"Seguridad en Reino Unido, luego de recibir amenaza terrorista"

Seguridad en Reino Unido, luego de recibir amenaza terrorista

David Cameron, primer ministro de Reino Unido, anunció cómo será el plan de seguridad en la frontera luego de haber recibido amenaza de terroristas yihadistas.

Seguridad en Reino Unido
Aumenta la seguridad en Reino Unido tras amenaza de ataque terrorista. (Foto: EFE)

El primer ministro del Reino Unido, David Cameron, anunció hoy en el Parlamento un plan de seguridad para reforzar el control fronterizo en contra los yihadistas británicos, terroristas que combaten en Irak y Siria.

El grado de alerta por terrorismo fue elevado hace tres días a “grave” en el Reino Unido por el Gobierno de Cameron, que lleva tiempo avisando del riesgo de que extremistas británicos que combaten en Siria e Irak junto al Estado Islámico (EI), cuyo número se estima en 500, regresen al Reino Unido para organizar atentados.

“Somos una sociedad abierta, tolerante y libre. Pero no podemos permitir que ese aperturismo sea confundido con una tolerancia hacia el extremismo”, señaló el “premier” conservador en una comparecencia ante la Cámara de los Comunes para informar de la nueva legislación.

Las medidas hacen hincapié en el aspecto preventivo y se centrarán en dos vías: neutralizar a posibles extremistas en las fronteras británicas y vigilar a los que ya están dentro del país.

Entre otras, la policía dispondrá de poderes temporales para confiscar el pasaporte en la frontera a los británicos de los que sospeche que viajan con intención de unirse a la causa yihadista y también se restringirán los movimientos de posibles extremistas dentro del Reino Unido.

Además, las aerolíneas deberán facilitar con antelación sus listas de pasajeros para que las autoridades puedan identificar a posibles sospechosos o en caso contrario, según Cameron, se impedirá que sus aviones aterricen en el Reino Unido.

Aunque el máximo responsable policial de Scotland Yard lo había pedido, los británicos sospechosos de participar en ataques terroristas no serán despojados de su pasaporte, pero se buscarán formas para impedir durante un tiempo que regresen a este país.

Para el primer ministro británico, “necesitamos poderes discrecionales específicos que nos permitan excluir a británicos del Reino Unido”.

“Presentaremos nuevos poderes que se unirán a las medidas de prevención e investigación ya existentes y que incluirán restricciones”, que permitirán reubicar a los sospechosos y utilizar “zonas de exclusión”, apuntó.

La semana pasada, Londres elevó desde “sustancial” a “grave” -el cuarto grado de una escala de cinco- su nivel de alerta por terrorismo ante la evolución de los conflictos en Siria e Irak, si bien ha subrayado que no tiene información que apunte hacia un ataque “inminente”.

Para Cameron, la reciente decapitación del periodista estadounidense James Foley a manos de un yihadista supuestamente de origen británico fue una “prueba evidente” de que el auge del extremismo es el mayor riesgo de seguridad que afronta actualmente el Reino Unido.

Londres calcula que unos 500 de sus ciudadanos han viajado a Siria o Irak para combatir junto a extremistas islámicos, al igual que unos 700 franceses, 400 alemanes y de otras nacionalidades, entre las que Cameron citó también hoy en los Comunes a España.

Para David Cameron, es preciso usar todos los enfoques posibles, desde el diplomático al de seguridad, y actuar “de forma dura e inteligente” ante la amenaza de un grupo que quiere perpetuar un modo de vida “medieval”, que “no tiene nada que ver con el Islám”.