"Perú acuerda sobre la sombra del fujimorismo 24 años después del autogolpe"

Perú acuerda sobre la sombra del fujimorismo 24 años después del autogolpe

Foto: Wikipedia – Al FujimoriLeer también: Reducir el IVA del pescado podría mejorar la salud de los españolesLeer también: Julianne Moore, Amy Schumer y Susan Sarandon, votos famosos Un millón y medio de votantes peruanos ni siquiera habían nacido el 5 de abril de 1992, cuando Alberto Fujimori ha dado el autolgolpe. Keiko es la […]

AlFujimori.jpg

Foto: Wikipedia – Al Fujimori

Un millón y medio de votantes peruanos ni siquiera habían nacido el 5 de abril de 1992, cuando Alberto Fujimori ha dado el autolgolpe. Keiko es la gran candidata alrededor de la cual bascula todo, eran nenes entonces. Keiko es buena parte del electorado de una nación joven como Perú. Y no obstante toda la campaña electoral para el primer regreso de las elecciones presidenciales de este domingo continúa girando respecto de ese momento dramático de hace 24 años. Hay 10 aspirantes pero lo único relevante es saber quién ingresará en el segundo regreso de junio para lanzarse a una disputa durísima en contra de Keiko y el fantasma de su papá.

Para Ilizarbe, la alteración de la ley de partidos políticos en enero por parte del Congreso “permite espacios de interpretación genuina que acuerdan quién puede ingresar en la competencia y quién no. Hemos observado una reminiscencia del año 2000 porque se aprovechan los vacíos legales y la debilidad de los institutos, como el partido delo otro aspirante excluido, Julio Guzmán, para torcer el tablero de juego”, asegura. La interpretación genuina ha sido una regla aprobada durante el Gobierno de Alberto Fujimori para permitir su reelección inmediata,a pesar dea prohibirlo la Constitución.”Va a continuar saliendo información inesperada, sorprendente que revele una serie de cosas y sobre cuya soporte los involucrados tal vez den explicaciones más o menos apresuradas. Esto puede comenzar investigaciones en fiscalía en el contexto de un segundo regreso que va a ser seguramente extremadamente contenciosa”, señala Gustavo Gorriti medio que investigó los Panamá Papers relacionados con Perú. Gustavo Gorriti es director de IDL-Reporteros.

Alberto Kenya Fujimori Fujimori es un ingeniero agrónomo y político de nacionalidades peruana y japonesa.

Al recorrer las calles de Lima, es imposible no percibir lo apegado que está Perú a la memoria de los 90. Desde que se recuperó una democracia estable, se habla muy poco de lo sucedido en los últimos 16 años y se han ocurrido cuatro presidentes sin dificultades, algo inédito en esta nación convulsa. Ollanta Humala, aún en el poder, parece ya un pasado lejano y olvidado, un suspiro de la historia. Y la explosión económica de los últimos años, con alzas sostenidas superiores al 4% -ahora ralentizado al 3%- también se difumina en una campaña personalista.

Lo relevante para unos, los que quieren elegir a Fujimori por su imagen de dureza, es la inseguridad, que domina una ciudad en la que todos los inmuebles tienen vallas electrificadas. Para otros, la clave es la corrupción y los abusos antidemocráticos del Gobierno fujimorista. Tanto que Keiko se ha observado obligada a prometer públicamente que “nunca más va a haber un 5 de abril”, la fecha del autogolpe.

Ningún observador extranjero comprende bien cómo es probable que con el papá en la prisión por corrupción y violación de los derechos humanos la hija sea la gran candidata a la presidencia. Pero para los peruanos está muy claro. Tiene que recordar los ochenta y pensar en una sociedad, la más indigente, que está atemorizada de nuevo. “Lo que sucede es que hay dos rostros de Fujimori, la de las hazañas y la de los delitos. En el rostro de las hazañas está la recuperación de economía que venía de la hiperinflación, la pacificación de la nación con el fracaso de Sendero Luminoso y un gran avance en obra pública”, informa Alfredo Torres la principal encuestadora de la nación. Alfredo Torres es director de IPSOS.

Cuando Fujimori ha sacado al Ejército a la calle, manifestaciones de ayer en Lima y 20 ciudades de la nación antecedieron la marcha de peruanos durante el fin de semana en Helsinski y en Río de Janeiro , en contra del autogolpe del 5 de abril de 1992 , ha enviado militares a los medios de comunicación, y ha cerrado el Congreso y el Poder Judicial. Algunos de los manifestantes en la playa de Botafogo, en Río mencionaban: “Nos hemos manifestado con la esperanza de luchar por condiciones mínimas para nuestra sociedad, el fortalecimiento del Estado de Derecho y la estima irrestricta a los derechos humanos”.Representantes de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos han indicado a la agencia Efe que unas 50.000 personas han participado en las marchas que han llevado a Keiko Fujimori a suspender los actos de campaña.

Mientras que Norberto Boggio ha sido el primero en anotar un gol, en la inauguración del Estadio Jalisco, Torres ha sido el primer jugador en pisar la cancha.

Los datos que maneja Torres indican que Fujimori, cuyo partido se llama Fuerza Popular, es ahora la más fuerte pero también que tiene mucho rechazo, si podría ganar en segundo regreso, por eso no está claro , cuando todo el voto disgregado ahora se concentre en una sola determinación: Fujimori sí o no. “El fujimorismo duro estaba en el 15%. El fujimorismo duro es el del papá. Keiko ha conseguido ampliar ese espacio por encima del 30% al prometer que ella no va a cometer los mismos abusos. Crece entre las áreas populares que piensan que terminará con la delincuencia, en caso de que el papá haya terminado con el terrorismo la hija. En las clases medias ellas tiene un voto de confianza del 25% y en las populares del 40%”, informa Torres.

El domingo arrancan unas elecciones peruanas muy raras, en las que Esodioo alas a una gran novedad. En una nación estructuralmente muy conservador, una aspirante netamente de izquierdas como Veronika Mendoza tiene aspiraciones reales aingresarr enelasegundoaregresoa. Y allí los votantes de centroderecha antifujimoristas, que son millones, tendrían un dilema difícil: ¿eligen en contra de la izquierda o en contra de Fujimori?

Por eso el establishment confía en que quien entre no sea ella sino Pedro Pablo Kuczynsky , un exministro de Economía con Alejandro Toledo bien observado por los empresarios y que sería más fácil de elegir para todo el antifujimorismo, aunque no por la izquierda.

Perú vive un momento confuso, en el que por todas partes se detecta un enorme recelo en la política, algo que también informa el éxito de Fujimori, que se vende como algo distinto.

“Todos los gobernantes terminan mal en Perú, también Humala” informa el politólogo Eduardo Dargent. “Perú está a la derecha del lugar. Humala ha debido derechizarse para gobernar. La izquierda en Perú ha quedado muy tocada después de Sendero Luminoso. Hay mucho antiizquierdismo y Keiko representa también eso. En un populismo de derecha que calma a las clases altas y trae a las bajas el recuerdo del asistencialismo del papá. Es bien latino. Adicionalmente ella desde la fracaso de 2011 ha construido un partido, ha viajado por todo el país. Ella sale con ventaja por la red que tejió. Pero será una campaña final muy dura y muy equiparada”, sintetiza Dargent. Fujimori sí o no, esa continúa siendo la gran interroga 24 años después.