"Las protestas en Hong Kong se terminarán hoy 10 de diciembre de 2014"

Las protestas en Hong Kong se terminarán hoy 10 de diciembre de 2014

Jóvenes de Hong Kong dieron a conocer que en contra de su voluntad tendrán que terminar las protestas hoy, 10 de diciembre de 2014, o serán desalojados.

Carteles de las protestas en Hong Kong
Los estudiantes que no terminen con las protestas serán desalojados por la policía de Hong Kong. (Foto: Twitter)

Después de dos meses de paralizar muchas calles de la ciudad, los jóvenes de Hong Kong anunciaron que las protestas terminarán hoy, 10 de diciembre de 2014. De lo contrario, las autoridades llegarían a movilizarlos.

“Nos vamos físicamente pero volveremos, estamos todos juntos en esto, las calles nos esperan y allí estaremos”, dijo a Efe Paul Wong, un joven que vive en el campamento ubicado en el distrito financiero de Admiralty desde el pasado 26 de septiembre.

Wong recogía hoy parte de sus enseres, mantas, zapatos, ropa de abrigo, en una mochila, preparándose para el desalojo ordenado por un tribunal de Hong Kong de parte de la zona ocupada, pero que la policía aprovechará para eliminar todos los campamentos de las protestas que aún permanecen en las calles de la ciudad.

“Estaré aquí mañana y veré cómo la policía probablemente acabe con todo, pero esta misma semana iré a Mong Kok o Central o donde los estudiantes me llamen para seguir pidiendo más libertades políticas para Hong Kong”, subrayó.

La decisión judicial y de la empresa de llevar a cabo el desalojo propició que el Gobierno local anunciara que la policía acabaría con toda el área ocupada, incluido el asentamiento en el distrito de Casueway Bay, donde apenas medio centenar de activistas siguen en las calles.

Los líderes estudiantiles y legisladores liberales llamaron a la calma y a evitar el enfrentamiento con las autoridades, especialmente por el desproporcionado número de fuerzas que habrá en uno y otro bando. Si bien han pedido que aquellos que quieran seguir en el campamento vengan protegidos con escudos y gafas ante la posibilidad de que tengan que ser desalojados por la fuerza.