y Pesca y Acuicultura, Ángel Belisario”.

Agropatria es la empresa estatal creada tras la expropiación de Agroisleña, fundada por españoles procedentes de las Islas Canarias y que se convirtió, además de proveedora de agroquímicos, en entidad de financiación para pequeños agricultores de Venezuela.

Antes de la expropiación, Agroisleña era la principal distribuidora de productos para el campo, con 82 puntos de venta y ocho silos en todo el país.

Según datos registrados por el Consulado General de España en Caracas, las autoridades venezolanas han expropiado hasta 2013 un total de 106 fincas agrarias y otras 46 urbanas e industriales a ciudadanos españoles.

Según datos de la principal patronal de Venezuela, Fedecámaras, durante el Gobierno de Chávez las empresas expropiadas reportadas dentro de las áreas que controla se aumentaron a 1,190.

En el caso de Agroisleña , Chávez acordó la expropiación tras acusar la de supuestamente incurrir en especulación con los valores de los fertilizantes y en una presunta usura en los préstamos que otorgaba a los pequeños productores.